Sun Jin Nim en el Seminario Top Gun en Japón

sjm

Sun Jin Moon, Presidente Internacional de la FFPUM

17 de febrero de 2017

Cheongpyeong Heaven and Earth Training Center

Seminario para Universitarios japoneses Top Gun (16 al 25 de febrero de 2017)

Ceremonia de Apertura

 

La Presidente Internacional de la FFPUM, Sun Jin Moon, habló en la ceremonia de inauguración del Seminario para Universitarios Top Gun de Japón, al que asistieron más de 1.200 participantes.

Después de una lectura de Hoondok de la autobiografía del Padre Verdadero, Sun Jin Nim respondió a las preguntas de los participantes en una comunicación mutua muy amorosa, testificando al corazón del Padre Celestial y de los Padres Verdaderos y explicando cómo ser un verdadero hijo filial, con un verdadero hyojeong (Corazón de piedad filial).

Mediante la práctica de meditación que siguió, Sun Jin Nim también llevó a todos los participantes a tener una mente y un corazón pacíficos. Y al final dio sus dos brazaletes y su bufanda a los afortunados participantes.

Aquí está el contenido de la lectura hoondok:

Un Ciudadano Global que Ama la Paz

Dejando atrás un legado de amor (p.231 ~ 236)

“Una vida verdadera es una vida en la que abandonamos nuestros deseos privados y vivimos para el bien público. Esta es una verdad enseñada por todos los principales líderes religiosos del pasado y del presente y de Oriente y Occidente; ya sea Jesús, Buda o el Profeta Mahoma. Es una verdad tan conocida que, tristemente, parece haber sido devaluada. El paso del tiempo o los cambios en el mundo no pueden disminuir el valor de esta verdad. Esto se debe a que la esencia de la vida humana nunca cambia, ni siquiera en medio de un cambio rápido en todo el mundo.

El maestro con quien tenemos la relación más cercana es nuestro corazón. Nuestro corazón es más precioso para nosotros que nuestros amigos más íntimos, y aún más precioso que nuestros padres. Así que, mientras vivimos nuestras vidas, necesitamos periódicamente preguntarle a nuestro corazón: “¿Estoy viviendo una buena vida ahora?”. Cualquiera puede oír su corazón hablando con él. Si llegan a darse cuenta de que su corazón es su amo, “pulan” su corazón y mantengan una estrecha relación con su corazón a lo largo de sus vidas. Si una persona oye el sonido de su corazón llorando, entonces necesita detener inmediatamente lo que esté haciendo. Cualquier cosa que haga sufrir al corazón lo arruinará. Cualquier cosa que haga que el corazón se ponga más y más triste, finalmente hará que la persona caiga en la tristeza.

Para que una persona pueda pulir su corazón hasta que quede tan claro como el cristal, es absolutamente necesario pasar un tiempo en conversación directa con el corazón en un entorno en el que se esté lejos del mundo y solo con el corazón. Sera un momento de intensa soledad, pero aquel en que llegaremos a estar cerca de nuestro corazón. Es el momento de oración y meditación. Es un momento en el que podemos tomar dominio de nuestro corazón. Cuando nos aislamos del ruido que nos rodea y permitimos que nuestros pensamientos se calmen, se puede ver en lo más profundo de nuestro corazón. Eso sí, tomará mucho tiempo y esfuerzo recorrer el camino hasta que el corazón esté calmo. No va a suceder en un día.

Así como el amor no es para nuestro bien personal, tampoco la felicidad y la paz son para nosotros mismos. Así como el amor no puede existir sin un socio, la felicidad y la paz tampoco pueden existir sin el suyo. Solo pueden existir en el contexto de una relación con un compañero. Nada puede lograrse si amamos solos. Cualquier ideal que podamos imaginar solos, no servirá para nada. No podemos ser felices solos o hablar de paz solos. Dado que es el compañero quien permite que estos existan, ese compañero es más importante que nosotros.

Ustedes pueden haber visto a una madre cargando un bebe, sentada en la entrada del metro y vendiendo comidas hechas en casa a la gente que pasa. Para estar en ese lugar, justo a tiempo para la hora de mayor tránsito de la mañana, tendrá que pasar toda la noche preparando esas comidas y cargar a su quejoso hijo hasta llegar a la estación. La gente que pasa puede decir: “Oh, usted podría estar mejor si no tuviera a ese niño a su cargo”, pero es por el bien del niño que la madre vive esa vida. El niño que carga es el cable de salvación de la madre.

Dicen que la gente puede esperar vivir unos 80 años. Serian 80 años de alegría, ira, tristeza, felicidad y de todas las otras emociones mezcladas. Puede parecer un largo tiempo, pero si restamos los lapsos en que una persona pasa durmiendo, trabajando y comiendo, y luego el tiempo que dedica a hablar, a reír, a divertirse con los demás, a asistir a bodas y funerales y a estar en cama enfermo, quedan solo unos siete años. Una persona puede vivir 80 años, pero solo pasa alrededor de siete con sigo misma.

La vida es como una banda elástica. Los mismos siete años dados a dos personas diferentes pueden significar siete años o setenta. El tiempo, por sí mismo, está vacío. Nosotros tenemos que poner cosas en él. Lo mismo ocurre con la vida. Todo el mundo quiere vivir su vida teniendo un lugar cómodo para dormir y cosas buenas para comer. Comer y dormir, sin embargo, son simplemente formas de dejar escapar el tiempo. En el momento en que una persona termina de vivir su vida, su cuerpo es enterrado en el suelo y toda la riqueza y la gloria se convierten en nada más que una burbuja y desaparecen. Solo los siete años que vivió para sí mismo se mantendrán y serán recordados por la posteridad. Esos siete años son la huella que queda en el mundo de una vida que duró 80.

No venimos a este mundo, o nos vamos de él, por nuestra propia voluntad. No tenemos la capacidad de tomar decisiones con respecto a nuestro destino. Nacemos, aunque no elegimos nacer. Vivimos, aunque no elegimos vivir. Morimos, aunque no elegimos morir. No tenemos autoridad sobre nuestras vidas, así que, ¿cómo podemos presumir que estamos, de alguna manera, mejor que otros? No pedimos nacer por nuestra propia voluntad, poseer algo que sea nuestro para siempre o evitar la muerte. De manera que, cualquier jactancia de nuestra parte solo sería patética.

Incluso si alcanzamos una posición más alta que otros, el honor es solo temporal. Si acumulamos más posesiones que los demás, debemos dejarlas a todas cuando estemos a las puertas de la muerte. El dinero, el honor y el conocimiento fluyen alejándose de nosotros en el tiempo y desaparecen con el paso de los años. No importa lo noble y grande que una persona pueda ser. La suya es nada más que una vida miserable, que terminara en el momento en que no tenga a mano su salvavidas.

La condición humana es tal que, sin importar lo mucho que podamos reflexionar en torno a esta cuestión, nunca comprenderemos por qué tenemos que vivir. Debemos darnos cuenta de que, así como no nacimos por nuestra propia voluntad, tampoco estamos destinados a vivir nuestras vidas para nuestro propio bienestar. La respuesta a la pregunta de cómo debemos vivir nuestras vidas es, por lo tanto, simple. Hemos nacido del amor, así que debemos vivir viajando por el camino del amor. Nuestras vidas fueron creadas para recibir el inmenso amor de nuestros padres, por lo que debemos vivir nuestras vidas enteras devolviendo ese amor, único valor que podemos elegir por nosotros mismos. Nuestro éxito o fracaso dependen de cuánto amor seamos capaces de dar en el poco tiempo real del que disponemos.

En algún punto, todos se despojan de sus cuerpos físicos como si fueran ropa vieja y mueren. En coreano, “volver” es una expresión común para decir morir. “Volver” significa regresar de donde venimos, es decir, volver a nuestras raíces fundamentales. Todo en el universo se mueve en ciclos. La nieve que se acumula en los montes se derrite y fluirá bajando por las laderas y formando un arroyo que luego se convertirá en rio y desembocará en el océano. La nieve que desemboca en el océano absorbe el calor de los rayos del sol. Se convierte en vapor de agua, vuelve al cielo y se prepara para convertirse en copos de nieve o en gotas de lluvia. Volver a nuestro lugar de origen es, de esta manera, lo que llamamos muerte. Entonces, ¿a dónde volvemos los seres humanos cuando morimos? El cuerpo y el corazón se unen para formar una vida humana. La muerte es el acto de desprendimiento del cuerpo. Así que vamos al lugar desde donde llegó el corazón.

Nunca podemos hablar de la vida sin hablar también de la muerte. Tenemos que entender con precisión qué es la muerte, incluso si lo hacemos solo para entender el propósito de la vida. El tipo de vida que tiene valor verdadero solo puede ser comprendido por la persona que se encuentra en una situación difícil, donde la muerte parece inminente. Es la persona que clama al cielo con desesperación, pidiendo que no se le permita vivir ni un día más. Si nuestros días son así de preciosos, ¿cómo deberíamos vivirlos? ¿Cuáles son las cosas que debemos cumplir antes de cruzar la línea divisoria de la muerte?

Lo más importante es no cometer pecado y vivir una vida sin sombras. Hay mucho debate religioso y filosófico sobre qué es pecado, pero está claro que no debemos participar en aquellos actos que hagan sentir culpable a nuestra conciencia. Cuando hacemos cosas que nos producen una conciencia culpable, esto siempre deja una sombra en nuestro corazón.

La siguiente acción más importante es trabajar significativamente más que otros. Todas las vidas son limitadas, se extiendan por sesenta, setenta años o un periodo aún mayor. Dependiendo de cómo utilicemos ese tiempo, podemos vivir una vida que sea dos o tres veces más fructífera que otras. Si cortan el tiempo en segmentos y después viven cada segmento de una manera significativa, su vida será verdaderamente preciosa. Vive tu vida con una actitud de dedicación y diligencia, diciéndote, por ejemplo, que plantarás dos o tres árboles en el mismo tiempo en que otro planta uno. No vivas para ti mismo. Debes vivir para los demás; no para tu familia, sino para tus vecinos; no para tu propio país sino para el mundo. Todo el pecado del mundo surge cuando se pone al individuo en primer lugar.

Los deseos y las ambiciones dañan a los vecinos de una persona y arruinan a la sociedad en general. Todo en el mundo pasará con el tiempo. Los padres, el marido o la mujer y los hijos a los que amamos, todos pasarán. Lo único que quedará con nosotros, al final de nuestras vidas, es la muerte. Cuando una persona muere, solo queda su tumba. Por favor, consideren por un momento lo que se pueden colocar en esa tumba para demostrar que ustedes vivieron una vida valiosa. Las posesiones y la posición social que acumularon durante sus vidas desaparecerán de su lado. Una vez cruzado el río de la muerte, tales cosas no tienen sentido. Debido a que hemos nacido y vivido en el amor, este es lo único que permanecerá con nosotros cuando estemos en nuestras tumbas. Recibimos nuestras vidas en el amor, vivimos compartiendo el amor y retornamos en medio del amor. Es importante que vivamos nuestras vidas de manera tal, que podemos dejar un legado de amor detrás nuestro cuando nos vayamos”.

sjn2

final

Traducción al español:

Ricardo Gómez

Argentina

Discurso de la Madre Verdadera en el Cuarto Aniversario del Día de la Fundación

mv

Discurso de la Madre Verdadera en el Cuarto Aniversario del Día de la Fundación

9 de febrero de 2017, Corea

Amadas familias bendecidas del mundo.

Hoy es el día en que celebramos el Cuarto Aniversario del Cheon Il Guk [Día de la Fundación]. A través de la victoria de los Padres Verdaderos sobre los oscuros y sombríos 6000 años de providencia de la restauración por indemnización, estamos llegando a una nueva primavera donde una nueva esperanza puede llegar.

El movimiento de toda la naturaleza pareciera despertar de un largo sueño de invierno. Saludar a la primavera da esperanza para el futuro. A través de los Padres Verdaderos, podemos pasar a través de la oscura historia humana y ser capaces de llegar a esta primavera milagrosa. Cuatro años han pasado desde que recibimos esta primavera. Estos cuatro años se refieren al asentamiento en la tierra. Entonces, ¿qué debemos hacer?

El sueño de los Padres Celestiales, el deseo de la humanidad, solo es alcanzable a través del advenimiento de los Padres Verdaderos. Los 7.400 millones de personas deben estar conscientes de los Padres Verdaderos. Todos ustedes, familias bendecidas, deben anunciarles a sus propias naciones, de hecho, al mundo, acerca de la manifestación de los Padres Verdaderos. Tienen que convencer a la gente de que los acontecimientos providenciales han tenido lugar en todo el mundo debido a los Padres Verdaderos.

Para hacer eso, a diferencia de la edad actual en la que solo necesitan seguir, deben tomar la iniciativa y avanzar con toda sus energías para expandir el fundamento de los Padres Verdaderos. Por lo tanto, la UPF, la WFWPI y la SFWP [La Federación de Estudiantes para la Paz Mundial -una nueva organización en desarrollo] deberían unirse. La recientemente establecida AIPP, invertirá completamente en todos los aspectos para apoyar y educar a cada nación. Les pido que conduzcan el camino para realizar el gran deseo de los Padres Celestiales, el sueño que el Cielo espera.

Todos desean la unificación de esta nación, Corea del Norte y del Sur. Debemos unir la patria de Dios. Por eso, les he dado [a la AIPP y a otras organizaciones] esta misión especial, y haremos esfuerzos para lograr esto pacíficamente.

Solo los Padres Verdaderos pueden resolver todos los problemas que están ocurriendo en todo el mundo. Es por eso que deben presumir orgullosamente y testificar acerca de los Padres Verdaderos.

¿Harían eso? [Sí].

Gracias.

v3mv2regalos

Traducción al español:

Ricardo Gómez

Argentina

(Recuerdo) Los Padres Verdaderos en Argentina

En el marco de la Gira por 120 Naciones para Lanzar la Federación para la Paz Universal, Argentina recibió la presencia de los Padres Verdaderos en diciembre del 2005. Mi tarea por entonces fue seguirlos, dentro de lo posible, y filmar todo lo que se me permitiese de las actividades de los Padres Verdaderos. Hubo un par de tomas realmente interesantes, las cuales compartiré aquí para quienes no las hayan visto. La Madre cantando, el Padre bailando, ambos desayunando, la recepción en el hotel… momentos que todos los que tuvimos la oportunidad de presenciar atesoraremos en nuestros corazones.