Proyecto Escrituras Sagradas, Testimonios (parte 8)

Mario

Mario Salinas

Equipo de Corrección

Honduras

Por el mes de agosto del 2014 enfrenté algunos problemas familiares, ya que, quiérase o no, nuestros hijos son parte de los retos de nuestras misiones. Si nos vamos a otro país, nuestros hijos deben moverse con nosotros, sacarles de su entorno acomodado a uno nuevo que no dominan, cambiarles de escuela, lo que implica cambios en el estilo educativo, soportar las situaciones naturales de cuidar y atender a los miembros, las familias y todo el contorno providencial.

Una de mis hijas me había hecho fuertes reclamos, ya que yo mismo no pude entender la causa o el detonante, que explotó en una crisis de lágrimas y nervios, propuse para abordar el asunto realizar un ejercicio gerencial en el nivel familiar, que fue hacer un FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) Familiar. Todas las noches nos reuníamos y de esa manera podíamos, en una lluvia de ideas, expresar nuestros malestares y buscarles solución de acuerdo al desarrollo del ejercicio. Estábamos llegando a la cima del resultado cuando del cielo nos llegó un valioso elemento en medio del tema de las Oportunidades, y era la invitación a mi persona para formar parte del equipo de Edición de las Escrituras Sagradas del Chon Il Guk en español. Eso marcó una diferencia significativa al seno de nuestra familia ya que, sin expresar palabras, decía que: “por muy miserable que tu vida parezca en el camino providencial, este está marcado para hacer cosas grandiosas ante el cielo”. Esto alivió increíblemente las tensiones y abrió el entendimiento que en los más oscuros momentos el cielo puede hacer su intervención directa, de modo que esta nueva oportunidad para la familia hizo que nos uniéramos para facilitar las condiciones de mi movilización hacia Corea.

El equipo de las Sagradas Escrituras en español sería conformado por Alejandro de Souza como responsable a solicitud expresa de la Madre Verdadera, quien fungiría como Director; enlace entre la oficina del Comité Histórico y nosotros y asesor para solucionar los asuntos entre el Español y el coreano; Ricardo Gómez como editor en jefe de Argentina; Alejandro Fayad de Colombia; Argelia Ortiz de origen panameño residente en Corea, y quien escribe estas notas: Mario Salinas de Honduras.

Creo que siendo justos esta es la oportunidad para compartir no solo las experiencias, validaciones y perspectiva de ese curso importante en mi vida. Esto porque para mí esta participación fue como la aceptación del cielo de una ofrenda de vida, por lo que no puedo verlo como un evento aislado, sino dentro de un gran serpentino río que empieza con una grieta en una roca avanzando hasta aumentar su caudal y terminar en el inmenso mar.

Cuando me uní al movimiento de unificación, fue en los primeros años de la providencia de 120 naciones entre las cuales estaba Honduras. La sociedad hondureña se encontraba danzando entre la popularización de evangelismo cristiano promovido por una explosión misionera internacional y la expansión del Comunismo con la oferta del materialismo dialéctico de Marx impulsada por los países del bloque detrás de la cortina de hierro, como se le conoció en aquel tiempo. Por aquellos años el Movimiento de Unificación era prácticamente desconocido y el testimonio del Principio Divino era apenas una novedad para los que lograban escucharlo, así que uno de los eventos más sobresalientes de carácter internacional para promover al Movimiento de Unificación con un rostro victorioso era una película en carrete de 8mm de la Victoria del Washington Monument de 1976, para lo cual teníamos que rentar un proyector especial. La película era excelente y sus imágenes impactantes que daba orgullo presentarlas y formar parte de ello. Sin embargo, personalmente en mi silencio interior me daba mucha tristeza que el contenido y poder de las palabras se perdía pues todo era en inglés.

Por aquellos días, en alguna parte leí una vez que el Padre Verdadero decía que tú debes encontrar tu forma particular de cómo tú quieres servir y atender a Dios, a los Padres Verdaderos y a la providencia. Y decidí que tomaría la traducción como mi misión personal, es decir, no una que es asignada por tu líder o figura central, sino tu propia decisión, lo cual implica que además de cumplir la agenda de las tareas de las misiones que oficialmente se te asignan, dar la milla extra con la misión que tú personalmente has asumido. Así que sin saber nada de inglés me determiné a traducir dicha película hasta que mis coterráneos disfrutaran de todo el poder de la palabra. Me hice de un diccionario, lápiz y papel, y comencé el arduo y lento camino de ir palabra por palabra del discurso que se contaba impreso en inglés, luego grabar el audio de la película en un casete, afinar el oído y traducirlo también. Aún recuerdo la felicidad que experimenté cuando al fin hicimos una convocatoria de amigos y contactos y fueron capaces de disfrutar del poder de la palabra en aquella primera vez. Así continué y traduje el Rally del Madison Square Garden y el Yankee Stadium y bueno, luego cada discurso del Padre Verdadero era objeto de mi traducción y puesta al servicio público de la misión en Honduras.

Posteriormente, al par de la misión, retomé mis estudios y al ingresar a la universidad no quise elegir una carrera que se ajustara solamente a mi deseo personal sino que al mismo tiempo también fuera útil para el cielo, para la providencia. Así que mi espíritu fue motivado a tomar la carrera de lingüística (no es el estudio de una o varias lenguas, sino el estudio de la naturaleza del lenguaje). Así que sumado ahora a mis conocimientos del inglés se abrió un amplio horizonte, he de decir que la lingüística es un campo aún no muy comprendido en el mundo intelectual.

Fue así que el día menos pensado a principios del 2006 recibo vía email y otros medios, la información que el comité de traducción del Chon Song Guion original de Corea, desea localizarme para invitarme a participar del equipo de traducción al Español del proyecto del Padre Verdadero de entregar un compendio de las Escrituras Sagradas que legará a la humanidad. Después de una profunda meditación sobre el significado de este proyecto solo pude ofrecer una oración de humildad ante el cielo por tomar en consideración a una de las miles de almas dentro de la comunidad hispanoparlante y de este pequeño rincón del globo ubicado en la región centroamericana.

Al aceptar el reto y considerando la premura del tiempo hablo con mi familia y les hago saber que al par de cumplir mis compromisos laborales y familiares tomaré lo que queda del día para traducir con muy pocas horas de descanso, y que dentro de pocos días entraré en un estado de retiro monástico pues cortaré contacto con el mundo exterior. Al mismo tiempo organicé en casa un espacio privado y reservado, exclusivo para el trabajo de traducción, los fines de semana se dedicarán totalmente, tanto como los feriados laborales. La sede me envió desde Corea los archivos que correspondían a mi carga en la traducción los cuales fueron trabajados y devueltos con minuciosa dedicación por lo menos cumpliendo los estándares que yo mismo me había impuesto. Hasta hoy, aunque conozco y agradezco las personas que me recomendaron entre ellos al hermano Eliecer Araya de Costa Rica que formaba parte del equipo en Corea, solo puedo pensar que el cielo conocía de mi ofrenda y me hizo formar parte de proyecto tan especial bajo la solicitud directa del Padre Verdadero.

No puedo encerrar en un reporte como este el contenido de esta experiencia, pero solo puedo concluir que no hay mente ni cuerpo que pueda contener la profundidad de las palabras expresadas por el Padre Verdadero sin que a cada cinco líneas, más el significado de la misión no rompas en llanto al sentir el profundo corazón de Dios revelado por el Padre Verdadero. Así que encerrando el corazón dentro de un capullo rocoso creas un hilo de alimentación para que el corazón reciba su dosis de impacto, el capullo rocoso es para evitar que se quiebre y por fuera endurecer el cuerpo para no llorar y poder cumplir la misión en el tiempo requerido. Es mucho tiempo después, una vez terminado el proyecto, que te quedas digiriendo ese contenido y no falta quien te sorprenda ensimismado creyendo que te estás volviendo loco.

La cumbre de este caminar al servicio de la palabra en esta última parte de la providencia es que se conforma un nuevo equipo bajo un nuevo comité para trabajar por encargo de la Madre Verdadera de ofrecer al cielo una revisión del Chon Song Guion, agregar el Pyong Jwa Guion (Discursos de Paz) y el Cham Bu Mo Guion (La Vida de los Padres Verdaderos). Es así que en septiembre del 2014 soy contactado de nuevo para viajar a Corea y unirme al equipo, de nuevo solo puedo pensar en el cielo para volver a seleccionarme.

Todo esto me lleva a hacer de nuevo una seria meditación y pensar que los Padres Celestiales desean contar con la suma de mi experiencia ganada todos estos años y que apenas mi experiencia anterior fue solo un entrenamiento para el reto de esta misión de mayor magnitud, porque si antes fui invitado para traducir, hoy la tarea es significativamente diferente y mayor pues es la revisión del trabajo previo Chon Song Guion y ampliarlo hacia los otros libros el Pyong Jwa Guion y el Cham Pu Mo Guion, una ofrenda al Padre Verdadero como parte de los 3 años de luto por su ascenso al reino celestial.

Ninguno de los miembros del equipo nos conocíamos previamente y acostumbrado como unificacionista estaba listo para trabajar en las condiciones típicas de las propias de un seminario compartiendo espacios con otras 300 personas cumpliendo diferentes agendas. Sin embargo, el escenario era diferente, entendí la alta estima que se le daba a este trabajo en la que se nos concedieron espacios propios y particulares de manera de no recibir contaminaciones externas, ni contratiempos para que nos hundiéramos libremente en las aguas profundas del océano que representaban las Lecturas Sagradas. Esto abrió más mi conciencia del alto compromiso.

Se nos asignó un espacio en el centro de publicaciones del Comité de Historia teniendo a la mano cualquier apoyo en materia de consulta desde los asuntos propios de la lengua tanto del Español como del Coreano hasta los formatos de diagramación, que entre ellos se contaba con un anciano coreano para consultas propias no solo de la lengua coreana sino del estilo de discurso del Padre Verdadero. Debo mencionar que fue igualmente admirable el respeto y atenciones que se prodigaron a nuestro equipo por parte de todos los unificacionistas, tanto de las oficinas centrales como de los miembros en general, sin importar si eran coreanos, japoneses u occidentales, todos reverenciaban con mucha dignidad nuestra misión, y sin distingos no hubo quien no ofreciera su apoyo por cualquier cosa que  necesitáramos, si teníamos abrigo para el frío, si necesitábamos algún café, alguna fruta, una galleta, si no teníamos problema con la comida, si el trabajo era muy pesado y necesitábamos un paseo ellos estaban dispuestos a darlo, si queríamos ir al cine para divagarnos una serie de ofertas tentadoras por parte del cielo que solo la conciencia de que habíamos llegado hasta ahí era para cumplir un compromiso y que lo menos que necesitábamos era que nos consintieran para no arruinar nuestra determinación y compromiso.

En esto hay que felicitar a Alejandro de Souza que con mucha gentileza y en coreano ofrecía una disculpa y por otro lado, el editor Ricardo Gómez lograba mantener a raya nuestro tiempo y espacio que era cosa sagrada, ya que constantemente ante tales propuestas asumo que era igual para todos inmediatamente se disparaba la máquina registradora realizando los cálculos de lo que implicaba este o aquel tiempo dentro de la minuta de tiempo que ya habíamos hecho y era difícil mantener el ritmo y llegar al final del día sabiendo que cada día nos rezagábamos un poco, así que eso hacía que lleváramos trabajo a la cama.

Hubo un hermano, Gustavo Jimenez de Colombia, cuya tenacidad, amor y simpatía no aceptaba excusas y se mantuvo por varias semanas trayendo bebidas y bocadillos todas las tardes quien consciente de nuestro trabajo lo hacía todo en silencio, muchas veces acompañándonos a la salida de la oficina siendo nosotros los últimos que cerrábamos la oficina. Sin olvidar a Fabián Páez un argentino que enorgullece a América Latina siempre he pensado que un latino unificacionista es dinamita pura; de la mejor, si es argentino. No sabía yo que el destino me permitiría disfrutar de semejante compañía durante ese fin de semana en Chang Pyong, Fabián vive en Pusán y al saber de nosotros se movió para compartir con nosotros especialmente para encontrarse con su hermano del alma, nuestro argentino Ricardo. Resulta que Fabián y yo habíamos compartido nuestra juventud providencial 24 años atrás en nuestra inolvidable participación en los Juegos Ham Ma Dang organizados por Hyo Jin Nim en Francia pocos meses después de la caída del Muro de Berlín con la presencia por primera vez de 4000 jóvenes de detrás de la cortina de hierro; que fue la antesala de la reunificación de Alemania en 1990, otro hito histórico. Fabián fue abundante, desbordante, el perfecto anfitrión que procuró con éxito hacer de nuestra estadía lo más placentera en medio de aquel inmenso mar de afortunadas almas en Chang Pyong. Quedé convencido que con Fabián se experimenta la protección del hermano con quien siempre podrás llegar al cielo.

Como ustedes saben son tan mínimas las posibilidades de viajar a Corea que toda persona si hace un esfuerzo es para realizar liberación de antepasados en Chang Pyong. Pero era tan alto el compromiso nuestro, que cada uno decidió no viajar desde Seúl hasta Chang Pyong, ya que eso implicaba perder como mínimo todo un fin de semana. Luego la apuesta se elevó al ser informados que se estaba realizando el festival de la fortuna celestial y que en esa oportunidad se concedía especial bendición a los participantes con efectos directos en el plano físico y en el plano espiritual con nuestros antepasados, aún así, y aunque teníamos independencia, decidimos quedarnos a trabajar, nuestra misión estaba primero.

Fue así que de manera interesante por separado le llegó a cada uno una poderosa razón para asistir a este festival y recibir sus beneficios. En mi caso llegó una solicitud por parte del Director General de Peace TV, que la Madre Verdadera había calendarizado un Sermón Conjunto Mundial en el Centro para la Paz Mundial en Chung Pyong al cierre del festival, y me solicitaba que acompañara a Alejandro de Souza en la cabina de traducción y transmisión para habla hispana, otro hito más de aquel camino que tomé en la juventud, hoy ya tengo 56 años. El cielo proveyó las condiciones para que no faltáramos a semejante bendición.

Del equipo puedo decir que el cielo hizo una excelente elección: Argelia Ortiz una hermana que la providencia le concedió la bendición de ser adoptada como coreana, que dentro de este transculturismo que promueve nuestro movimiento ha logrado asimilar las costumbres y tradiciones coreanas sin perder de ofrecer el colorido y vivacidad de la cultura latina muy bien soportado por un corazón de vocación universal guardando aún dentro de sí a pesar de su edad, la niñez que Jesús pedía para entrar al Reino de los Cielos.

Alejandro Betancourt: Enérgico, joven, sonriente y feliz, un alto sentido del futuro, mástil fuerte del concepto familiar, ingenioso, práctico / tecnologista; y compasivo, aún recuerdo frescamente el momento cuando en una de las jornadas de lectura me pidió que continuara leyendo yo pues el llanto ya no le permitía continuar.

Ricardo Gómez: frío, calculador, editor, acucioso, minucioso, detallista perfecto para el cargo, con el temple y el carácter necesario para identificar el límite entre lo romántico y lo semántico, excelente buen humor, sin perder el espíritu de hermano, a pesar de llevar el doble del peso de los demás del grupo siempre parecía tener un resto para mostrar atención y preocupación por el estado de los demás. De él recuerdo cuando una vez ensimismados en la nube de trabajo levantó su mirada compungida detrás de sus anteojos, su rostro enrojecido balbuceando: “aún no puedo creer que estemos haciendo este trabajo” y sin importar donde estuviéramos o por muy distractor que fuera el ambiente fuera de la oficina varias veces nos hablaba, y con su mirada perdida en el horizonte pronunciaba: “no creo que lo logremos, cada vez tenemos menos tiempo”. Creo que no le importaba si escuchábamos, era su letanía para mantener su alarma encendida.

Julian Grey, siendo inglés no era parte del equipo pero desde que invadimos su oficina fue un excelente puente de entendimiento, pues la base de nuestro trabajo contaba con la antesala del trabajo recién terminado de la edición revisada del inglés, pero fue más que eso, siempre se aseguraba que hubiera café, leche, dulces, salados, frutas, así como los aditamentos de nuestras habitaciones. Aunque su horario de salida era horario normal muchas veces nos acompaño para llevarnos y traernos en su vehículo al barrio de nuestro alojamiento. Una tos o un estornudo era sinónimo de comprar alguna medicina, igualmente su experiencia en cultura coreana fue de mucha utilidad, puedo decir que Julian ofreció la milla extra en relación a sus deberes hacia nosotros.

Quiero dedicar una líneas especiales a Alejandro, Alejandro de Souza, ya es un viejo conocido por todos nosotros, muy poco se puede decir de él que no sepamos, por eso, si no diré algo nuevo me gustaría expresar mi perspectiva. Primero aunque Director del proyecto de las Escrituras Sagradas al Español nunca jugó el papel de jefe, sino el de un compañero, amigo y persona responsable que compartió junto con nosotros cada centímetro del camino, cada comida él la compartía, si teníamos presión él también la sentía, a veces hasta trataba de relajarnos ante el temor que no sobreviviéramos, podía anticipar nuestras necesidades como un padre y era capaz de gestionar ante el comité superior nuestras necesidades, pero lo más fascinante era que cada día como valor agregado, ya que éramos supra-beneficiados con leer todo el contenido de las palabras del Padre Verdadero, con Alejandro teníamos al menos tres (3) anécdotas diarias de los tiempos que él personalmente compartió con los Padres Verdaderos ya sea en pantanal, en las giras u otros escenarios, eran como dice la Madre Verdadera: “Gemas de gran valor”. Para mí la imagen más grabada en mi corazón era cuando ante una palabra que aún en su mejor traducción no nos sentíamos satisfechos o no había consenso preguntábamos a Alejandro, quien comenzaba con una consulta técnica a los diccionarios y al contexto, nosotros continuábamos con el trabajo pendiente en espera de una propuesta en la voz autorizada de Alejandro, para nosotros era una simple consulta obligada que en Alejandro después de pasar por el lienzo de lo técnico pasaba a una especie de trance en la que la palabra en cuestión pasaba a una frase, a una oración hasta un completo párrafo que Alejandro repetía convirtiéndolo en una mantra meditativo ora en coreano, ora en español desmenuzándolo, desmembrándolo, reorganizándolo, tomaba notas, parafraseaba, inclinaba su rostro sobre la lectura como si leyera con sendos espejuelos, movía su cabeza en aprobación o desaprobación, movía sus brazos al son de la lectura, la sola experiencia de ver en Alejandro esta especie de elevación dimensional, ya era una experiencia religiosa. Al final de la cual volvía con una refinada conclusión a consideración del grupo, lo cual era sencillamente fascinante.

He dejado el platillo estelar para el final. Esta providencia nos llevó hasta el Chon Yong Gung -Palacio de Paz- al que fuimos invitados a un almuerzo con la Madre Verdadera la cual se dio en el marco de una convocatoria del Comité histórico y puesto que nuestro equipo estaba en el proceso fuimos incorporados a la reunión en la cual la Madre expresó su profunda expectativa en relación al avance del Cham Pu Mo Guion que aún se estaba trabajando en el original coreano y lamentaba que en la historia del movimiento se dedicó el tiempo y devoción para conocer todo lo relacionado al Padre Verdadero, pero que se había hecho muy poco en conocer lo relacionado a la vida de la Madre Verdadera y que era muy importante entender el papel que representa develar todo lo relacionado a la unigénita pues la humanidad solo conocía hasta ahora al unigénito –El Mesías-.

En las vidas de las personas siempre se dan momentos únicos, pero cuando estos están ligados al cielo y a la providencia central de Dios bajo la mano de los Padres Verdaderos se convierten en verdaderos tesoros, y quería compartir algunos eventos de esta providencia. Ayu.

MV

Anuncios

One thought on “Proyecto Escrituras Sagradas, Testimonios (parte 8)

  1. Gran Equipo de trabajo, grandes hermanos, grandes lideres, GRANDES , GRANDES,.! MUCHISIMAS GRACIAS POR SU VALIOSO TRABAJO. Trabajar para Dios es uno de los retos mas grandes que todo ser humano tiene. Desde afuera puede parecer facil, pero todos sabemos que es bien fuerte. Dios y el espiritu de Los padres Verdaderos les continue bendiciendo grandemente. Aju, aju, aju.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s