Mensaje de la Madre Verdadera en el Gimnasio, Conmemoración del 2º Seonghwa Universal del Padre Verdadero

10458371_880009225343503_7587873509440003223_n

12 de agosto de 2014 

Muchas gracias. Tomen asiento, por favor.

Distinguidos invitados, queridas familias bendecidas y miembros de todo el mundo. Bienvenidos. Estoy encantada de verlos. Hoy celebramos el 2º Aniversario de la Ascensión del Padre Verdadero, Sun Myung Moon. Una vez más, debemos arrepentirnos por no haber cumplido nuestra responsabilidad y por nuestras carencias, a pesar de que en ese entonces el Cielo nos amó mucho y nos dio todas sus bendiciones.

Con la Caída de los progenitores humanos, Adán y Eva, el Cielo ha pasado por un tormentoso curso de una sufrida y amarga historia providencial de restauración por indemnización, sin poder olvidar ni un instante a sus hijos; siendo ese curso un largo y doloroso período de 4 mil años guiando la providencia para salvarlos.

En un punto de la historia providencial el Cielo estableció un pueblo elegido al que Dios le prometió enviar en algún momento a Su hijo único; y como lo prometió, cumplió. Pero la Humanidad, una vez más, cometió un error ante esa inmensa gracia divina.

El Unigénito dijo: “¡Vendré otra vez!”, y surgió nuevamente 2000 años después mediante la historia providencial cristiana. Sobre esa base el Cielo le preparó una Hija Única, elevándolos al estatus de Padres Verdaderos. Con ellos se abrió una nueva página en la historia.

El mundo actual es un mundo caído, un mundo cuyo amo es Satanás. Por eso es que, si bien nos esforzamos por llevar una vida buena mediante la religión, ignoramos el camino que nos lleva al Cielo. Sin embargo, ¡ahora tenemos el rótulo de Familias Bendecidas, renacidas gracias a los Padres Verdaderos! ¿Cómo expresar esta emoción que nos desborda?

El Padre Verdadero trabajó mucho. Lo amamos. Lo extrañamos. Pero la Humanidad, ignorante como cuando hace 2 mil años no recibió a Jesús, tampoco recibió ahora al Padre Verdadero, la Segunda Venida del Mesías. De todos modos, la historia providencial prosiguió.

Al ir a los Estados Unidos en 1971, el Padre le dijo a los norteamericanos: “Vengo como un Médico y como un Bombero”. Esas palabras se dirigían a unos Estados Unidos que el Cielo tanto había preparado para ser la fortaleza del mundo libre, pero estaban parados en la bifurcación del camino entre la vida y la destrucción debido a una cultura degradada, a la desintegración de la familia y a la ideología comunista, tan diferentes a la voluntad del Cielo.

Sabiendo el Padre muy bien cómo había trabajado el Cielo para erigir a los Estados Unidos, se paró una vez más en el frente de batalla. En los años 80, despertó en los estadounidenses la conciencia de su propia identidad, y siguió el camino de rescatar a los Estados Unidos de las amenazas del comunismo en lo referente a las cuestiones religiosas e ideológicas. Y en medio de numerosos logros, imposibles de obtener por una persona, su voluntad de salvar a los Estados Unidos fue para salvar a la Humanidad en obediencia a la voluntad de Dios. En ese país donde se sacudía el mundo libre y se sacudía la democracia, exclamó: ¡Perdonen, Amen, Únanse! Y practicó personalmente el amor.

A un Reverendo Moon que vivía por el bien de los demás, los Estados Unidos lo hicieron ir por el curso sufrido de Danbury. El Padre podría no haber ido por ese camino; sin embargo, fue, diciendo: “¡Únanse, sean fuertes, porque ni yo sé las bendiciones que me esperan allá, ustedes sean fuertes y valientes!”. Nuestro Padre Verdadero es un ser único en la historia providencial mundial de salvación de los Estados Unidos y el mundo.

En este segundo aniversario de su ascensión, y echando una nueva luz sobre todos los logros de la actividad de los Padres en Norte y Sudamérica, brindémosle a ese enorme amor del Padre todas nuestras fuerzas, capacidad y esfuerzos; y con un solo corazón, siendo un solo cuerpo, una convicción y una armonía bajo la voluntad mostrada por los Padres, y como ciudadanos orgullosos del Cheon Il Guk, espero que den lo mejor de ustedes para darle el marco apropiado.

Para el primer aniversario, Corea y Japón se unieron en la marcha ciclista Peace Bike. En este segundo aniversario, participaron 14 países, cubriendo 6000 kilómetros. ¿No es hermoso de ver esto? Ni siquiera los temporales nos doblegaron. Todos los hermanos que participaron se unieron en una sola mente y un solo corazón.

Y en torno al 2º aniversario de la ascensión mostramos que, ante lo hecho por los Padres, y ante el mundo, somos orgullosos hijos e hijas de los Padres Verdaderos. Les agradezco por todo lo que han trabajado para ello.

Nuestro objetivo es claro. No se olviden, por favor, que dondequiera que vayamos, Janul Pumonim y los Padres Verdaderos están con nosotros.

10475458_935361543144283_7317691771642909568_n

Traducción al español:

Alejandro de Souza

Corea

Korea, South

La información en la web es de distribución gratuita, si quieres compartir estas palabras eres libre de hacerlo, aunque lo ético es mencionar la fuente para respetar el trabajo de los demás.


Anuncios

One thought on “Mensaje de la Madre Verdadera en el Gimnasio, Conmemoración del 2º Seonghwa Universal del Padre Verdadero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s