“Hacia un Nuevo Paradigma para la Paz y el Desarrollo Humano”

Julia Moon

“Hacia un Nuevo Paradigma para la Paz y el Desarrollo Humano”
Palabras del Fundador para la Conferencia Internacional del Liderazgo
Dr. Hak Ja Han Moon, Cofundadora Federación para la Paz Universal
Seúl Corea – 10 de febrero de 2014, Leído por Julia H. Moon

 

Como ya sabemos, los cimientos son extremadamente importantes. Los arquitectos y los ingenieros lo saben muy bien, al igual que los científicos, filósofos y cualquier pensador sistemático. Del mismo modo, la base en las relaciones también es extremadamente importante. Si construimos sobre cimientos débiles o inseguros, los problemas graves seguirán inevitablemente. Este principio se aplica en todo lo que hacemos.

Mi amado esposo, el Rev. Dr. Sun Myung Moon, dedicó toda su vida de 92 años para establecer una base sólida para un mundo de paz duradera centrado en Dios, nuestro Padre Celestial. Trabajó incansablemente para ese objetivo, y encontró y soportó toda clase de resistencia y persecución. Sin embargo, él no se desanimó. Todos los días le doy gracias a Dios, nuestro Padre Celestial, que mi marido pudo cumplir su misión y que nosotros podemos construir sobre el fundamento que él estableció.

Él entendió que el fundamento último de un mundo de paz es Dios, nuestro Padre Celestial. Por lo tanto, la alineación con la voluntad de nuestro Padre Celestial es el fundamento de la paz. No importa qué obstáculos se interponen en nuestro camino, aquéllos que aseguren su fundamento en Dios, nuestro Padre Celestial, desarrollarán la capacidad para abrir el camino a un mundo de paz.

Aunque mi marido, el Padre Verdadero, pasó al reino celestial en 2012, no hay un día que pase en que no sienta su presencia cálida y su amorosa guía. Durante más de 50 años, me puse de pie a su lado mientras él vivió cada momento de su vida con una intensa conciencia no sólo del sufrimiento humano, sino del curso de sufrimiento de Dios.

Él solamente quería liberar el corazón de sufrimiento de nuestro Padre Celestial, y aliviar los corazones sufrientes de todos los seres humanos. Esa era su misión. Esta es la misión de los Padres Verdaderos. Es a través de la liberación del corazón de Dios que los Padres Verdaderos fueron capaces de establecer el Día de la Fundación, el año pasado.

A pesar de que está en el mundo de los espíritus y yo estoy aquí en esta tierra, la posición de los Padres Verdaderos sigue siendo inquebrantable.

El Día de la Fundación que celebramos en este momento, no es otro que el aniversario del Día de la Fundación de la nación del Cheonilguk, la nación celestial de Dios.

El propósito unificador y la meta de nuestro movimiento en todo el mundo es la de establecer una nación de paz. A esto le llamamos nación del cheonilguk. Esta palabra coreana se puede traducir como una nación en la que “dos se hacen uno” En otras palabras, el cheonilguk es una nación donde los resentimientos y divisiones de todo tipo se curan y son vencidos, lo que resulta en armonía, cooperación y paz.

Acto seguido al Día de la Fundación 2013, anuncié la Visión 2020, que es la visión de expandir el ideal del cheonilguk a todo el mundo.

Las organizaciones patrocinadoras y socias de esta Conferencia de Liderazgo Internacional, la Federación para la Paz Universal, junto con la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial, la Federación de Mujeres para la Paz Mundial, el Segye Times y La Fundación Washington Times han jugado un importante papel en el cumplimiento de esta visión.

Mi amado esposo, el Padre Verdadero, entiende la paz como un concepto profundamente espiritual.

Cada vez que hablaba, él compartía una visión inspiradora de la familia humana elevándose por amor, superando las barreras de nacionalidad, raza y religión. Él enseñó que la paz describe un estado de armonía física y espiritual; un estado ideal de bienestar para el individuo, la familia, la sociedad, la nación y el mundo. Cada vez que se utiliza la palabra paz, él siempre pensó en primer lugar en el corazón y la providencia de Dios.

Los animo a estudiar las enseñanzas de mi marido.

Si se las estudia con cuidado, se llega a comprender la forma en la que Dios actúa en la historia humana. Sus enseñanzas proporcionan una hoja de ruta para la paz que nos ayuda a entender el camino correcto que debemos seguir.

Como ustedes saben, más que nadie, nuestros Padres Celestiales anhelan la alegría, la armonía y la paz duradera para todos Sus hijos, para toda la familia humana. Sin embargo, esas esperanzas se desvanecieron debido a la Caída, lo que resultó en la trágica historia de egoísmo humano y un conflicto que ha continuado hasta nuestros días.

Cuando miro a nuestro mundo de hoy, yo también puedo sentir el dolor que Dios debe sentir como testigo de la ignorancia, el egoísmo y el pecado de los seres humanos. Es especialmente doloroso para nuestro Padre Celestial presenciar la degradación de la vida matrimonial y familiar, ya que la familia fue creada para ser la piedra angular sagrada y santa del ideal original de Dios.

Dios, nuestro Padre Celestial, creó este mundo con un ideal muy claro en Su mente. En el mismo centro de ese ideal estuvo la relación padre-hijo, arraigada en la piedad filial.
Si tenemos en cuenta la historia bíblica de la Caída de Adán y Eva, podemos entender que la causa de la caída fue el fracaso de Adán y Eva, y del Arcángel, de mantener la fe absoluta, el amor y la obediencia a su Padre Celestial, Dios.

Su falta de fe debilitó el ideal del verdadero amor de Dios en el primer matrimonio y la primera familia. Esta realidad afectó la relación entre sí como hombre y la mujer y su relación con sus hijos, dando lugar al patrón histórico de larga data de la división entre Caín y Abel, división que ha plagado a la humanidad hasta el momento actual. Como recordarán, el primer asesinato ocurrió dentro de la primera familia, cuando el hermano mayor, Caín, mató al hermano menor, Abel, que estaba de pie al lado de Dios.

Por esta razón, mi esposo enseñó consistentemente acerca de la centralidad absoluta de ambas, piedad filial y amor verdadero, en nuestras vidas de fe. Sólo de esta manera podemos revertir los efectos de la Caída.

La verdadera paz comienza con la actitud y la práctica de la piedad filial hacia nuestro Padre Celestial. Esta virtud básica debe entonces ser combinada con la pureza sexual antes del matrimonio y la fidelidad en el matrimonio.

Dios creó al hombre ya a la mujer para vivir como iguales y eternos socios de amor y a la familia para ser la “escuela del amor y de la paz”

Por ello, mi marido y yo, como los Padres Verdaderos, iniciamos y realizamos las Ceremonias de Santo Matrimonio, conocidas como “la Bendición” en todo el mundo. La bendición es una afirmación del ideal original de Dios del verdadero amor y la verdadera familia.

A lo largo de la historia, nuestro Padre Celestial ha guiado a los seres humanos a través de la religión para restaurar el mundo ideal de paz. En este momento de la historia, la paz duradera requiere también de la armonía y la cooperación entre las religiones. Los creyentes de todas las tradiciones religiosas deben trabajar juntos en amor y respeto, en aras de cumplir la voluntad de nuestro Padre Celestial.

Ahora que nos encontramos delante de Dios, no somos evaluados por nuestro título o el nombre de nuestra religión, sino por la calidad de nuestros corazones, y por la calidad de nuestros esfuerzos para servir a la providencia de Dios.

Sé que cada uno de ustedes tiene una gran responsabilidad e influencia en sus países. Espero que tomen en serio lo que aprenderán en el transcurso de los próximos días, y que van a llevar este mensaje de regreso a sus países y a sus pueblos.

Permítanme entonces dejarlos con cuatro recomendaciones que espero van a afirmar y poner en práctica:

Por favor, estudien las enseñanzas del Padre Moon, y lleguen a conocer el corazón de nuestro Padre Celestial, el origen de la vida, el amor y de toda verdad.

Hagan todo lo posible para construir un matrimonio sólido, estable y amoroso como marido y mujer, y, sobre esa base, dedíquense plenamente al cuidado y educación de sus hijos.

Apliquen el principio de vivir para el bien de los demás en todos sus emprendimientos, tanto si usted es un funcionario del gobierno, un líder religioso, un educador, un profesional de los medios de comunicación o un artista.

Sean siempre conscientes de que sus vidas en la tierra es temporal. Después de completar nuestra vida física, vamos a ascender al mundo espiritual. En ese lugar no nos miden por nuestra riqueza o poder. Seremos medidos simplemente por nuestra capacidad para el amor verdadero y la medida en que vivimos nuestra vida en la tierra en el servicio a Dios y a la humanidad.

Por favor, tengan la seguridad de que nuestros representantes en todo el mundo están dispuestos a apoyar y trabajar con ustedes para que puedan fomentar el ideal de la paz y el desarrollo humano en su país.

Vamos a trabajar juntos para construir familias y naciones ideales, y unámonos como personas, como naciones, como religiones, y como familias que crearán el cheonilguk, una familia bajo Dios.
Gracias y que Dios los bendiga a ustedes, a sus familias y sus naciones.

Ricardo De Sena

Sin título

Traducción al español:

Ricardo Gómez

Argentina

La información en la web es de distribución gratuita, si quieres compartir estas palabras eres libre de hacerlo, aunque lo ético es mencionar la fuente para respetar el trabajo de los demás.


Anuncios

One thought on ““Hacia un Nuevo Paradigma para la Paz y el Desarrollo Humano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s