Practicando el Amor Verdadero en el Infierno (Parte 2)

Reflexiones del Sr. Kamyama sobre lo que pudo ver mientras estuvo con el Padre Verdadero en la Prisión de Danbury

5. Vi que el Padre buscaba el trabajo más sucio, ese que nadie quería hacer, y lo lleva a cabo. Ese es nuestro Padre. Muchas veces traté de hacer uno de esos trabajos lejos del Padre y hacerlo yo mismo, pero él me empujaba y me decía: “¡No! ¡Yo tengo que hacerlo! ¡Ese es mi trabajo!” Por ejemplo, después de que la gente fregaba el suelo, ellos simplemente arrastraban toda la suciedad hacia una esquina y dejaban todo allí. Entonces, el Padre se hacía cargo de ella. También, cada vez que la gente hacía limpieza en la cocina, ellos simplemente ponían el trapeador o las toallas sucias en una cubeta y dejaban que se acumulen. El Padre recogía esas toallas malolientes, las limpiaba y las ponía en una agradable y ordenada pila. La gente las utilizaba para limpiar de nuevo, y simplemente volvían a echarlas en el cubo. Entonces, el Padre repetiría el mismo proceso de nuevo. También intenté tomar ese trabajo lejos del Padre, pero el Padre se negaba una y otra vez. Así que el Padre siempre buscaba el tipo más sucio de trabajo que podía encontrar, e insistía en hacerlo él mismo.
6. El Padre meditaba todo el tiempo, en silencio, como he descrito antes. (Será publicado posteriormente)
7. El Padre establecía sus propias metas, y configuraba el entorno para cumplirlas. Por ejemplo, cuando quería estudiar y no había luz, él encontraba una forma usando una pequeña luz exterior.
Aun puedo verlo preparándose para el futuro. Estaba estudiando español muy duro para cuando fuera a América del Sur, América Central, y toda la gente de habla hispana. De acuerdo con la predicción y la profecía de los mormones, el Mesías debe venir tanto para América del Norte como para América del Sur.
8. El Padre sirve a Caín hasta el final. Él es un experto en ese principio.

El martes era un día de “shopping abierto”, lo que significaba que los presos podían comprar cosas como galletas, jugo y otras bebidas de una pequeña tienda en el interior de la sala de visitas. El Padre solía comprar un montón de estos bocadillos, y luego los regalaba a todo el mundo. La gente se sentía muy sorprendida, pero agradecían mucho y estaban agradecidos con el “Reverendo”, como lo empezaron a llamar.
A veces yo tenía que apresurarme para ir a trabajar, y justo a la izquierda de mi cama había un completo desastre. Cuando regresaba más tarde, el Padre mismo ya había arreglado todo. ¡Me quedaba muy sorprendido! El Padre hizo esto muchas veces. Y de nuevo, cada vez que yo trataba de arreglar la cama del Padre, él no me dejaba y me decía: “¡No, no!”
En otras ocasiones traté de dar un masaje al Padre, ya que él estaba muy, muy cansado; pero nunca me dejó. “¡No, tengo que hacerlo yo mismo!”, Decía, y se iba a la esquina y se frotaba la espalda apoyada en el picaporte de la puerta.
Salí de la cárcel el 4 de diciembre. Ese día, cuando estaba a punto de salir de la prisión, el propio Padre empezó a atarme los zapatos. Le dije: “No se preocupe, lo haré yo mismo” Pero el Padre dijo: “¡No! Esta es la manera de hacerlo”, Y él mismo se sentó y me ató los zapatos. Yo estaba tan sorprendido.

Tomado del libro “La Victoria de Danbury, con el Corazón de un Padre”

Traducción al español:

Ricardo Gómez

Argentina

La información en la web es de distribución gratuita, si quieres compartir estas palabras eres libre de hacerlo, aunque lo ético es mencionar la fuente para respetar el trabajo de los demás.


Anuncios

4 thoughts on “Practicando el Amor Verdadero en el Infierno (Parte 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s