Historias de los Padres Verdaderos para Niños (4)

El muchacho y el matón

 

Cuando Abonim era un niño, aún desde muy temprana edad, distinguía muy bien la bondad de la maldad. Siempre que veía algo malo, como cuando alguien robaba o le hacía daño a alguien, quería tratar de impedirlo. A veces esto significaba que tenía que luchar con sus puños, aunque no deseara hacerlo. Primero, Abonim siempre trataba de hablar con la persona que estaba haciendo algo malo. Deseaba hacerle comprender que estaba mal hacer aquellas cosas y que debía dejar de hacerlas. Si la persona no le escuchaba, entonces Abonim sentía que no tenía más remedio que luchar.

Abonim sólo luchaba en caso de que alguien fuera muy malo. En el mundo no debería haber nada malo, porque Dios desea que el mundo sea un lugar agradable para vivir. Abonim deseaba la misma cosa. También, Abonim sólo luchaba con alguien que fuera más fuerte que él. Sentía que no sería justo luchar con alguien más débil.

En la escuela de Abonim había un muchacho muy malo, que siempre hacía daño a los otros niños o les hacia llorar. Era famoso como el matón de la escuela y los niños más pequeños tenían miedo de ir a la escuela por su culpa. Abonim trató una y otra vez de convencerle de que dejara de hacer daño a los niños, pero el muchacho no le escuchaba y se burlaba de él. Abonim tenía ocho años y el matón doce. Por lo tanto, éste era más grande y más fuerte.

Un día, Abonim decidió que no había otra opción sino pelear con el muchacho. El matón estaba dispuesto a pelear porque pensaba que sería muy fácil vencerlo, ya que Abonim era más joven y más pequeño que él. Pero Abonim sabía que tenía la razón y que la bondad debería vencer a una persona tan malvada.

La lucha comenzó. Lucharon por mucho tiempo, dándose golpes y tumbándose. Abonim resultó herido y la lucha tuvo que terminar. Aún así Abonim no se dio por vencido. En vez de esto, decidió seguir un entrenamiento especial. Tendría que volverse más duro y más fuerte. Así que empezó a ir a la colina que estaba a las afueras de su pueblo. Allí, Abonim se entrenaba golpeando un árbol fuerte y sólido. Se imaginaba que aquel árbol era el matón y luchaba contra él. Sus puños quedaban magullados y doloridos, pero continuó entrenándose hasta que se volvieron duros y fuertes. Abonim cada día golpeaba con más fuerza, ¡hasta que el árbol acabó rompiéndose! Sintió como si el Padre Celestial le estuviera aplaudiendo. Entonces, se dio cuenta que estaba preparado para enfrentarse de nuevo con el matón.

A la mañana siguiente, Abonim se levantó, preparó el almuerzo y salió para la escuela como de costumbre. Pero cuando llegó, en vez de ir a clase fue a buscar al matón. Abonim no estaba dispuesto a permitir nunca más que una persona tan mala hiciera daño a los demás niños.

Abonim lo encontró muy pronto, se dirigió hacia él y una vez más le dijo que dejara de molestar a los niños. El matón se rió y no le hizo caso. Así, Abonim no tuvo más alternativa que luchar de nuevo con él.

La lucha comenzó otra vez. El matón inmediatamente se sorprendió de que los brazos de Abonim se habían vuelto tan fuertes y sus puños tan duros como roca. Aparte de esto, parecía como si Abonim tuviera un poder misterioso. El matón luchó con todas sus fuerzas y trató de acabar con Abonim rápidamente. Pero ahora tenía enfrente a alguien que podía vencerle. Esta vez Abonim ganó la pelea. Después de esto, siempre que Abonim estaba presente, el matón nunca hacía daño o hacia llorar a los demás niños.

Si te esfuerzas al máximo por luchar por la bondad, el Padre Celestial luchará a tu lado.

Fuente

La información en la web es de distribución gratuita, si quieres compartir estas palabras eres libre de hacerlo, aunque lo ético es mencionar la fuente para respetar el trabajo de los demás.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s