Historias de los Padres Verdaderos para Niños (1)

Una historia de Navidad

Seguramente habrán oído la historia del nacimiento de Jesucristo, el Mesías, que ocurrió hace mucho tiempo en Israel. Cuando Jesús nació, una estrella errante cruzó el cielo y los ángeles se aparecieron a los pastores anunciándoles su nacimiento. Incluso los animales del establo se inclinaron ante el recién nacido Señor de la Creación. También vinieron tres Reyes Magos de Oriente a visitar al niño Jesús y le ofrecieron regalos. Pero sólo unos pocos vieron y oyeron estas cosas, la mayoría de la gente del mundo nunca tuvo noticias sobre Jesús hasta cientos de años más tarde.

En el tiempo del nacimiento de Jesús, Israel era una nación muy pequeña y sin importancia. La gente vivía una vida muy sencilla. La mayoría eran pastores y campesinos. No tenían electricidad ni agua corriente. Los judíos ni siquiera eran libres. Bajo el Imperio Romano, no podían hablar ni hacer lo que querían; tenían que obedecer las leyes de Roma.

Igual que el antiguo Israel, Corea, en 1920, era una pequeña nación de campesinos sin importancia a los ojos del mundo. Ni siquiera era libre. Estaba bajo la opresora dominación del Japón Imperial. Cuando Abonim nació en 1920, en una pequeña granja de Corea del Norte, hubo también muchas señales espirituales. Sus padres tuvieron sueños acerca de su grandeza venidera. No hay duda que los ángeles cantaron alegres canciones y los animales de la granja estaban felices y excitados sabiendo que el verdadero Señor de la Creación, por fin había nacido. Pero el milagro más grande era que había nacido un hombre de verdadero amor. Igual que Jesús, Abonim siempre ha sentido pena por toda la gente infeliz del mundo y ha deseado ayudarles a encontrar el amor de Dios.

Sabemos muy poco acerca de la niñez de Abonim, así como sabemos poco de la niñez de Jesús. Sabemos que los coreanos en aquel tiempo eran muy pobres. Las cosechas no siempre eran buenas, y los campesinos no tenían para comer. Sabemos que Abonim, sus padres y sus abuelos, siempre daban su comida a las personas que eran más pobres y necesitadas que ellos. Cuando alguien llamaba a su puerta pidiéndoles algo de comer, le daban lo mejor que tenían, incluso aunque ellos mismos tuvieran que pasar necesidades. Había un antiguo proverbio que decía que se debía ser hospitalario con los forasteros porque podrían ser Dios mismo disfrazado. ¡La familia Moon creía firmemente en este proverbio! Trataban a todos los viajeros y mendigos como si fueran reyes.

Abonim nació en una familia que luchó por la libertad de Corea. El 1 de Marzo de 1919, un año antes de que naciera Abonim, el pueblo coreano se levantó valientemente en contra de la ocupación japonesa, con el fin de intentar liberar su país. Japón hoy es una nación próspera y buena que vive en paz con sus vecinos, pero por aquel entonces, estaba regida por un régimen imperialista que oprimía sin piedad al pueblo coreano.

Los coreanos decidieron ese día manifestarse en contra de la ocupación japonesa y salieron a la calle gritando — ¡Mansei!— que es una palabra que usamos en nuestro movimiento, cuyo significado en coreano es — ¡Diez mil años! — y había sido usado como un grito de victoria para desear un largo reinado a un soberano justo y bueno, algo parecido a — ¡Larga vida al rey! — o simplemente — ¡Viva! — Pero en aquella ocasión — ¡Mansei! — significaba que los coreanos querían ser libres.

La manifestación fue reprimida violentamente. En aquel día murieron muchos patriotas coreanos. Algunos de los parientes de la familia de Abonim eran luchadores por la libertad, por ello, toda la familia recibió malos tratos por parte de las autoridades japonesas. Un tío abuelo de Abonim estaba muy involucrado en el movimiento secreto por la independencia de Corea, pero no podía decírselo a nadie. Todo el mundo pensaba que se jugaba el dinero de la familia, cuando en realidad lo estaba dando en secreto a la causa de la libertad de Corea. Era un héroe anónimo, una persona que estaba haciendo cosas grandes y nobles, pero que nadie lo sabía. De hecho, cuando Abonim era niño, a él y a sus hermanos, se les decía que este tío abuelo era una mala persona. Los vecinos del pueblo también decían lo mismo. Sólo más tarde todos comprendieron que este tío abuelo era un gran patriota, un héroe que había sido mal interpretado por casi todo el mundo.

Abonim admiraba mucho a su tío abuelo. Pensaba que era muy noble no hablar de todas las cosas buenas que uno hacía, sin importarle que todos hablen mal de uno, sabiendo que algún día la verdad saldría a la luz. Abonim, también, siempre ha vivido según esta norma. Los padres de Abonim tuvieron trece hijos; una gran familia, como la que tiene Abonim ahora. Aún así, de entre todos los hijos, Abonim era el favorito de su madre. También, su hermano mayor y único hermano, dijo una vez — Mi hermano es lo más precioso para mí de todas las cosas del mundo — ¿Por qué creen que su madre y su hermano tenían esta opinión de él? Era porque Abonim brillaba como una estrella de amor. Siempre que sus hermanos y hermanas estaban enfermos, Abonim sentía los mismos síntomas. Abonim sentía el dolor de los demás como si fuera el suyo propio, por ello, siempre deseaba ayudarles.

Ocurrieron algunas cosas extrañas cuando Abonim era muy pequeño. Una vez, una chispa del fuego del hogar se prendió en el tejado de paja y se incendió la casa. Abonim dijo una vez que cuando iba a visitar otro pueblo, ocurrían cosas como que una vaca se moría o un pozo se secaba de repente. La razón de esto

era que, dondequiera que fuera Abonim, Dios y Satán estaban en lucha constante. Abonim era el campeón de Dios, y Satán trataba de pararle los pies. Así que en la niñez de Abonim, su familia experimentó muchas penalidades.

Como saben, tampoco fue muy divertido nacer de la forma como Jesús nació, en un establo sucio y frío, sin un doctor ni ropas adecuadas, ¡Ni siquiera tuvo una cuna para dormir! El pesebre, donde comían los animales, no era un lugar limpio y adecuado para un bebé. Aunque vinieron los Reyes Magos a verle, tuvieron que irse muy pronto por miedo al rey Herodes. La niñez de Jesús también estuvo llena de penalidades y sucesos extraños.

Jesús era muy inteligente, sus padres le encontraron enseñando a los ancianos en el Templo acerca de Dios y las Escrituras cuando tenía sólo doce años.

Pudo haberse convertido en un gran rabino o un líder político, pero decidió dedicar su vida a la búsqueda de la verdad, a tener compasión por los demás y ayudarles en sus problemas. Abonim era tan inteligente y tenía tantas capacidades que podría haber escogido una carrera que le hiciera rico y famoso.

Fue el primero de la clase cuando se graduó en la enseñanza superior. Pero, como Jesús, decidió dedicar todas sus energías y talentos para solucionar el sufrimiento de la gente que veía a su alrededor, incluso si fuera posible teniendo más amor que Jesús. El verdadero milagro de la Navidad, más grande que el resplandor de cualquier estrella, era el amor que brillaba en el corazón de Jesús y de Abonim. Ellos sólo deseaban dar sin parar a los demás. Cada vez que damos amor a alguien, actuamos como ellos y creamos el milagro de una pequeña Navidad. De esta manera, cada día, si nos lo proponemos, puede ser Navidad.

El milagro real de la Navidad, más que las señales y estrellas, es darse a los demás con verdadero amor en nuestro corazón.

Fuente

La información en la web es de distribución gratuita, si quieres compartir estas palabras eres libre de hacerlo, aunque lo ético es mencionar la fuente para respetar el trabajo de los demás.


Anuncios

2 thoughts on “Historias de los Padres Verdaderos para Niños (1)

  1. Familia bendecida Mario y Yolanda reyes.
    Estamos interesados en aprender mas acerca de los padres verdaderos.
    Por favor dejarnos saber todo lo que la madre verdadera anuncie
    A todas las familias bendecidas y al mundo.
    Que padres verdaderos siempre esten en nuestros corazones.
    Los amamos padres. Gracias Gracias Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s