Criba con amor

Escribe desde los Estados Unidos:

María José Sánchez

María José Sánchez

Me parece que fue hace 4 años, en el 2008 o quizás el 2009. Tuve una visión. Dos ángeles altos como torres tenían en las manos una criba de las que se utilizan para limpiar el trigo. La cáscara cae al suelo y las semillas se quedan en la criba.

Estos dos ángeles estaban meciendo la criba enérgicamente, y en lugar de trigo había hermanos y hermanas de la iglesia. Los ángeles cantaban la canción “Tres caen y dos permanecen” Había hermanos que no soportaban la sacudida de los ángeles y caían al suelo, pero otros hermanos se aferraban a la criba y permanecían en ella y así los ángeles iban separando unos hermanos de otros.

Cuando estaba viendo esto pensé que los ángeles eran crueles, porque lo hacían cantando, y no había ni un rastro de misericordia en sus rostros. Sabía que la limpieza del “trigo” fue ordenada por Dios, pero era tremendamente duro de ver porque yo deseaba salvar a los hermanos que caían  a la tierra agrietada y sin vida.

El ambiente en el que esto sucedía era una gran tormenta. El cielo estaba oscuro.

Poco después comprendí que la criba, el ser echado al suelo, es un acto de Amor Verdadero, porque si no nos enfrentamos a las consecuencias de lo que hacemos, lo que decimos, cómo vivimos, no hay manera de que nos podamos arrepentir y volver al Padre.

Creo que esa visión se refería a los tiempos por los que estamos pasando. Debemos aferrarnos a los PV y las Enseñanzas que nos ha dejado el Padre. Siento que la criba no ha hecho más que comenzar, porque el hecho de que el PV ha llegado al Mundo Espiritual tiene unas consecuencias de “juicio” muy grandes aquí en la tierra.

A veces leo cosas que parecen tener todo sentido, quejas que parecen lícitas; pero cuando medito sobre ello me doy cuenta de que en el corazón de esa queja hay una herida sin sanar que puede separarnos de los Padres. Esta situación llegará a su fin, y las aguas volverán a su cauce más limpias que nunca, y entonces sí que podremos crear y dar vida  por allí por donde pasemos. Pero antes necesitamos que nuestro corazón sea purificado, y por eso debemos sufrir un poco.

Deseo de todo corazón que todos nos aferremos a los PV y sigamos adelante sin mirar ni a un lado ni al otro, apoyándonos mutuamente y animándonos a seguir caminando, y si vemos que alguien no tiene fuerzas para aferrarse intentemos tomar a ese hermano o hermana sobre nuestra espalda y nuestro amor por él o ella será el pegamento que lo mantenga fijo en la criba.

Me siento muy agradecida por cada uno de vosotros, sois un gran regalo de Dios para mí. Oro para que cuanto escriba sea siempre inspiración del cielo, y oro para que cuando no lo sea por favor me lo digáis, y yo pueda rectificar y pedir perdón.

Os tengo presentes en mis oraciones.

Un abrazo muy fuerte.
María José.

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

2 thoughts on “Criba con amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s