Celebrando nuestras diferencias

Escribe desde los Estados Unidos

Rev. In Jin Moon

In Jin Moon

Agosto 6, 2012

¡Wow! ¡Cuantos hermosos rostros delante de mí! ¿Cómo están todos? Tantas cosas han estado sucediendo en el último par de semanas. Hemos tenido el campamento de Lovin ‘Life. Dave Hunter, su equipo, y todos los voluntarios han hecho un trabajo fantástico con los niños de secundaria, y ahora con la escuela intermedia. También hemos tenido a mi hermano menor de gira por el país en ocho ciudades diferentes, lo que provocó que todos nosotros pensáramos en lo que la libertad y la responsabilidad significan realmente. Estoy muy orgullosa de nuestro equipo de América por cuidar tan bien de él, todos, desde Joshua Cotter hacia abajo todos los pastores de distrito y todos los hermanos y hermanas que vinieron en apoyo de la Familia Verdadera. Quiero agradecerles a todos ustedes.

También hemos continuado con nuestra gran pelea sobre el tema de la libertad religiosa en Japón. Como ustedes saben, 4300 de nuestros hermanos y hermanas en las últimas tres décadas han sido secuestrados y encarcelados, y han sido víctimas de abusos durante su tiempo de cautiverio. Así que hace unos años, mis hermanos y yo decidimos hacer algo al respecto y ayudar a ponerle fin a las atrocidades que han tenido lugar allí. Miembros de América y el equipo de Estados Unidos aquí en los Estados Unidos, junto con nuestros amigos Embajadores de la ACLC, han hecho un trabajo fenomenal de acompañarme al ir al Capitolio, visitando varios diputados, congresistas, y senadores, e implorando que se tomen medidas para ayudar a detener lo que está sucediendo en Japón.

Un par de días tuvimos una sesión informativa de congresales en el Capitolio, con la oportunidad de escuchar a distinguidos panelistas como el Dr. Aaron Rhodes, ex director de la Comisión de Derechos Humanos de Helsinki, la Sra. Tina Ramírez, directora de la Fundación Beckett, y Sra. Kathryn Cameron Porter, una veterana desde hace mucho tiempo del Capitol Hill, y el fundador y presidente del Consejo de Liderazgo para los Derechos Humanos.

Estas personas, junto con nosotros, están poniendo de relieve las atrocidades que tienen lugar en Japón, y nos están ayudando a luchar para ponerle fin, para que nosotros, como unificacionistas de todo el mundo, podamos estar orgullosos de nuestra fe, orgullosos de nuestros Padres Verdaderos, y orgullosos de nuestra bendita vida, de modo que cada unificacionista se pueda permitir la libertad de amar la vida.

“Mi libertad termina donde empieza tu libertad”

Cuando hablamos de lo que iba a ser el lema para el campamento de Lovin’ Life de este año, todos pensábamos que “Rebeldes con causa” sería un lema muy interesante e inspirador, porque en el intercambio de noticias de última hora estamos tratando de romper el molde de lo que se ha hecho antes. Aquí estamos, viviendo en el momento de la llegada de nuestros Verdaderos Padres, el primer hombre y la mujer que en conjunto se han perfeccionado y ahora están posicionados como un verdadero ejemplo que toda la humanidad pueda seguir. Ellos son los que vienen con el gran don de la bendición a través del cual todos los hijos de Dios pueden injertarse en el verdadero linaje, y separarse del linaje satánico que ha dominado a la humanidad durante miles y miles de años.

Tener a nuestros Padres Verdaderos aquí es una bendición increíble, y ahora es un momento increíble para nosotros el ejercicio de nuestra libertad, ser responsables hijos e hijas eternos de Dios. Cuando oigo la palabra libertad, a menudo me gusta decir que mi oído Asiático oye la palabra libertad como si estuviera formado por dos palabras: las palabras Free y Dom: libres y libertad. Así que hay un cierto tipo de responsabilidad cuando estamos siendo libres. Hay una responsabilidad de no hacer cosas que no son inteligentes para nosotros, las cosas tontas.

Cuando somos jóvenes, tendemos a pensar que podemos hacer casi todo lo que queramos, que vamos a vivir para siempre, y que no importa lo que todos los demás están pensando, siempre y cuando pensamos que somos libres y que estamos ejercitando nuestra libertad.

Sin embargo, en la sesión informativa del Congreso, el Dr. Rodas, dijo algo que es muy importante para todos nosotros para pensar como jóvenes cuando contemplamos la palabra libertad. Él dijo: “Mi libertad termina donde empieza tu libertad”, es decir que somos libres en la medida en que no atentemos contra la libertad de los demás.

Así que el trabajo que estamos haciendo para nuestros hermanos y hermanas japoneses consiste en permitir que tengan la libertad sin tener a los desprogramadores que infrinjan su derecho a ejercer libremente su fe en la forma en que les gustaría, ser unificacionistas orgullosos.

Cuando pensamos en nosotros mismos como miembros de la comunidad queriendo vivir bajo la bandera de Una familia bajo Dios, ¿qué nos están pidiendo a todos que hagamos nuestros Padres Verdaderos? Aquí tenemos la libertad de ser un hijo o hija eterna de Dios, pero el Padre y la Madre han hecho hincapié una y otra vez en que no podemos tener libertad sin una comprensión de la responsabilidad. Somos libres para vivir nuestras vidas en una manera buena, y no de una manera tonta, mediante el ejercicio de nuestra responsabilidad, por ser dueños de todo los que estábamos destinados a ser.

Un soñador que ve el amanecer

Como madre de cinco hijos, cuando miro hacia el público y veo esos rostros jóvenes y brillantes, los veo como la promesa de nuestro futuro. Ellos son nuestro futuro. Y todo lo que podamos hacer para inspirarlos, para darles poder, para alimentarlos como hijos orgullosos y confiados de Dios es nuestro privilegio como padres. Nos damos cuenta de que en nuestro deseo de ser y de crear esta familia bajo Dios hay mucho trabajo por hacer, y por eso necesitamos el verdadero ejemplo de nuestros Padres. Cuando nos fijamos en su vida de fe, el Verdadero Padre, de más de 93 años, y nuestra Verdadera Madre, de más de 70 años, hay un par de cosas que podemos aprender de su buen ejemplo.

Una de las cosas que siempre me llamó la atención sobre el Padre es que él es un hombre que nunca deja de soñar. El ingenioso y divertido escritor Inglés que más me gusta llamar como uno de mis favoritos es Oscar Wilde, y él dijo algo profundo. Dijo que es un soñador, un visionario. Un soñador es alguien que ve aquello con lo que se enfrenta mejor y con más posibilidades que lo que lo hacemos los no soñadores. Para mí, el Padre Verdadero es tan soñador porque ofrece a toda la humanidad una visión de cómo podemos crear el mundo ideal de paz y el verdadero amor.

No son sólo sus sueños, sino su trabajo real para sostener y sustancializar esos sueños lo que me ha inspirado en mi vida. Oscar Wilde dijo que un soñador es el que puede encontrar su camino aun con la tenue luz de la luna, y a quien se lo castiga porque se atreve a ver el amanecer ante el mundo.

Veo a nuestro Padre como el visionario que la humanidad ha estado esperando. Él es el hombre con un propósito. Él viene con una visión y nos enseña con el ejemplo. Y él, junto con nuestra Verdadera Madre, se atreve a soñar con un mundo que es mejor al que encontramos, se atreve a soñar con un mundo donde el amor verdadero es el rey, se atreve a soñar con un mundo donde todos los hijos de Dios tenemos igual valor Divino, se atreve a soñar con un mundo en el que podemos contemplar y hacer el trabajo activo de la construcción de familias ideales, que no es una cosa fácil de hacer.

Hemos visto que a él se le castiga porque se atreve a ver el amanecer. Él ve y sabe lo que necesita ser. Él sabe lo que tiene que llevarse a cabo y él es mal entendido porque puede ver el amanecer antes que el resto del mundo.

¿Mesías o no?

Cuando yo estaba volviendo del discurso de mi hermano sobre Freedom Society, me encontré con un joven unificacionista que me dijo: “Me encanta Lovin’ Life” Y yo pensé, “Bien, ese es un buen comienzo” Por lo general, cuando la gente vienen a mí, está llena de crítica constructiva o quejas, pero este joven solo se acercó a mí de esta manera: “Realmente me gusta Lovin’ Life”, yo le dije: “Maravilloso”

Sin embargo, esta persona continuó, “Pero a veces no estoy seguro de si el Padre es el Mesías” Y yo le dije: “¿Tú también, eh? Bueno, bienvenido al club” El hecho de que nos hacemos preguntas de vez en cuando es una cosa sana. Esto significa que siempre estamos replanteando, siempre queremos crecer, siempre queremos explorar y hacer las preguntas difíciles que nos confunden y a veces nos desconciertan, y nos atrevemos a ser lo suficientemente valiente como para buscar una respuesta.

También le dije a esta persona: “Todos hemos estado allí en nuestra vida de fe. Todos tenemos preguntas, ‘¿Es realmente el Padre del Mesías? ¿Cómo sabemos que él es el “verdadero McCoy”? (“Verdadero McCoy” es una expresión que se refiere a alguien que es verdadero, no una imitación) ¿Cómo sabemos que no es falso? ¿Cómo sabemos que no es una farsa? ¿Cómo sabemos que es real?”

Le dije a este joven, “Dos mil años atrás teníamos a Jesucristo, y un montón de gente creyó en él en el momento en que atendía a la gente, que fue por espacio de menos de tres años. ¿Te imaginas? Jesús ministró a las personas por menos de tres años, y ha cambiado el mundo. Pero piensa en ello. En su tiempo hubo gente que creyó en él, al igual que los 12 discípulos, y había gente que no creían. Y había gente como Judas, el que cree en el principio, pero luego se convirtió en alguien que tuvo la certeza de que Jesús no podía ser el Mesías, porque Judas estaba mirando a Jesús a través de sus ojos físicos, no con los ojos espirituales.

Judas debe haber pensado que estaba siendo increíblemente inteligente. Tal vez pensó: “Tengo evidencias: A, B, C de por qué él no puede ser el Mesías” Él estaba tan seguro de que Jesús no era el Mesías. Pero, ¿qué nos revela la historia de la humanidad? Independientemente de la certeza que Judas pudiera tener de que Jesús no fuera el Mesías, el hecho es que Jesucristo era el Mesías. Él era el Hijo de Dios que vino a dar la noticia de última hora hace 2.000 años, pero se truncó porque la gente simplemente no podía unirse o creer en esta persona a quien llamamos el Hijo de Dios.

 “Así que tal vez Judas comenzó a criticar o no entender a Jesucristo por romper con ira las cosas en el templo, o tal vez por asociarse con personas que no eran del mejor calibre, o quizás por hacer cosas que fueron revolucionarias. Judas, el que alguna vez fue un creyente, estaba tan seguro y tan convencido de que Jesús no era el Mesías que al final terminó vendiendo a Jesús por unas monedas. Y estoy segura de que si tuviera la oportunidad de entrevistar a Judas, en ese momento, él probablemente me diría: ‘Sí, yo inicialmente pensaba que Jesús era el Mesías, pero a causa de las pruebas A, B, C, en mi mente él no es el Mesías, él es un peligro para nuestra sociedad, y por lo tanto yo le vendí a las autoridades”

Así que le dije a este joven, “Ten cuidado en estar tan seguro de que el Padre no es el Mesías. Tal vez Dios no nos da el Mesías que queremos. No somos nosotros quienes escogemos al Mesías. Es Dios. Y a los ojos de Dios, Dios obrará a través del Mesías con quien Él quiera trabajar. Y mientras nuestros Padres Verdaderos son las figuras mesiánicas que Dios quiere para trabajar, él y ella seguirá trabajando”

Así que podemos tener nuestras preguntas, nuestras dudas, o tal vez nuestros sentimientos de que: “Yo soy tan inteligente, soy muy versado, así que yo sé que los Padres Verdaderos no son el Mesías” Pero sólo porque usted o yo creamos eso no significa que no son el Mesías. Tenemos que darnos cuenta de que, a pesar de lo impresionante que pensamos que somos, siempre estamos en el camino del crecimiento y del aprendizaje. Eso es lo que hace a la vida humana hermosa. No es estática. No es una forma petrificada de existencia. Estamos en constante crecimiento.

Nosotros determinamos nuestro mundo presente y futuro

Durante nuestro crecimiento, es importante para nosotros, no apresurarnos a juzgar o ser arrogantes, pensando que por mis razones los Padres Verdaderos no son el Mesías. Porque incluso si usted o yo creemos que no lo son, ¿adivinen qué? Son y siguen siéndolo, porque Dios lo ha ordenado, los bendijo y los ungió como tal. La historia es larga, nuestra vida es larga, y la humanidad tiene muchos ciclos diferentes por los que tenemos que pasar. Pero lo sorprendente de nuestros Padres Verdaderos, nuestro Padre y nuestra Madre Verdadera, es que son maravillosamente consistentes. Cuando mi Padre, nuestro Padre, se encontró con Jesucristo en las colinas de Corea del Norte y Jesús le pidió que por favor llevara a cabo su misión, nuestro Padre tenía 16 años. Pero una vez que nuestro Padre se decidió, a los 16 años de edad, más joven que algunos de ustedes, estuvo absolutamente comprometido. Una vez que dijo que sí, nunca vaciló.

Y nuestra Verdadera Madre, una vez que se decidió, ella nunca ha vacilado, y es por eso que son nuestros Padres Verdaderos. Es por eso que todos aspiramos a ser como ellos, y por eso ellos siguen siendo la luz que nos guía en estos tiempos difíciles.

Han venido con esta noticia de última hora, y queremos compartir con el mundo esto, ¿cuál es esta noticia? Sí, es la noticia de que el Mesías ya está aquí. Es la noticia de que ellos traen el regalo de la bendición. Pero, ¿cuál es nuestro objetivo final en la vida como seres humanos? ¿Qué es lo que queremos lograr en nuestra vida?

Si ustedes reducen todo a lo que es realmente importante, es: “amar y ser amados” Y crear una familia ideal a través de la cual podamos experimentar y construir una base de cuatro posiciones, tener hijos hermosos, como todos ustedes, y trabajar juntos. Esto significa que estamos creciendo juntos, lloramos, nos reímos, nos expandimos juntos como una familia que se convierte en la familia increíble que será la piedra angular inalterable para una sociedad increíble, la nación y el mundo.

Cuando oigo a la gente hablar acerca de cómo va a ser mundo ideal, a menudo ellos hablan en términos de sistemas. “Tenemos que crear este sistema, ya que este es el sistema perfecto para tener una familia ideal bajo Dios” Pero lo más audaz sobre los Padres Verdaderos es que dicen que no es el sistema el que va a crear algo ideal. Todo se reduce a ti ya mí. Es el individuo. Es la clase de persona que decides ser hoy la que va a determinar lo que nuestro mundo va a ser el día de mañana.

Es la mente sobre el cuerpo, la victoria sobre nosotros mismos, trabajar en nosotros mismos para prepararnos para encontrar ese hermoso cónyuge que vendrá en el futuro, sabiendo que el otro está totalmente comprometido y en resonancia con nuestra comprensión de lo que es la bendición. No puedo enfatizar esto lo suficiente, porque muchas veces la gente no viene a la Bendición con el mismo sentido de lo que quieren. Muchas veces las personas no saben lo que quieren.

Pero si llegamos a la Bendición con el mismo compromiso, la misma comprensión de lo que queremos lograr juntos en la vida, entonces podremos comenzar el trabajo de la creación de ese “bloque de edificio” que se convertirá en una parte integral e importante de la sociedad, la nación, y el mundo.

Lo audaz de nuestros Padres Verdaderos es: “Sí, queremos cambiar el mundo, pero ¿cómo podemos cambiar el mundo? Cambiamos el mundo, cambiando nosotros mismos” Y numerosos estudiosos, psicoterapeutas, consejeros, sociólogos y psicólogos ya lo han descubierto, nuestros Padres Verdaderos están en lo cierto. Como Robert Pattinson dice: “Tienen que ser la familia” La familia necesita ser arreglada para que el mundo que arregle. Muchos de los males de la sociedad y muchos de los males del mundo provienen de la familia.

Así que, cuando el Padre y la Madre dicen que la familia es donde el “roce verdadero” se lleva a cabo, donde crecemos como personas, en el que crecemos como ciudadanos maduros de este mundo, ellos no están diciendo algo que simplemente tiene sentido. Están diciendo algo que es extremadamente profundo.

Una familia con un objetivo común

Cuando pienso en la familia, creo que esto es algo así como un equipo. En el campamento de Lovin’ Life, había diferentes equipos que representaban a las diferentes tribus y naciones, y han tenido que aprender a trabajar juntos. Lo más importante de un equipo es su sentido de un propósito común. Todos tenemos que tener un propósito común. Cuando ustedes miran a un equipo de fútbol o a un equipo de baile, o incluso un equipo de Lovin’ Life, se dan cuenta de que hay un par de cosas que entran en juego para que se conviertan en un equipo o en una familia exitosa. Y esto es lo que nuestros Padres Verdaderos nos han estado tratando de enseñar a través de su propio ejemplo.

Nuestros Padres Verdaderos hacen hincapié en la importancia de contar con un objetivo común. Todos tenemos que estar de acuerdo en lo que queremos lograr en nuestro mundo y en nuestras vidas: Queremos crear este fundamento duradero de cuatro posiciones por la construcción de nuestro propio ideal de familia. Y ¿adivinen qué? La construcción de un ideal de la familia no es fácil. Se necesita cooperación, y se necesita un compromiso.

Cuando pienso acerca de tener un propósito común o una declaración de misión, pienso en un ejemplo de entrenamiento cruzado. En este momento los Juegos Olímpicos de verano están en marcha, y vemos todos estos atletas que han entrenado toda su vida para competir por la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Nos damos cuenta de que no solo han renunciado a su tiempo libre, sino que han renunciado a todas las otras cosas que tal vez quieran hacer para lograr este objetivo.

Y, junto con los otros miembros del equipo, están allí representando a sus países y las familias de donde provienen. Cuando vemos un equipo, vemos que un par de cosas entran en juego. Los miembros del equipo tienen un propósito común. Ellos están ahí para ganar el oro, para representar a su familia, y para representar a su país, por lo que van a cooperar, van a comprometerse el uno con el otro para dar la mejor pelea que les sea posible. Sin embargo, en preparación para ese objetivo común, han pasado por muchas horas de entrenamiento cruzado.

El entrenamiento cruzado es ligeramente diferente a correr o a hacer ejercicios aeróbicos o levantar pesas o hacer algún tipo de ejercicio. En el entrenamiento cruzado están ejercitando diferentes partes de su cuerpo al mismo tiempo. Así que, para poder competir o estar en su nivel más alto de fitness, todos estos atletas pasan por el entrenamiento cruzado. Es un poco como con una cruz con el fin de entrenar para ser un medallista de oro. Usted no sólo debe ejercitar uno o dos músculos, debe trabajar en el ejercicio de todos sus músculos para poder trabajar en equipo y así pueda ser un atleta superior.

Una familia es así. Para que una familia sea un excelente equipo, cada músculo o cada miembro de la familia deben ser ejercitados. Cada miembro de la familia tiene que cooperar con el entendimiento de que estamos comprometidos el uno al otro para ganar el oro, o para ganar o para lograr cualquier meta que nos propusimos alcanzar. Entonces nos damos cuenta de que, si queremos ser un excelente equipo, o si queremos ser una familia increíble, tenemos que tener la misma dirección, al igual que las dos piernas que trabajan en conjunto con el cuerpo nos apuntan en la dirección en la que vamos. Si queremos ir directamente, las dos piernas tienen que ir juntas. Si queremos ir directamente, pero la pierna izquierda quiere ir por este camino y la pierna derecha quiere ir por el otro camino, ¿adivinen qué? No vamos a llegar muy lejos.

Cada familia es y debe ser única

Tenemos que acercarnos a nuestro objetivo común con la misma dirección. Tenemos que apuntar en la misma dirección. Y luego, esto plantea la pregunta: “¿Qué significa la misma dirección? ¿Eso quiere decir que todos somos sólo un par de piernas? ¿Eso quiere decir que todos somos iguales?” No. Nosotros no estamos hablando de duplicación. Lo que pasa con la familia y el equipo que los hace sumamente bellos y poderosos es que todos somos diferentes. Todos somos diferentes. No somos un duplicados de los demás. Un hermano no es un duplicado de otro hermano, y un hijo no es un duplicado de uno de los padres. No somos como el Tesoro de los EE.UU., que imprime dinero. Los seres humanos no se pueden imprimir como el dinero. Cada ser humano es una obra eterna, divina y única de Dios.

Por eso, cuando estamos esforzándonos por construir una familia maravillosa, Dios no nos está pidiendo que seamos el duplicado de nuestros padres, o el duplicado de nuestro hermano. Dios no nos está pidiendo que todo el mundo sea igual. Eso sería aburrido y muy trágico. La belleza de la familia es que todo el mundo es diferente, todo el mundo es único. La belleza de un marido y una esposa amantes es que son diferentes. Es macho y hembra, dos personas diferentes, pero con ganas de caminar en la misma dirección hacia un objetivo común, no ser duplicados uno del otro.

En una comunidad como la nuestra, tenemos que entender esta obra única de Dios en un ambiente individual, en un entorno familiar, y en un ambiente de comunidad. Tenemos que darnos cuenta que cada familia es única. Cada familia es una obra especial de Dios. Cada familia no debe ser un duplicado de otra. Nuestras familias no deben ser como el dinero impreso, con todas las familias ideales buscando lo mismo, actuando de la misma forma, comportándose de la misma forma, y ​​teniendo la misma fortaleza. Si eso es lo que un mundo ideal significa, no quiero ser parte de ese mundo ideal. Es aburrido. No es nada especial.

Cada familia tiene sus propias relaciones dentro de la familia que ayudan a hacer que se convierta en una familia ideal, como miembros de la familia cada uno siendo diferentes, no copias unos de otros, es como se continúa interactuando uno contra el otro para hacer que todos estén mejor.

Del mismo modo en una comunidad como la nuestra, su familia va a ser diferente de mi familia. Sus problemas van a ser diferentes de mis problemas. La gran pregunta no es si somos o no duplicados el uno del otro, sino si vamos en la misma dirección con un propósito común. Eso es lo que crea un equipo sumamente potente y una familia sumamente poderosa.

“Misma dirección, pero diferente fuerza”

Otra cosa que un equipo exitoso o una familia tiene es lo que yo llamo la misma dirección, pero la fuerza diferente. Lo que quiero decir por fuerza diferente es que para ser verdaderamente poderosos en nuestras vidas tenemos que juntarnos con una amalgama de todas nuestras fuerzas diferentes. Todo ser humano tiene fortalezas y debilidades. No todos somos perfectos. Estamos trabajando cada uno en nosotros mismos y todos tenemos fortalezas y debilidades.

La belleza de Lovin’ Life y la belleza de amar, criar y empoderar a los demás es entender que todos tenemos defectos, pero al mismo tiempo, todos tenemos cosas maravillosas con las que podemos contribuir a la mejora de la totalidad. El hecho de que no todos somos de Corea es una fortaleza. ¿Se imaginan si nuestra comunidad fuera de Corea debido a que nuestros Padres Verdaderos son coreanos? No sería fuerte. No tendríamos la fuerza de la diversidad.

Lo que hace que nuestra comunidad sea una comunidad vibrante y fuerte es que tenemos presencia internacional. Cada cultura, cada raza, cada tipo de trasfondo está representado. Tenemos que seguir así para honrar y celebrar nuestras diferencias, dándonos cuenta de que Dios nos ha dado nuestras diferencias de manera tal que podamos tener diferentes puntos fuertes. Para ello, demos gracias a Dios. Si sólo tuviéramos la misma fuerza, no podríamos ser tan poderosos o fuertes como movimiento.

Los puntos fuertes de las diferentes personas significa que somos más adecuados para diferentes funciones en nuestra comunidad: Heather Thalheimer, por ejemplo, está mejor equipado para lidiar con el Departamento de Educación, o por ejemplo, Felipe Schanker está mejor equipado para lidiar con el Departamento de Familias Bendecidas; Gullery Debby está mejor equipado para ser un maravilloso consejero, y Tom Walsh, está mejor equipado para trabajar por la Federación para la Paz Universal.

Todo el mundo en nuestra comunidad tiene su propia fuerza extraordinaria, así que cuando podemos traer nuestros puntos fuertes y trabajar juntos como un equipo es que hacemos a nuestro equipo mucho más fuerte, mucho mayor. Como ustedes saben, nuestros Padres Verdaderos han iniciado el Wongu Sports Festival, y todos los años estamos enviando más atletas. Así que, como Pastor Principal, tengo que pensar cada año acerca de cuáles serán los atletas voy a enviar. Pero, ¿pueden ustedes imaginar si estamos enviando un equipo de fútbol y en ese equipo todo el mundo es un arquero? Ese equipo no lo va a hacer muy bien que digamos. ¿O acaso todo el mundo juega a la ofensiva o a la defensiva? ¿Qué pasaría si todo el mundo sólo jugara a la defensiva? ¿Vamos a ser un proactivo o exitoso equipo de fútbol?

Una de las razones por las que un equipo de fútbol llega a ser poderoso es porque tiene un buen arquero. Usted tiene a alguien cuya fuerza está custodiando el arco. Pero también hay jugadores ofensivos que son buenos en jugar y hacer que las jugadas sucedan. Y también hay jugadores defensivos que son buenos protegiendo a su arquero. Estos son los diferentes puntos fuertes. No son lo mismo. Pero cuando se juntan es cuando sucede la magia.

Todos ustedes del campamento Lovin’ Life que están sentados aquí se van a dar cuenta: “Yo soy mejor en algo que mis hermanos y hermanas. Mi hermana podría ser mejor en algo que yo, pero en lugar de pensar “yo no soy lo suficientemente bueno”, o “Esa persona se lleva toda la bendición,” o “¿Cómo es que no soy bueno en eso?” lo importante de la vida es que Dios nos hizo a todos tan especiales como a esa persona sentada a mi lado. Todos somos seres divinos con un talento audaz, una promesa brillante, y un plan maravilloso”

Es nuestro trabajo como padres ayudarles a encontrar sus pasiones y sus talentos, y es nuestro trabajo como una comunidad ayudar a capacitarlos para que ustedes sepan que pueden ser lo mejor que pueden ser. Pero ustedes sentados aquí en la parte delantera, deberían celebrar el hecho de que son diferentes unos de otros, y darse cuenta de que tal vez son buenos en algo que tal vez el otro pueda no serlo, y viniendo y trabajando juntos podemos crear un equipo genial o una familia increíble.

Cuando me tomo el tiempo para mirar a mis hijos, me doy cuenta de que los cinco son maravillosamente diferentes. Es como si cinco naciones se uniesen, o cinco equipos de fútbol diferentes que se unen. Son todos muy diferentes. Todos ellos tienen sus puntos fuertes y sus debilidades. Pero también me doy cuenta, de que al igual que un rompecabezas hermoso, aunque por separado son tan diferentes, cuando pueden trabajar juntos crean una bella imagen.

Creo que eso es lo que nuestro Padre Celestial quiere ver: la celebración de nuestras diferencias, nuestra diversidad, a sabiendas de que nuestra fuerza viene de la unión con nuestros Padres Verdaderos, y trayendo todas nuestras diferencias, unidos bajo nuestros Padres Verdaderos y nuestro Padre Celestial. Estamos con el deseo de recorrer el mismo camino, a no ser duplicados o copias de carbón unos de otros, sino encontrando lo que nuestro llamado en la vida y siendo lo suficientemente valientes como para vivir, no sólo para hablar de ello, sino para vivir y adueñarnos de nuestros destinos, que están allí para nosotros.

Unidad como las Big Mac y las papas fritas

Y eso me recuerda algo que a menudo pienso. Dios bendiga a mi hermano mayor, Hyo Jin oppa, quien fundó el Maniatan Center, aquí donde ustedes están sentados. Mi hermano mayor tenía un carácter casi más grande que la vida misma. Era muy amante de la diversión, muy fuerte, muy masculino, y él estuvo muy impulsado por la testosterona. Así que cuando mi padre lo puso a la cabeza de CARP, mi hermano mayor, previó lo que podría ser la mejor manera de educar a los jóvenes Unificacionistas. Es tan masculino, tan poderoso, y él estaba pasando por su etapa de crecimiento también, tratando de averiguar lo que quería hacer con su vida, buscando su identidad, ¿qué significa ser un verdadero hijo de Dios, ¿qué clase de líder quieren ser, ¿cómo quieren educar a los jóvenes Unificacionistas.

Cada líder tiene su propia idea de lo que podría ser la mejor manera de educar a los jóvenes Unificacionistas, y mi hermano mayor no fue la excepción. Él era tan masculino, era casi como si fuera el jefe. Cuando un jefe entra en la habitación, no sólo en su cabeza, sino todo su cuerpo tiene que saber que el jefe está en la ciudad. Así que independientemente de lo que está haciendo, si el jefe entra, te levantas, te inclinas, y te quedas así. Cuando yo iba y venía de mis estudios en la Universidad de Columbia, no sé cuántas veces me llevaron a East Garden, y alrededor de la piscina había un montón de hijos bendecidos, todos parados así (En el original no dice nada, pero entiendo que hace un gesto de alguien que presta mucha atención). Mi hermano podría estar hablando en medio de una tormenta, y todos estaríamos en pie observándolo de esta manera.

Entonces recuerdo muchas veces cuando mi hermano decía: “Todos vamos a comer algo. ¿Por qué no vienes?” La comida favorita de mi hermano mayor era la comida china, y él es uno de esos tipos de personas que definitivamente tiene favoritos. Podemos ir a los restaurantes más diferentes del planeta, pero, sin tener en cuenta dónde sea, él va a pedir lo mismo todo el tiempo. Nosotros vamos sabiendo que vamos a tener sobre la mesa una sopa caliente y amarga, porque esa es su sopa favorita. Vamos a tener arroz frito, por lo general pollo frito, y vamos a tener carne de color naranja. Así que cada vez que nos invitó a un restaurante, siempre era chino, porque esa era su comida favorita, y siempre iba a haber una sopa caliente y amarga, el pollo frito, arroz y carne de color naranja.

Pero un día mi hermano se me acercó y dijo: “In Jin, In Jin, todos vamos a salir a comer” Y yo le dije, “¿comida china? Acabo de comer comida china. A lo mejor me quedo” Él me dijo: “No, vamos a ir al McDonald” Yo pensé: “Bueno, eso es diferente. Algunas French fries y Big Macs de vez en cuando, eso es un cambio maravilloso” Le dije: “Bueno, voy a ir” Cerca de 20 jóvenes unificacionistas de segunda generación se unieron, por lo que eran como una caravana, un par de coches, y todos siguieron el jefe al McDonald.

El jefe estacionado, y todos estacionados a su alrededor. Todos salimos, y el jefe salió del coche y todos lo seguimos así. Básicamente, nos hicimos cargo de ese pobre McDonald. En ese momento, cuando tuvimos ese seminario para unificacionistas de segunda generación, eran casi todos niños asiáticos debido a que los jóvenes unificacionistas estadounidense eran aún muy jóvenes, por lo que parecía una invasión asiática tomando las instalaciones del McDonalds. Todo el mundo estaba mirando: “¿Qué está pasando? ¿Quiénes son estas personas?”

Mi hermano me dijo: “Bueno, ¿quién quiere comer?” Así que todos levantaron la mano. Él tenía un joven de segunda generación que estaba actuando como su mano derecha, y le dijo: “Bueno, ve y ordena 20 cuartos de libra con queso. Papas fritas grandes, y Coca Cola grande”. Eso fue todo. Había 20 personas, ¿entienden? pero la comprensión de los unificacionistas de segunda generación en ese momento era: “Unidad. No diga nada. Se come lo que se le da” Y sea si le gustaban lo que habían pedido o no, eso es lo que iban a comer. Si te gustaban las papas fritas grandes o no, eso es lo que ibas a comer.

Tal vez usted no se puede beber Coca Cola, pero eso es lo que iba a conseguir. Yo le dije: “Realmente no quiero beber Coca Cola” Le dije: “¿Está bien si pido un filet de pescado, porque ya comí comida china?” Y yo nunca podré olvidar ese día debido a que estos unificacionistas de segunda generación que estaban sentados a la espera de su cuarto de libra con papas a la francesa dijeron: “¿qué” Ellos me miraron y luego miraron a mi hermano y luego me miraron a mi. Y ellos me miraban como dciiendo: “¡Santo cielo! Va a ser decapitada” Y ¿adivinen qué? El jefe me decapitó. El jefe me dio una conferencia sobre la unidad y todas esas cosas.

Casi tuve una experiencia fuera del cuerpo, porque yo estaba pensando: “Bueno, estoy siendo decapitada aquí mismo, sentada en McDonalds, porque quería filete de pescado, no un cuarto de libra con queso” Y yo le estaba pidiendo a Dios: “¿Es esto de lo que la unidad se trata? ¿De verdad todos tienen que ser duplicados el uno del otro? No todos tenemos que ser lo mismo. Porque si ese es el caso, no estoy segura si quiero pertenecer a este movimiento” Esta fue mi sincera opinión. Pero yo era una hermana más joven, así que sólo lo escuchaba con respeto. Pero yo dije: “Bueno, está bien, yo realmente no tengo que comer” Cuando ese episodio terminó no me sentía bien. Pero ese ejemplo se ha quedado conmigo a lo largo de los años.

“Unidad significa unirse de Corazón”

En nuestro esfuerzo por ser una familia unida y una comunidad unificada, hay una especie de presión para ser iguales, siempre vestirnos igual. Creo que ustedes, muchachos, se ven muy bien en camisas rojas, por cierto. Es maravilloso tener un sentimiento de solidaridad, pero imaginen que no se trata sólo de la camisa roja. Imagínense si ustedes tuvieran el mismo aspecto, si hablaran de la misma forma, si les gustaran las mismas cosas. Tal vez a algunos de ustedes les gusta Nine Inch Nails, pero tal vez a algunos de ustedes les gusta Beyoncé, tal vez a algunos de ustedes les gusta Mariah Carey. Tal vez a algunos de ustedes les gusta Jack White. A las personas les gustan cosas diferentes. A menudo nos gustan las cosas diferentes porque es una expresión única de lo que somos.

La unidad no significa que todos somos un recorte de papel el uno del otro, como hojas de cartón. Unidad significa unirse de corazón. Papá y mamá vienen a enseñar y compartir las noticias de última hora. Se insta a todos a unirse a nuestro Padre Celestial y a nuestros Padres Verdaderos, y a trabajar juntos, pero no estamos pidiéndoles a todos que seamos recortes de carbón de nuestros Padres Verdaderos. Sí, ellos son un símbolo, son dos personas a las que debemos adoptar como nuestros guías, pero tenemos que celebrar nuestra propia singularidad.

Usted puede contribuir con algo al movimiento que tal vez el Padre y la Madre no tienen tiempo para hacer, porque usted es diferente, porque usted es único, porque usted es esa obra asombrosa de nuestro Padre Celestial. Esto no es diferente de mi crecimiento en esta iglesia, en el que todo fue al unísono. Todo era al unísono, la oración, el canto, desde el momento en que me despertaba hasta el momento en que me quedaba dormida, y me he preguntado a menudo, ¿se me permitirá cantar algo diferente? ¿Siempre tengo que cantar las 30 canciones sagradas que ya me sé de memoria? ¿Puedo alabar a Dios cantando algo diferente? ¿Puede una canción nueva convertirse en una canción sagrada?

Cuando escuchamos música, nos damos cuenta de que la constancia y la variedad pueden hacer música hermosa. Un piano, por ejemplo, tiene un cierto número de teclas, pero cuando tocas la misma nota todo el tiempo, puede tener un cierto tipo de belleza rítmica. Tal vez es la meditación, tal vez a la gente le gusta escuchar una cierta nota. Pero si escuchas la misma nota lo suficiente, vas a sentir como si fuera una tortura china, como una gota de agua que poco a poco te está matando.

La música es más bellamente rica cuando no es sólo una nota la que se está tocando. Hay una tremenda fuerza en la oración al unísono. Es maravilloso. Usted puede sentir la energía y la inspiración de todo el mundo diciendo y cantando la misma cosa. Es maravilloso. Pero a veces la fuerza no se puede equiparar a la hermosura. A veces tenemos que escuchar un poco de armonía.

¿Y cómo es creada la armonía? La armonía no se genera al tocar las mismas notas. La armonía es creada tocando diferentes notas juntas al mismo tiempo. En la música es la armonía la que le da profundidad y capacidad de expansión, la sensación de que todo lo abarca, como el Coro del Tabernáculo Mormón. Es tan majestuoso y lo abarca todo porque está expresando todo el poder de la armonía, de las diferentes personas que cantan diferentes partes y llegan juntos como ese coro magistral. Está todo el mundo cantando notas diferentes al mismo tiempo lo que produce una armonía exquisita.

Lo unísono es fortaleza, pero no podemos depender nuestro movimiento sólo en la fuerza. Necesitamos armonía. Necesitamos la belleza de ser capaces de ser expansivos, pudiendo celebrar nuestras diferencias y, sin embargo trabajar juntos. Tenemos que ser como un hermoso coro, cada uno de nosotros cantando diferentes partes, notas diferentes, pero que nuestro canto juntos se convierta en la experiencia humana suprema, o la experiencia divina a través de la cual podemos compartir las noticias de última hora con el resto del mundo.

Cuando pienso en cada uno de nosotros teniendo el propósito en común de tener la oportunidad de crear familias ideales, me doy cuenta de que tenemos que asegurarnos que nuestro esfuerzo para lograr el objetivo no sucumba a nuestra propia arrogancia al pensar que somos mejores que otros. Tenemos que abrirnos para que Dios obre por medio nuestro. Tenemos que abrirnos a los demás para a trabajar juntos. Nosotros, como padres, tenemos que abrirnos a nuestros hijos. Podemos crecer y aprender a través de nuestros hijos. Y nosotros, como los niños, tenemos que abrirnos y ampliarnos para que nuestros padres puedan trabajar a través nuestro.

Padres y niños que enfrentan la misma dirección

Eso me recuerda una historia que escuché de un hombre joven que había tenido un momento dolorosamente difícil con su padre. Los dos querían llevar a cabo la misma cosa, querían ser los mejores Unificacionistas, pero tenían diferentes ideas acerca de cómo lograrlo. El padre era muy firme: “!Escúchame!” Y el hijo era muy porfiado. Tal vez el hijo era un rebelde con causa, con ganas de hacer algo diferente, queriendo lo mejor para expresarse como unificacionista de una manera diferente. Así que ellos estuvieron chocando sus cabezas durante mucho tiempo.

Una tarde, antes de que el hijo se fuera al extranjero para su trabajo de misionero, el padre y el hijo se reunieron y tuvieron una fusión de corazones. El padre pudo decirle a su hijo palabras que nunca había dicho antes: “Estoy muy orgulloso de ti. Estoy orgulloso de que estés dando este gran paso. Vas ir al ministerio; vas a servir al mundo, vas a trabajar en ti mismo. Y estoy inmensamente orgulloso de que hayas salido tan bueno”

Y parece que escuchar al padre pronunciar estas palabras derritió el corazón del hijo, así que el hijo le dijo: “¿Sabes, papá?, desde hace mucho tiempo he querido rebelarme contra todo. Usted simboliza todo aquello contra lo que quería rebelarse. Pero me di cuenta al final del día que usted y yo, a pesar de que somos personas diferentes, no duplicados, queremos las mismas cosas en la vida. Estamos frente a la misma dirección. Gracias a Dios somos diferentes, pero estamos enfocados y mirando hacia la misma dirección”

Y el hijo dijo algo que liberó el corazón del padre. Él le dijo: “¿Sabes, papá?, te he juzgado muchas veces, y tan a menudo no te he perdonado por las dificultades que he sentido que he tenido que enfrentar en mi vida contigo. Pero me he dado cuenta, a medida que crecí, que eras un padre mejor para mí de lo que tu padre fue para ti, y por eso estoy inmensamente agradecido”

El niño se dio cuenta de que a pesar de las deficiencias, su padre había vivido toda su vida tratando de mejorar el mundo en el que su hijo o sus hijos vivían. El padre podría no ser perfecto, y ¿sabes qué? tus padres no van a ser perfectos a tus ojos. Pero hay que entender que ustedes están aquí porque sus padres tuvieron el coraje de soñar con un mundo del que ellos tuvieron.

Como dice Oscar Wilde, es el soñador el que se atreve a ver el amanecer antes que el mundo se despierta. Nuestros padres son a menudo los que se atrevieron a ver el amanecer. Ellos ven de lo que su hijo puede ser capaz incluso antes de que ustedes se den cuenta, y por lo tanto, son perseguidos y juzgados.

Oscar Wilde también dijo otra cosa. Él dijo que ustedes pueden estar seguros de una cosa. Partimos de amar a nuestros padres, entonces terminamos juzgando el llamado de atención de ellos, y nunca los perdonamos por sus supuestas atrocidades. Pero nos damos cuenta a medida que envejecemos que ellos han intentado todo lo posible para ser buenos padres para nosotros. Lo mismo sucede con nosotros hoy en día, independientemente de lo que ocurre en la familia, todos tenemos que darnos cuenta de que tal vez nuestros padres están haciendo un mejor trabajo que sus propios padres pudieron haber hecho.

Nuestros padres pueden no ser perfectos, pero al menos estamos en la misma dirección. Estamos viendo hacia el logro del propósito común. Somos diferentes, pero estamos ante el mismo camino. Por lo tanto, es de suma importancia a medida que avanzamos en nuestro movimiento, mirando hacia el próximo milenio, que aprendamos a ser agradecidos por esta generación que vinieron antes de nosotros, porque sin ellos ninguno de nosotros estaría aquí. De todos los maravillosos amigos que conocieron en el campamento, ninguno de ellos estaría aquí sin nuestros Padres Verdaderos, y los Padres Verdaderos no estarían aquí sin Dios.

Así que tenemos que tener un profundo sentimiento de gratitud por los sacrificios que se han hecho, pero al mismo tiempo, tenemos que darnos cuenta que ahora este es nuestro tiempo. Este es nuestro tiempo para ser los rebeldes con causa, para atrevernos a ser diferentes, ser valientes, y eso me encanta. El mundo nos enseña que el dinero, el poder y el conocimiento son las cosas más importantes, pero tenemos que decirle al mundo que los Padres Verdaderos y el Dios Verdadero nos enseñan que lo más importante es el amor verdadero. Lo más importante es saber cómo amar y ser amados de la forma más bella y armoniosa. De eso se trata lo que estamos haciendo aquí.

“Gracias a Dios, todos somos diferentes”

Así que tenemos que liberar a nuestros padres, pero los padres al mismo tiempo también debemos ser conscientes del hecho de que tal vez podamos aprender algunas grandes lecciones de nuestros hijos, y así crecer juntos. Y eso me lleva a Isaías 40:31, que dice: “Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas”.

¿Cómo renovar nuestra fuerza? Renovamos nuestra fuerza dándonos cuenta de que, como comunidad internacional, debemos celebrar las diferencias y la diversidad dentro de nuestra comunidad, y cuando combinamos nuestras diferencias en la unidad de nuestros Padres Verdaderos nos convertimos en la fuerza inmensamente poderosa del amor verdadero. Si podemos renovar nuestra fuerza, la cual se produce por las diferentes personas que se reúnen en la unidad en el espíritu del verdadero amor, entonces, como la Biblia continúa diciendo, “volarán como las águilas”

Las águilas aprender inicialmente a volar y luego intentan mejorar a través del ensayo y el error, de la observación del vuelo de sus padres, brincando en el nido, mientras que agitan sus alas, saltando y agitando sus alas para llegar a la piedra más cercana, y poco a poco ampliando su distancia. Sus alas se realizan un gran esfuerzo, pero necesitan aprender de sus padres. Para nosotros, que volamos juntos, nos saldrán alas como las águilas cuando estemos apuntando en la misma dirección. Nosotros “correremos y no nos cansaremos” nosotros “caminaremos y no nos cansaremos” lo que significa que remontaremos vuelo. Haremos todo sin estar cansados, porque contaremos con la colaboración y el compromiso de cada uno de los miembros de nuestra familia, los diferentes miembros del equipo trabajan juntos para lograr un propósito común.

De esta manera, caminamos en la misma dirección. Crecemos juntos, nos reímos juntos, lloramos juntos, aprendemos unos de otros, nos damos poder unos a otros, y continuamos el buen trabajo de unirnos con nuestros Padres Verdaderos, ya que sin duda son la esperanza de la humanidad.

Cuando se fijan en la Verdadera Familia, mucha gente dice, “Wow, los miembros de la Verdadera Familia son tan diferentes el uno del otro” Yo digo: “Gracias a Dios, todos somos diferentes” Sí, todos somos diferentes, pero cuando podemos unirnos con nuestras fuerzas, allí es cuando se crea un equipo excepcional. Y porque tenemos un entrenador maravilloso en nuestros Padres Verdaderos, estamos aquí para ser victoriosos, estamos aquí para ganar. Vamos a jugar a algunos juegos realmente buenos en el campo. Vamos a ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

Si somos capaces de darle poder a los jóvenes para que se den cuenta de que este es su tiempo, este tiempo es su tiempo a ejercer su libertad de ser adultos responsables, jóvenes y adultos que puedan trabajar sobre sí mismos para convertirse en personas excelentes tanto interna como externamente, entonces el mundo será realmente como nuestra ostra.

Nuestros Padres Verdaderos siempre están orando por todos ustedes. Ellos saben que ustedes son increíbles, que son hermosos, que son divinos. Ellos saben que nosotros somos los hijos e hijas eternos de Dios. Así que cuando pensamos en el cuadro grande, vamos a pensar en cómo vamos a avanzar hacia ese cuadro grande, a darnos cuenta de que tenemos que ser nuestro propio agente de cambio, trabajando en nosotros mismos, y expresar y desarrollar la fuerza que Dios nos ha dado, o tal vez nuestras diferencias, que verdaderamente nos hace increíble cuando nos juntamos.

Si podemos hacer eso, entonces nuestra iglesia no sólo se tendrá en cuenta como una nueva y exitosa religión. Vamos a establecer una forma de vida para el próximo milenio, y la gente va a entender lo que significa amar la vida, disfrutar de la vida en la época del Asentamiento, cuando tenemos la oportunidad de hacer algo que Jesucristo hace 2.000 años no tuvo la oportunidad de hacer, que consiste en crear una familia ideal juntos.

Así que hermanos y hermanas, tienen una gran semana por delante. Por favor, celebremos nuestras diferencias. Por favor, celebremos nuestro propósito común. Por favor, celebremos nuestro deseo de mirar hacia la misma dirección, juntos y unidos bajo nuestros Padres Verdaderos y nuestro Padre Celestial. Que Dios los bendiga, y que tengan una gran semana.

 

Fuente

Traducción no oficial, solo para Unificacionistas:

Ricardo Gómez

Argentina

Ricardo Gómez      ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s