Reduciendo la velocidad para acelerar

Escribe desde los Estados Unidos

Rev. In Jin Moon

In Jin Moon
Rev. In Jin Moon

Rev. In Jin Moon, Junio 17 de 2012

Buenos días. Todo el mundo debe haber tenido algún desayuno esta mañana. Permítanme desearles un feliz Día del Padre a todos los padres en la audiencia.

Este día tiene un profundo significado para mí, porque mi viaje, en términos de mi relación con mi padre, ha sido largo y bendecido. Cuando me levanté hoy pensé en algunos de esos momentos especiales que he tenido con mi padre, y sé que muchos de ustedes en la audiencia han tenido momentos especiales con sus padres también.

Después de haber regresado de Japón para celebrar la Gala de Inicio con nuestros hijos, recordé una vez más lo impresionante que es nuestro movimiento. Me di cuenta de que, a pesar de todos esos años en el desierto, cuando hemos sufrido, llorado y derramado nuestra sangre, sudor y lágrimas juntos, algo hermoso ha salido de eso. Hermosos hijos salieron de ese período, y a través de ellos vemos la promesa de un futuro brillante.

Cuando vi sus caras bonitas en la gala y a algunos de ellos de nuevo en el show de esta mañana, me di cuenta que realmente tenemos mucho que esperar. Mientras seguimos en este camino de unirnos como una sola familia bajo Dios, una comunidad bajo Dios, apoyándonos, fomentándonos y potenciándonos mutuamente, no hay nada que no podamos cumplir.

Esta experiencia más reciente sostiene en mí un poderoso sentido de que siempre hay algo interesante a la vuelta de la esquina. Esa es la razón por la cual me encanta ser una mamá, porque cada día trae una nueva dulce sorpresa. La sorpresa puede ser buena o mala, o algo intermedio, pero será una sorpresa. Crecemos juntos al pasar por esas experiencias, y nos damos cuenta de que finalmente podamos comprender verdaderamente el corazón de Dios como un Padre cuando llegamos a experimentar la vida junto con nuestras familias.

Honrando a la primera generación como Héroes

Acabo de regresar de Japón, donde, como la nación madre que ha llevado el peso de la responsabilidad financiera para la providencia, me di cuenta de que tantos hermanos y hermanas en Japón están cansados y agobiados con tanta responsabilidad y tanta expectativa puesta sobre ellos. A través de la serie de conciertos de los jóvenes, he querido poner de relieve lo que es verdaderamente hermoso en nuestras familias japonesas a pesar de su vida de sufrimiento, las penurias, la negación, y la miseria: que de alguna manera han logrado dar a luz y criado a estos hermosos niños que encarnan la promesa de la fortuna extrema en el futuro para nuestro movimiento.

Estos niños son preciosos, y cada uno es una obra única y diferente de Dios. Cuando los vemos actuar en un coro tan magnífico como el que vimos aquí hoy, nos damos cuenta de que aprovechar el espíritu es algo profundo, movilizador y hermoso que nos inspira a todos a querer ser mejores. Así que sentí que la belleza de los niños japoneses es el regalo más grande, como un maravilloso recordatorio de por qué hacemos lo que hacemos. ¿Por qué seguimos recorriendo el camino? ¿Por qué razón siguen luchando para superar las dificultades y crecer juntos como una familia? Lo hacemos porque tenemos algo que vale la pena, algo en lo que vale la pena invertir: Se trata de nuestro futuro, el futuro de Japón.

Esta vez, cuando fui allí, después de haber tenido una historia de 12 años de funcionamiento de estos conciertos de jóvenes para la paz mundial, quería compartir lo que hacemos aquí, en Lovin’ Life y compartir las noticias de última hora con nuestros hermanos y hermanas. Nuestros miembros en la nación Eva por un largo tiempo pensaron que tenían que estar en la posición de una madre sacrificada por el resto de sus vidas, por toda la eternidad. Las palabras indemnización y rehabilitación parecen ser las palabras más importantes en sus mentes. Por lo tanto, “Hacé lo que haya que hacer para indemnizar, restaurar y cumplir con la providencia” ha sido su lema. Este ha sido su mantra durante los últimos 40 a 50 años.

Pero a medida que salimos de la era del desierto y miramos hacia la Era del Asentamiento, tenemos que empezar a pensar en la construcción de familias ideales, comunidades y sociedades de las que hemos estado hablando y enseñando a otras personas. Para ello, tenemos que tener un cambio en nuestra comprensión mental, nuestro punto de vista o nuestras opiniones de cómo debería ser la vida.

En Japón hemos compartido maravillosos clips de vídeo de nuestros preciosos hijos de los Estados Unidos energizados, entusiastas e inspirados por su fe, sintiéndose orgullosos de ser Unificacionistas, y teniendo sueños y metas, viendo la vida como una oportunidad para dejar algo hermoso detrás. Cuando estos miembros japoneses cansados vieron las fotos o los clips de vídeo de nuestros hijos, que estaban tan inspirados, se dieron cuenta: “Sí, hemos sufrido, pero,” como yo les animó a pensar “nuestro sufrimiento no ha sido en vano” Se dieron cuenta de que han sentado los cimientos del sótano de una hermosa casa que será construida.

Por lo tanto, la segunda generación, y las que vendrán después, necesitan estar inmensamente agradecidos a los de primera generación, quienes han pasado por una vida de sacrificio y lograron algo sin precedentes en el contexto de la historia. A diferencia de los discípulos de Jesucristo hace 2.000 años, que lo dejaron abandonado y crucificado en la cruz, ninguno de ustedes, ninguno de nuestros hermanos de primera generación, hermanos y hermanas que todavía caminan el camino con nuestros Padres Verdaderos, los han dejado o abandonado. Estos hermanos y hermanas de la primera generación han llevado a cabo la ingente tarea de proteger al Mesías y a los Padres Verdaderos. Sobre esa base, podemos compartir las noticias de última hora con el resto del mundo hoy en día, junto con nuestros Padres Verdaderos, salimos de la Era de la Vida Silvestre y esperamos la Era del Asentamiento.

Esa transición se puede hacer debido a la base establecida por la primera generación. Por lo tanto, tenemos que honrarlos como los grandes héroes que son, ya que lograron algo que los discípulos de Jesús no pudieron hacer hace 2.000 años.


Reducir la velocidad y amar la vida

Sin embargo, no sólo debemos ponernos de pie y darnos una palmadita en la espalda a nosotros mismos por haber hecho algo increíble. Tenemos que movernos. Tenemos que seguir adelante. Tenemos que seguir trabajando en la transición para sostener la promesa de la Era del Asentamiento. A medida que hacemos esta gran obra, hay que recordar que en los tiempos del desierto todo estaba orientado a la misión, todo fue muy rápido, casi como un relámpago. Entrás a la misión; salís; hacés un evento y salís, pasás al siguiente y así. Era una misión tras otra. No tuvimos tiempo para establecernos. No tuvimos tiempo de formar una familia. No teníamos tiempo para pensar acerca de nosotros mismos.

Pero en este momento del Asentamiento, en realidad estamos preparando una cosecha. Nuestros hijos son como las semillas que germinan y crecen para producir hermosas flores y frutas deliciosas. Pero cualquiera que haya plantado algunas semillas o haya hecho un poco de jardinería, se dará cuenta que no importa cuánto o qué tan rápido queremos que las semillas germinen, el brote tiene su propio tiempo. Con el fin de obtener una buena cosecha, debe venir el otoño, tenemos que ir a través de los ciclos estacionales, incluyendo los meses de invierno como preparación para la primavera, cuando plantamos las semillas y ver, a continuación, las plantas crecer durante todo el verano. Nos damos cuenta de que hay un tiempo y lugar para las cosas.

Con el fin de recoger la cosecha, tenemos que reducir la velocidad. No podemos ser relámpagos como si estuviéramos en los tiempos de la Vida Silvestre. Tenemos que reducir la velocidad. A fin de avanzar más rápidamente en términos de la providencia, en esencia, tenemos que hacer lo contrario: tenemos que reducir la velocidad. Tenemos que empezar a apreciar la vida. Tenemos que empezar a echar raíces. Tenemos que empezar a construir familias. Tenemos que empezar a apreciar el tiempo que nos damos unos a otros.

La vida es mucho más que un trabajo orientado a la misión. En lugar de lo que pensamos, y lo que los hermanos y hermanas japoneses pensaban, que una vida significativa y valiosa iba a ser una vida de indemnización, restauración y sufrimiento, lo que necesitamos en la Era del Asentamiento es sustancializar las noticias de última hora. Y sólo podemos hacerlo de una manera saludable, próspera y exitosa si realmente empezamos a amar la vida.

Tenemos que volver a pensar todo lo que creíamos que una vida significativa y valiosa debía ser, o tal vez tenemos que volver a pensar en todas las cosas que damos por sentadas. Tenemos que remarcarlas. Tenemos que volver a educarnos para entender que este es un momento diferente.

La Clave de la velocidad es la relajación

Tuve la gran fortuna de poder felicitar a todos los graduados que nos acompañaron en la Gala de Graduación. Hablé con ellos acerca de cómo, a medida que hacemos la transición desde el momento de la Vida Silvestre al momento del Asentamiento, la pregunta que tenemos que estar preguntándonos como jóvenes y como graduados es la gran pregunta que a menudo me hago a mi misma. Tenemos que preguntarnos a nosotros mismos durante la transición, el progreso y seguir adelante: “¿Está el mundo cambiándonos, o somos nosotros los que cambiamos al mundo?”

Una cosa que reconozco por ser la madre de niños prodigios, es que cuando se trata de perfeccionar su arte, por ejemplo, cuando yo estaba practicando con mis hijos para sus competiciones de piano, la clave para que toquen más rápido no es tensarlos. No se trata de ser más rígidos, no es llegar a estar tan intensificados que no estén relajados. El secreto para que toquen más rápido o para que sean más naturales en el piano y ser más capaces de tocar los arpegios fantásticos a la velocidad de la luz es relajarse.

El centro y el núcleo necesitan ser absolutamente claros. Ustedes ya se han condicionado a ustedes mismos a través de la práctica de cómo van a tocar. Pero para ser verdaderamente el artista maestro que expresa el lenguaje divino de una manera hermosa, todos los miembros, los codos, las muñecas y los dedos tienen que estar sumamente relajados. Cuando tocan la mano de un pianista mientras está reproduciendo arpegios o escalas a la velocidad de la luz, se dan cuenta que es sorprendentemente fluido. Está muy, muy relajado.

A medida que avanzamos hacia la Era del Establecimiento, toda la rigidez o esa mentalidad de ejército, en el que todo es tan controlado, intenso y concentrado, tiene que dar paso a una forma más natural, más lenta, o más relajada de vida, para que, cuando sea necesario, podamos avanzar aún más rápido, al igual que la forma en que se mueven en el piano.

Y no es diferente para un piloto de carreras. Uno de mis amigos que es un famoso piloto de carreras me dijo: “A mayor velocidad, más debes sentarte en tu asiento, más el cuerpo tiene que estar relajado. Por supuesto, su cerebro y sus facultades mentales están al borde. Debes estar centrado, alerta y mirando a todas partes, pero el propio cuerpo está relajado y muy fluido con el fin de dar cabida a la alta velocidad”

No tenemos miedo de divertirnos

En nuestro movimiento, creo que una gran cantidad de personas que han sido utilizadas para una muy controladaza relación de obediencia no saben qué hacer con esta mentalidad Lovin’ Life, en la que todo parece demasiado relajado y cómodo. “¿Qué? ¿No vamos a separar más a los niños y a las niñas? Peor que eso, ¿en realidad estamos alentándolos a tener relaciones sanas?” “¿Qué? ¿Ustedes no están diciéndoles a los chicos acerca de la regla de los tres pies de distancia? ¿Que un niño y una niña no pueden estar dentro de los tres pies el uno del otro?” (Aquí hace referencia a la distancia que algunos miembros mayores insistían que debían separa a un chico de una chica. Tres pies son casi un metro) “¿Qué? ¿Están creando marcos de la pista de baile de salón? ¿Ellos en realidad se están tocando?” “¡Oh Dios mío, ¿qué le está pasando al mundo?”

“¿Qué le está pasando a nuestra iglesia? Está tan relajada. ¿Qué pasó con esa clara relación del tipo de obedecer a un eje central? Todo parece demasiado natural. La fe no se supone que es natural. Ser un hijo y una hija divina de Dios no se supone que es natural, se supone que uno debe ser miserable. Se supone que es una vida de sufrimiento. ¿Qué diablos está pasando en Lovin’ Life?”

Pero si no podemos ser naturales y relajados en lo que creemos, si no podemos ser Unificacionistas confiados, relajados, que están inspirados contagiosamente, entonces, el testimonio natural del que he hablado a menudo no puede llevarse a cabo. Después de haber sido profesora durante muchos años, sé que la manera más efectiva de enseñar es cuando los estudiantes se sienten como si estuvieran en un entorno natural.

Cuando ustedes están tratando de meterles algo en la garganta, cuando están tratando constantemente de aplicarles capas con datos y cifras, nada avanza. Sin embargo, cuando ustedes comiencen a decirles una historia que tiene datos, cifras e información, ellos serán todo oídos, y empezarán a escuchar. En el contexto de escuchar una buena historia, ellos retienen más de los hechos y las cifras que cuando tratamos de enseñarles.

Me di cuenta que con el fin de llamar su atención, tienen que ser interactivos, tienen que ser emocionantes, y tienen que ser divertidos. El aprendizaje debe ser divertido, así que en Lovin’ Life no tenemos miedo de divertirnos. Miren a estos chicos. Están teniendo un gran momento, pero también están trabajando duro; y miren lo maravillosos que son. Ellos trabajan duro, pero también juegan duro y se mantienen en el camino. Y antes de que se dieran cuenta, se dieron vuelta y dijeron: “Oh, Dios mío, ganamos la medalla de oro en el concurso de coros” “Oh, Dios mío, yo sé lo que quiero hacer con mi vida” “Oh, Dios mío, En realidad no he pensado mucho sobre mis pasiones, pero ahora sí. Ahora tengo un objetivo claro y un enfoque claro”

Nuestros hijos están mejor posicionados que nosotros, los padres, en cuanto a saber lo que quieren, y saber que no es necesario preguntarse: “¿Es el mundo el que nos va a cambiar o estamos nosotros cambiando el mundo?” Ellos saben la respuesta. “Vamos a cambiar el mundo, vamos a ser agentes de cambio”.

Lo opuesto al amor es el egoísmo

En Japón me encontré con un montón de hijos bendecidos, quienes están muy agobiados por el peso de los sufrimientos de la primera generación. Ellos ven a sus padres, que han dejado todo por el bien de la providencia. Aquí en los Estados Unidos tenemos una comprensión de que el diezmo es del 10 por ciento y un porcentaje más alto si es que usted se lo puede permitir, pero en Japón han estado diezmando al 120, incluso 200 por ciento. Y los niños que vienen por la escalera observando a sus padres, literalmente se marchitan viviendo esta vida miserable, básicamente están diciendo: “No, no quiero esto. No quiero ser parte de esta comunidad”

Como suelen decir, no se están dando cuenta que lo que vieron fue la época de la Vida Silvestre, y ahora mismo estamos en la fase de transición de dar la vuelta a la esquina y mirando hacia el advenimiento de la Era del Asentamiento. Es durante este tiempo de transición que hemos perdido una gran cantidad de hijos bendecidos porque estábamos muy orientados en la misión, y tan enfocados en lo que había que lograr que no nos tomamos el tiempo para echar raíces y pensar en cómo vamos a prepararnos para esta cosecha increíble. Nosotros no pensamos mucho en qué clase de padres íbamos a ser: ¿Cómo íbamos a criar a nuestros hijos y prepararlos de manera que no fueran cambiados por el mundo, sino que fueran ellos el cambio en el mundo? No hemos pensado mucho al respecto.

Así que una gran parte de la segunda generación en Japón, y también aquí en Corea y América, han luchado con un sentimiento del tipo: “Este es un mundo que he llegado a odiar” Oigo todo el tiempo de muchos de los jóvenes, “Odio mi vida”. “yo no amo mi vida, no me gusta mi vida” “No amo al mundo, odio al mundo” “Mi vida no ha sido buena para mí. El mundo no ha sido bueno para mí. El mundo ha sido terriblemente cruel y desagradable. El mundo es terriblemente feo. No es hermoso. Odio al mundo”

Sin embargo, en nuestra comunidad con su filosofía principal de “vivir por el bien de los demás” se supone que debemos amar a los demás, se supone que debemos amar la vida y estar en servicio a los demás. Si nuestros jóvenes no se centran en el amor al mundo, sino en la reivindicación o la articulación de su odio por el mundo, como comunidad tenemos la necesidad de ayudar y atraerlos para salir de esta manera de ver el mundo.

Un montón de gente, creo yo, piensa en la palabra odio como lo contrario del amor. Pero si usted realmente piensa en esto, el odio no es lo contrario del amor. Lo opuesto al amor es el egoísmo. Cuando odias algo, estás odiando algo, pero realmente odiar se trata de usted. “El mundo es injusto para mí” “El mundo es cruel conmigo” “El mundo no es bello, es feo para mí” “El mundo es cruel para mí” Cuando odiamos a todo el mundo, básicamente estamos diciendo: “no somos nosotros los que vamos a cambiar el mundo, sino que es el mundo el que nos cambiará a nosotros. Es el mundo el que está haciendo que lo odiemos. Es el mundo el que nos hizo ser egoístas”

Pero si vamos a vivir una vida de altruismo, vivir por el bien de los demás, tenemos que empezar con nosotros mismos. Es muy difícil amar a otro ser humano si no se aman a ustedes mismos. Si se dedican a cuidar de ustedes mismos por lo que están viviendo y prosperando, y al hacerlo viven sus vidas con gratitud, entonces ustedes pueden estar muy inspirados para ayudar a otras personas.

Vemos que, cuando los jóvenes sienten como si el mundo no los entendiese, y por lo tanto, ellos van a odiarlo, en esencia lo que están haciendo es practicar el egoísmo en sus vidas. No están pensando: “Tengo que ser el cambio. Tengo que ser el agente de cambio, por lo que, independientemente de cómo sea mi vida, hermosa o no, realmente depende de mí. Puedo llegar a ser ese secreto ingrediente de amor que cambia el mundo”

“Degging”

Para estos jóvenes que están en plena agonía, en el proceso de odiar al mundo, odiando mi vida, odiando a mi familia, es todo acerca de mí, soy yo, y yo. Ellos están pasando por lo que yo llamo “degging” (Palabra sin traducción, usada por In Jin Moon para describir el proceso por el que atraviesa un joven cuando termina odiando al mundo) Permítanme explicar qué quiero decir con “degging”. Hay un par de cosas que los niños hacen cuando sienten que odian el mundo.

Número Uno: ellos pueden desilusionarse mucho de todo lo que les rodea. Se desilusionan de sí mismos, su familia, sus amigos, su mundo, su escuela, y todo eso. Todo está mal. Todo lo que hay es la inundación de las mentes de estas personas, los mundos de estas personas, y se están ahogando en la desilusión porque no tienen un foco. En realidad, no es claro en cuanto a por qué están a menudo deprimidos o desilusionados. Es una amalgama de muchos factores. A menudo no pueden determinar exactamente qué es lo que les está afectando, pero sin embargo, están a menudo ocupados odiando al mundo, o el ejercicio de lo que yo llamo el egoísmo de los desilusionados.

Número Dos: se ve en los niños que odian al mundo que eso es una vía de escape. Una gran cantidad de hombres y mujeres jóvenes escapan a un mundo de fantasía, un mundo virtual. Al jugar a estos juegos de vídeo a menudo se pueden crear su propia identidad, su propia realidad, por lo que de repente en vez de ser un desconocido o un X Y o Z uno, en un mar de gente, puede ser algún nuevo personaje impresionante. Y entonces, a diferencia del mundo real, donde se siente totalmente superado por todo en su vida, en estos mundos virtuales puede ser casi como Dios. Se crea todo. Usted controla todo. Te conviertes en el amo del universo.

Cuando los jóvenes están pasando por una adolescencia difícil, cuando son tan vulnerables a la inseguridad acerca de quiénes son y qué quieren ser, estos tipos de mundos virtuales crean un refugio seguro para muchos de los jóvenes, porque es un mundo que se puede controlar, como amos del universo. Una gran cantidad de jóvenes no sólo se escapan en las realidades virtuales, muchas veces se escapan de lo que consideramos la vida espiritual.

Este mundo de la vida cotidiana en la que vivimos puede ser tan feo, cruel e injusto que es horrible, pero el otro mundo, o el mundo espiritual, parece como un mundo de paz, donde todo es bello, donde las cosas no son feas, donde siente que pueden controlar sus vidas, porque es un mundo perfecto que nos está esperando.

Una gran cantidad de jóvenes tienen esta constante tentación de escaparse de sus realidades hacia el mundo virtual o el reino espiritual. Así nosotros, siendo un movimiento que enfatiza la importancia del mundo espiritual, no tenemos que olvidar también en hacer hincapié en la importancia del mundo físico haciendo el trabajo que hay que hacer en el mundo físico, porque a veces el mundo de los espíritus es muy atractivo. “¿Por qué esperar?” “¿Por qué sufrir?” “¿Por qué luchar?” “¿Por qué simplemente no acabas de salir?” “¿Por qué no tomar mi propia vida, ser mi propio dueño del universo y escapar a otro mundo?” Esto puede ser una tentación constante.

Los jóvenes están tratando no sólo con la desilusión y el deseo de escapar, sino también a menudo se trata de una necesidad urgente de firmeza en sus vidas. Ellos quieren una solución, quieren una respuesta, y sentir que están siendo responsables, sólo pueden decidir, número tres, darse por vencidos. Pueden decidir que no quieren seguir más.

La naturaleza del Padre Verdadero

Sin embargo, podemos tener una cierta perspectiva cuando nos fijamos en la vida de nuestro Padre Verdadero, ya que hoy es el Día del Padre, y nos preguntamos “¿Qué estaba pensando el Padre cuando se hizo la pregunta:” ¿Es el mundo el que está cambiándote a ti, a mi, a nosotros, o es que somos usted, yo o nosotros los que vamos a cambiar el mundo?” Cuando nos fijamos en la vida de nuestro Padre Verdadero, que ha sufrido una extrema, severa persecución, increíblemente difícil, seis veces lo encarcelaron, y donde hubo tantos malentendidos y tanta acusación, tenemos que reconocer que este es un hombre que podría legítimamente tener derecho a odiar al mundo, tendría una razón para no amar al mundo.

Estoy segura de que el Padre ha tenido sentimientos de desilusión y deseos de escaparse de vez en cuando. Todos lo hacemos. Estoy segura de que puede haber querido darse por vencido. Después de todo, él es humano. La gran cosa acerca del Mesías siendo un ser humano y no una especie de súper extraterrestre que nunca experimenta estos sentimientos, es que cuando nos fijamos en el ejemplo de nuestro Padre Verdadero y nos damos cuenta de que, debido a que es un hombre, él puede sentir desilusión, él puede sentir deseos de escapar, y puede sentir el deseo de darse por vencido, pero no está desilusionado. No deja que la desilusión se apodere de él. Él sigue centralizado en lugar de estar desilusionado.

Pero, ¿qué hizo el Padre? En lugar de darse por vencido, se ríe. Se relaja. Respira tres veces. Se relaja y se prepara para hacer frente a la construcción de una familia ideal. Cuando usted mira el ejemplo del Padre, se ve que es un hombre que podría odiar al mundo, que podría vivir una vida de egoísmo extremo, diciendo: “Merezco sentirme de esta manera. Merezco ser negativo. Merezco criticar a todo el mundo a mi alrededor día tras día” Pero no lo hace. Él sigue absolutamente enfocado.

El Padre sigue comprometido con su forma natural y relajada. Él es un hombre natural. No importa si lo ponés adelante de un presidente o de una persona sin hogar. Él es el mismo de siempre. Él es natural. No hay nada artificial a su alrededor. Siempre se viste con su ropa de poliéster de la década del 70, lo que yo denomino estilo “Saturday Night Live” (Clásico programa humorístico de la TV americana, que lleva décadas al aire), las mismas camisas frente a los presidentes y a las personas sin hogar. Por supuesto, mi madre piensa que esto es horrible, y ella quiere que el Padre esté más a la moda. Pero él es un hombre a quien realmente no le importa lo que esté usando. Él es una persona natural, una persona relajada. Es por eso que todos lo amamos.

Si tuviera que preguntarle a la primera generación: “¿Por qué te uniste a esta iglesia? ¿Por qué fue mi padre un líder atractivo o incluso una figura paterna para vos?” Creo que muchos de ellos dirían que nunca imaginaron que podrían reír tanto en la iglesia, o incluso bromear o divertirse sobre el amor. Había todas esas historias acerca de cosas que el Padre Verdadero había dicho. Una de las cosas necesarias que tienen que hacer cuando están educando en el hogar a sus hijos es la educación sexual. Yo le dije al superintendente en Lexington, “Bueno, usted no tendrá que preocuparse por eso, porque en nuestra iglesia estamos muy abiertos. Comenzando con su abuelo (El Padre Verdadero), se habla abiertamente sobre estas cosas, así que los chicos están muy bien versados en estos asuntos. Usted no tiene que preocuparse por ello”

En ese sentido, somos una comunidad muy relajada. Es un tipo muy diferente de servicio al de una misa católica, ¿no? No estamos de pie cantando Ave María y teniendo que estar tan serios y tan graves. Una de las cosas sobre el Padre es que se está riendo todo el tiempo, él está cantando todo el tiempo, y ahora se puso a bailar todo el tiempo. Así que incluso con sólo mirar al hombre: “¡Vaya!, se ríe, baila, canta” ¿No es eso lo que hacemos en Lovin’ Life Ministries?

Tenemos que ser más naturales

En cierto modo, estamos llevando a cabo lo mejor de la tradición. En términos de avance, sí, un montón de viejos hábitos están quedando en el camino, pero eso no significa que todo el infierno se va a desprender y que va a ser un caos. Hay un centro muy claro y un núcleo, nuestra esencia espiritual. Pero en términos de nuestro movimiento como seres humanos, tenemos que ser más naturales.

Yo no sé ustedes, pero yo recuerdo que cuando era pequeña había un cierto comportamiento físico que había que llevar a todas partes si querías ser respetuoso con alguien. No podías mirar a un líder. Había que escucharlos así (con la cabeza agachada) Y las extremidades, o la forma en que nos movíamos, era muy “sujeto y objeto” “Fundamento de cuatro posiciones”

En aquel entonces nuestro movimiento estaba lleno de americanos, pero todos hablaban “Kenglish”, o “Jenglish” (Esto es como decir Spanglish, y hace referencia a la mezcla de idiomas. Kenglish sería la mezcla de Coreano con Inglés, y Jenglish de Japonés con Inglés) ¿Qué pasó con el buen Inglés? No se hablaba de esta manera, casi militar, hablando con frases cortas y cortadas. No – oraciones – completas. No – cadencia – en – el – lenguaje, no – entonación. Era algo así como: tenemos – que – movernos, nosotros – tenemos – misión. Nosotros – debemos – cumplir. Providencia – deber.

Yo no sé ustedes, pero eso no es muy inspirador para mí. Quiero ser capaz de hablar con mi Padre Celestial. No quiero orar a mi Padre Celestial así: “Esto – la misión, esta – semana – esto – mucho, pero – no – mucho” No quiero hablar de eso. Quiero poder decir: “Padre, Madre, ¿puedo informarle cómo fue mi día?” Y quiero ser capaz de conversar con Dios de la misma forma que me gustaría conversar con mis padres. Creo que la mayoría de los padres quieren que sus hijos hablen de esa manera. ¿Realmente queremos criar a nuestros niños diciendo: “Mamá, hoy – terminé – curso – de – 7 – días – por – mi – tarea, pero – próximo – mes – yo – voy – a – trabajar – en – lucha – Cain – contra – Abel. Yo – voy – a – asegurarme – no – ser – Caín. Yo – seguro – que – controlaré – mi – parte – Isaac” ¿Por qué tenemos que hacer esto?

¿Por qué no podemos ser naturales? ¿Por qué no podemos estar relajados y orgullosos de lo que somos? “Hola, soy un Unificacionista y no tengo que hablar así para demostrar que soy religioso, para demostrar que soy fiel” Si ustedes son realmente fieles y religiosos, no hay por que demostrarlo. Sólo sean ustedes mismos, seamos nosotros mismos, porque eso es lo que todo padre desea de un hijo, y eso es lo que Dios quiere de todos nosotros.

A medida que avanzamos nos preguntamos: “¿Vamos a ser la clase de personas que son modificados por el mundo, o vamos a ser la clase de personas que cambian al mundo?” Nos damos cuenta que es posible que tengamos que volver a pensar muchas de las cosas que hemos dado por sentadas, como, por ejemplo, vivir por el bien de los demás como lo entendíamos en la época del desierto, como morir por el bien de los demás, como el sufrimiento por el bien de los demás. Este es un momento en el que cada uno necesita expresarse.

“Variación 18 de Rachmaninoff”

Un ejemplo musical ayuda a aclarar este punto. Ustedes saben que tengo una fijación con la música rusa. Rachmaninov fue un genial compositor ruso, y es uno de mis favoritos. Él escribió una pieza musical llamada “Rapsodia sobre el Tema de Paganini” Es una hermosa pieza en la que él eligió una cierta fase melódica o un tema con el que él jugó y se expresó en 24 diferentes formas o variaciones. Sin embargo, la crème de la crème de las 24 variantes es la variación N° 18, una bella melodía que te canta” para que una vez que la hayas escuchado no puedas olvidarla. Rachmaninov lo escribió en andante contabile (Notación musical. Es el nombre genérico de cualquier sistema de escritura, utilizado para representar gráficamente una pieza musical, permitiendo a un intérprete que la ejecute de la manera deseada por el compositor). Eso significa lentamente, como cantando suavemente.

Esta pieza, para un pianista, es sumamente difícil porque, ¿cómo expresar musicalmente las 24 variaciones o 24 facetas de tus sentimientos o expresiones? Así que esta pieza se requiere a menudo para las competencias internacionales. Cualquiera puede ser como un Terminator en un piano, sin errores. Pero lo que querés escuchar es la musicalidad. Querés escuchar esa lengua divina que fluye a través de los dedos del artista.

Así que, esta pieza en particular, es muy difícil porque tenés que tocar 24 variaciones en 24 formas diferentes. No se puede tocar cada variación de la misma manera, así que tenés que ser un artista muy hábil o capaz, incluso un maestro, para poder expresarte completamente en esta pieza. Lo que yo llamo la “línea melódica alta” o la “melodía memorable” que proviene de la variación 18 surge porque Rachmaninoff hace algo notable con el tema que toca. Él lo invierte. Él lo invierte y lo frena al nivel en el que puedes realmente cantar la armonía. Así, él toma el tema original, lo da vuelta, y lo frena.

En esencia, lo que estamos tratando de hacer aquí en Lovin’ Life Ministries es ser la memorable, indeleble melódica línea que viajará en el tiempo. Estamos tomando el tema original, todo lo bueno que nuestros Padres Verdaderos han traído a nuestra organización, nuestra comunidad y nuestras vidas, pero, en esencia, estamos jugando con esto y dándolo vuelta.

Así que estamos cargando un montón de lo que los hermanos y hermanas japoneses pensaron, que su vida era necesariamente restauración e indemnización, negación, sufrimiento y miseria, y lo estamos invirtiendo para decir que ese no es realmente el propósito original, que no es la razón por la que Dios nos creó. Que la vida es algo por lo que tenemos que pasar para excavar el sótano, pero que Dios quiere que todos nosotros construyamos algo hermoso sobre esos cimientos.

¿Cómo construyes algo bello a partir del tema original que Rachmaninov tocó? Disminuyes el ritmo, cantas la melodía, y luego esta se convierte en la melodía que un productor de Hollywood puso en su película titulada Somewhere in Time (Film del año 1980 protagonizado por Christopher Reeve y Jane Seymour) Es uno de esos clásicos románticos. No sé por qué, pero a los coreanos parece que les encanta, la veo cada vez que me subo a la KAL (Korean Air Lines) para ir a Corea, y justo tengo que volver el lunes. Este tipo de historia romántica, casi de otro mundo, es algo que es tan hermoso, y un montón de personas utilizan la Variación 18 de la “Rapsodia del tema de Paganini” de Rachmaninoff.

La película Somewhere in Time es acerca de un joven dramaturgo brillante y exitoso llamado Richard Collier (Christopher Reeve) quien ve la imagen de una mujer hermosa y se enamora perdidamente de ella, tanto que viaja en el tiempo para estar con ella (Jane Seymour) Muy romántico, ¿no? Sí. A mi me atrapó. Yo la veo una y otra vez.

Él Viaja en el tiempo para ir a su encuentro y estar con ella. Pero se da cuenta que no puede permanecer en esa realidad, porque una de las cosas que había llevado con él era una moneda de la época moderna. Cuando él juega con la moneda entre sus dedos se da cuenta de que es de 1970, y él arrastrado de vuelta (en realidad hacia adelante) en el tiempo, a su realidad actual, realidad de la que él ya no quiere formar parte. Es una trágica historia de amor, en la que él se quita la vida porque quiere estar con su amada.

La película trata sobre la noción de algo hermoso que no se puede tener aquí, y por lo tanto, incluso si tuviésemos que morir lo haríamos a fin de experimentar algo parecido. Pero lo que nuestros Padres Verdaderos con las noticias de última hora nos están diciendo y compartiendo con nosotros es: “Mira, nosotros como movimiento hemos pasado por la época del desierto, cuando, sí, era difícil. Fue una vida de sufrimiento. Se sentía muy mal excavar un sótano en las trincheras todos esos años. Pero no tenemos por que ser como de otro mundo para tratar de construir algo hermoso”

De hecho, lo podemos hacer en nuestras vidas, siempre y cuando nos mantengamos enfocados y comprometidos con nuestra realidad, como nuestro Verdadero Padre, y el tiempo que nos mantenemos relajados y naturales con todo lo que tenemos que hacer para construir familias ideales. Si seguimos el ejemplo de nuestro Padre Verdadero, no tenemos que ser de otro planeta para experimentar una vida amorosa. De hecho, podemos crearla por nosotros mismos, empezando por nosotros mismos.

El Mensaje Profético de Ezequiel al Corazón

Cuando Dios nos dio esta vida, nos ha prometido varias cosas. La Biblia nos dice en Ezequiel 11:19, “Y les daré un solo corazón. Y pondré espíritu nuevo dentro de ellos. Voy a sacar el corazón de piedra de su carne y les daré un corazón nuevo en la carne”.
Ezequiel fue un gran profeta que estaba compartiendo el mensaje profético acerca del Dios eterno, invariable y la alianza inquebrantable con Sus hijos. El nombre de Ezequiel significa “Fuerte para Dios” Todo el libro trata sobre cómo ser fuerte para Dios con su insistencia en este vínculo muy fuerte que la gente tiene con Dios.

Él estaba predicando y compartiendo este mensaje profético en contra de la cultura pagana. Él no se escapaba, no se daba por vencido, sino que golpeaba justo en el medio de toda la idolatría y el pecado de su comunidad, él estaba predicando acerca del interminable, irrompible, inquebrantable pacto que Dios tiene con Sus hijos. Cuando Dios dice, “Les daré un corazón”, Dios les promete a Sus hijos un corazón nuevo, o un corazón unificado. Cuando Dios dice: “Quiero poner un nuevo espíritu en ellos”, Dios nos está diciendo que quiere que estas personas estén impregnadas de un espíritu de inspiración, el espíritu de la vida amorosa y el corazón de una familia unida. Eso es lo que Dios nos estaba prometiendo.

Dios también nos estaba diciendo: “Quiero sacar el corazón de piedra de la carne”, es decir, el corazón duro, el corazón que no puede bombear más porque se endureció tanto que ya no puede latir, ya no puede sentir o estar inspirado. Dios quiere quitar ese corazón endurecido, enfermo de desilusión, con deseos de escapar y de darse por vencido, y Él quiere darnos un corazón nuevo, un corazón unificado, que está impregnado con el espíritu entusiasta de ser agradecidos y amar de verdad a la vida.

Dios quiere que este sea el nuevo corazón en la carne, lo que significa que Dios quiere un corazón que sea sensible, que sea lo suficientemente sensible para sentir el toque de Dios que está en cada uno de nosotros. Muchos de nosotros, de muchas maneras diferentes, hemos sido endurecidos por el mundo y por nuestras experiencias del pasado en el movimiento. Muchos de nosotros hemos perdido el tiempo siendo críticos y acusadores, y no siendo personas positivas para nuestra comunidad.

Pero Dios está diciendo: “Quiero tomar esos corazones de piedra, endurecidos, debido a que no se lo merecen Mis hijos ni Yo. Ustedes, Mis hijos, merecen un corazón unificado que se infunde con el nuevo espíritu” Y esto es de lo que Lovin’ Life se trata. Se trata de sacar el corazón endurecido que no late más, que no se excita más, que no siente más, que es insensible a la vida y no se siente entusiasta o esperanzado sobre el futuro porque no sabe qué esperar.

Lo que estamos tratando de hacer aquí mismo en Lovin’ Life es decir: “La vida es emocionante. Tu corazón está latiendo, vale la pena. Tenemos que sentir y amar a nuestros hijos, porque ellos son nuestro futuro. No podemos ser insensibles a nuestras familias. No podemos ser insensibles a nuestros hijos, porque ellos van a ser el futuro de nuestro mundo” En vez de estar diciendo: “Oh, no hay nada que yo pueda hacer” Dios nos está diciendo: “Yo voy a poner un corazón nuevo dentro de ustedes, un espíritu nuevo, así que hagan algo al respecto. Sean responsables”

Por lo tanto, seamos responsables, sensibles y cariñosos. En lugar de odiar, que se trata de mí, yo mismo, yo, yo, yo, estamos aquí para practicar el amor. Estamos aquí para practicar el elevamiento, apoyar y cuidar el uno del otro porque la vida es lo suficientemente dura como está. No necesitamos hacerla más difícil para los demás. Necesitamos crear una nueva cultura del corazón, un corazón de una familia unida. Y ¿cómo hacemos eso? No con desilusión, con ganas de escaparnos, con ganas de darnos por vencidos. Lo haremos con la decisión de cambiar el mundo, la decisión de cambiarnos a nosotros mismos, y diciendo: “Vamos a estar centrados, vamos a estar comprometidos, y vamos a tener hijos e hijas bellos de Dios que se ocupan de todas las cuestiones y desafíos en la construcción de familias ideales”

En este hermoso Día del Padre, ¿qué mayor regalo hay que dar las gracias a nuestro Padre y Madre Celestial? “Gracias por nuestras vidas. Gracias por darnos a nuestros hermanos. Gracias por esta comunidad que nos brinda un apoyo maravilloso. Gracias por introducirnos a esta cultura del corazón a todos nosotros. Es hermoso, el futuro es hermoso, y vamos a vivir nuestras vidas siendo hermosos, con poder, eternos hijos e hijas divinos de Dios.

Así que, hermanos y hermanas, y a toda América, “¿Es el mundo el que nos va a cambiar, o vamos nosotros a cambiar el mundo?” Sí. Gracias. Dios los bendiga.

Fuente

Traducción no oficial, solo para Unificacionistas:

Ricardo Gómez, Argentina

Ricardo Gómez      ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

2 thoughts on “Reduciendo la velocidad para acelerar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s