El síndrome del periodista deportivo

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Si chequeamos los orígenes del periodismo en Argentina, debemos remontarnos a la Orden de la Compañía de Jesús, a quienes se les debe la introducción en el territorio nacional del arte de imprimir. Los miembros de dicha Orden querían poder compartir con los indígenas el catecismo y los primeros vocabularios, en virtud de esta necesidad solicitaron que se instalase una imprenta. Así fue que partió hacia España el padre Antonio Ruiz de Montoya a conseguir lo necesario para un proyecto tan ambicioso. Sin embargo, ese proyecto se concretó por otro camino. A inicios del siglo XVII se instaló un verdadero taller de imprenta, para beneplácito de los padres Juan Bautista Neuman y José Serrano. El trabajo, cabe aclarar, estuvo diseñado por los padres, aunque la mano de obra, cuándo no, fue indígena. Si querían que se los eduque debían trabajar para ello. Gracias al esfuerzo conjunto de padres e indígenas, vio la luz por primera vez el primer impreso: Martirologio Romano, editado allá por el año 1700.

Luego vendrían el Flos Sanctorum, del padre Juan Pascual Rivadeneira, traducido por el padre José Serrano. La tercera edición fue una traducción de la obra de Juan Eusebio Niremberg, “De la diferencia entre lo temporal y lo eterno”, trabajo este que constaba de 472 páginas. Luego serían los jesuitas quienes instalarían imprentas en Córdoba, esto en el año 1758. Más tarde sería el padre Carlos Gervasoni, estando en Italia, quien adquiriría los elementos necesarios para instalar una imprenta en la Universidad de Córdoba. Dichos elementos llegarían en el año 1764. Esta imprenta funcionó hasta la posterior expulsión de los jesuitas en el año 1767. Como consecuencia de esto la imprenta estuvo inactiva hasta el año 1780. Es en ese año que la imprenta es trasladada a Buenos Aires, esto en función de que el Virreinato necesitaba cubrir las muchas tareas administrativas que tenía a diario. Al llegar esta imprenta a Buenos Aires se originaron los primeros desocupados, los escribientes. Una vez instalada la imprenta su primera impresión fue un noticiero titulado como a muchos periodistas independientes de hoy les gustaría: “Noticias recibidas de Europa por el Correo de España por vía del Janeiro”

Esta breve reseña es para tener en cuenta que los orígenes del periodismo no solo están en la ya conocida “La Gazeta de Buenos Ayres” fundada por Mariano Moreno en 1810. La imprenta, razón de ser del periodismo primitivo, tuvo sus orígenes, como tantas otras cosas, en el deseo de algunos de transmitir la fe a otros. Resulta entonces llamativo cómo se han ocultado algunos detalles de la historia, dependiendo siempre de los intereses de turno.

Como usted imaginará, ha pasado mucha agua debajo del puente desde aquellos humildes orígenes hasta hoy. La tecnología ha posibilitado que muchos periodistas hoy día acorten la brecha informativa y se comuniquen de forma directa con el receptor. Incluso muchos de los que usamos Internet podemos crear nuestros propios espacios de expresión, como lo es este mismo blog, aun sin ser periodistas.

En este blog he escrito mucho sobre periodismo. No abundaré hoy sobre los mentirosos que se autotitulan “independientes”, ya que hay mucho vertido sobre ese asunto aquí mismo. Hoy, en el día del periodista, quería hacer foco en una actitud que he notado se ha tornado recurrente en los trabajadores de prensa, y es una tendencia a comportarse con algo que yo me he tomado la licencia de nombrar como “Síndrome del periodista deportivo” ¿Qué es esto?

Usted habrá visto, de seguro, deporte en sus más variadas formas. El fútbol, sin embargo, es el deporte por excelencia en Argentina. Usemos como ejemplo el periodista deportivo especializado en fútbol. Preste atención al final del cotejo, cuando llega el momento de hacer las consabidas preguntas a los deportistas. Nótese que las interpelaciones, generalmente, no son preguntas, sino más bien afirmaciones previas, pistas con luces a seguir por el entrevistado. Algunos ejemplos:

“Dieron todo pero no pudieron ¿no?”

“El empate tiene gusto a poco, ¿no te parece?”

“Hiciste el gol de la victoria, tu momento soñado”

Podría seguir, pero no quiero aburrirlos. Siempre se dijo que a los viejos futbolistas había que darles pistas, recursos idiomáticos para que pudieran expresarse. Los deportistas actuales poseen una educación mucho más avanzada que los primeros, no obstante esto las preguntas no han cambiado.

Lo verdaderamente llamativo es que esa tendencia a guiar al entrevistado hoy puede verse expandida a otros periodistas entrevistando a otra clase de individuos. Cuando están con políticos actúan igual: “Su partido no debería votar a favor de esta Ley, ¿no le parece?” O cuando entrevistan a una víctima de algún delito y le espetan en la cara: “Así no se puede vivir más, ¿no?”

El periodismo cumple una función primordial e importantísima en la sociedad. Su función es recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad. Para obtener dicha información, el periodista debe recurrir obligatoriamente a fuentes verificables o a su propio testimonio. Es debido a esa influencia en la sociedad que se ha desarrollado una deontología profesional constituida por una serie de normas y deberes éticos -ética periodística-, que guían la actividad del periodista, y que hoy brillan por su ausencia.

La ciencia social del periodismo persigue crear una metodología adecuada para poder presentar cualquier tipo de noticia, ser objetivo, buscar fuentes seguras y por lo tanto, verificables. Poco de esto se cumple hoy día. El espectáculo periodístico más soez vino para quedarse, haciendo un esfuerzo directo por derrocar la política. Quizás sea tiempo de volver a esos orígenes con valores centrales para que el periodismo vuelva a conectarse con la gente y así sobrevivir. Cualquier periodista que no busque la verdad, que oculte información, que tergiverse la realidad oculto en sus intereses, no podrá hoy decir que es su día.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s