Premios Martín Fierro 2012: cómo ocultar la política

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Una vez más APTRA (Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentinas) llevó a cabo su cada vez más curiosa entrega de premios al espectáculo argentino. Desde que Canal 13 tomó partido en estos asuntos, la cosa se puso cada vez más oscura, como no podía ser de otra forma. Hay diferencias radicales desde aquéllos primeros premios entregados hace algunos años, hasta esta última entrega del domingo próximo pasado.

Como se ha dicho en este blog, se está desarrollando una batalla sin cuartel en varios frentes, tanto desde la política como desde la cultura. Claro está que a nivel cultural el monopolio Clarín juega con todas las fichas a favor, ya que viene insertándose en las casas desde hace décadas, y eso termina condicionando a los ocasionales observadores. En otras épocas los premios solían ser más repartidos, no tan centralizados en los mismos de siempre. Este año, se les salió la chaveta, aunque casi nadie se ha quejado por esto. Usted quizás crea que este dato es irrelevante, y posiblemente lo sea, aunque resultará interesante su discusión para analizar la manera mafiosa en la que este grupo se mueve.

Hasta el año 2008 las ternas mostraron algo de sentido común. Si bien es cierto que los galardones se repartieron siempre entre el Trece y Telefe, podían verse otros canales disputando las ternas en apariencia, aunque de forma ilusoria, más federales. Si no me cree vaya al sitio que APTRA tiene en la web y bucee un poco en la historia de los premios. En el año citado, 2008, la Televisión Pública, (Canal 7), se alzó con premios como “mejor noticiero” “Científicos Industria Argentina” “Peter Capussotto y sus videos”. En la terna “musical” los tres nominados eran del 7, y el premio fue para “Mp3” En la terna “Deportes” también ganó Canal 7 por su transmisión de los Juegos Olímpicos. Y no solo esto, periodistas como María Julia Oliván y Pedro Brieger también recibieron sus estatuillas trabajando para la TV Pública. Hasta Eduardo Aliverti obtuvo su premio.

Claro que no todo dura para siempre. En esta última entrega, Clarín utilizó los premios para devolver favores, y también para castigar a los que no coinciden con su forma tan peculiar de ver la vida. Desde las ternas ya se notaban las tendencias mafiosas tan típicas del grupo. En lo referente a la labor periodística, borraron del mapa a todos los periodistas y programas de la TV Pública. A la única que ternaron fue a Gabriela Rádice, quien es una excelente periodista, pero que se especializa en ESPECTÁCULOS. A pesar de esto, tampoco le dieron el premio. En resumen, solo una estatuilla quedó para Canal 7, siendo esta la perfomance más magra que se recuerde.

¿A qué se debe esto? ¿Realmente la gente solo mira Canal 13 y Telefe? Obviamente la respuesta es no. Sin embargo, los premios Martín Fierro 2012 sirvieron para invisibilizar la política. La TV Pública siempre tuvo muchos y muy buenos periodistas, pero en esta entrega del monopolio ninguno de ellos mereció llevarse a su casa el galardón. Sí lo hicieron periodistas como Fernando Bravo, María O’Donnell, Florencia Etcheves. Todos los mencionados son conocidos por su férrea oposición al Gobierno Nacional. Y como si fuera poco darles un aval a los “periodistas independientes” que a diario hacen tanto esfuerzo para mostrar el país de mierda en el que nos toca vivir por culpa de los “K”, solo para despistar le dieron una estatuilla al periodista Reynaldo Sietecase, única vos disonante en la fiesta monopólica.

Atrás quedaron las épocas en las que cualquier noticiero podía recibir el premio Martín Fierro. Este año, el noticiero del Trece, Telenoche, fue considerado como el mejor de todos. Justo el noticiero insignia del Trece, ese que no solo ha informado de forma errónea, sino que se ha demostrado la forma burda en la que ha mentido en reiteradas ocasiones.

Aunque parezca mentira, el fútbol ya no es importante para el monopólico premio. Hace algún tiempo, cuando ellos se habían robado los goles, cada año “Fútbol de Primera” ganaba un galardón. Es probable que usted no lo recuerde, pero ese programejo llegó a ser merecedor del Martín Fierro de Oro, solo por el hecho nefasto de haber cooptado los goles de los equipos del Fútbol Argentino. Curiosamente, desde que el fútbol pasó a ser parte de pueblo perdió ese valor que antes tenía. Ahora ya ni aparece en las ternas. ¿No le llama la atención un cambio tan radical?

Tanto fue el esfuerzo por invisibilizar al canal público, que no se salvó ni el merecido homenaje al locutor Alberto Badía. Los organizadores del monopólico premio hicieron, como corresponde, una recorrida por la vasta trayectoria del querido conductor, pero omitieron algo. Curiosamente, no hicieron mención a su último programa en tv. Adivinen en qué canal Badía realizó con mucho éxito dicho programa. Sí, la TV Pública. Esa parte de la historia personal del homenajeado voló por los aires. Solo se lo pudo escuchar a Badía decir lo muy importante que había sido para su carrera Canal 13.

Como verá, los tentáculos del monopolio Clarín llegan hasta los rincones más insólitos. Los premios Martín Fierro no son otra cosa que una devolución de favores para con aquellos periodistas y programas afines al relato monopólico, y un ocultamiento de facto para las voces disidentes. Esta mafiosa actitud no sería posible sin la actitud laxa de quienes no solo ignoran estas cosas, sino que descreen de las mismas. Los paladines de la libertad de expresión, los que piden a gritos preguntar, esos son los que pusieron debajo de la alfombra roja las voces ajenas a su relato.

Clarín está enojado. Como consecuencia de ese enojo, ya no solo castigará y fustigará a diario desde todos sus medios a este gobierno que osó mojarle la oreja. Incluso en detalles nimios, como puede ser la entrega de un premio, podrá verse el enojo del capomafia Magnetto ante un horizonte de desinversiones. Por otro lado, este premio no hace más que desnudar una vez más la hipocresía de este querido pueblo. Mientras el monopolio (y muchos televidentes) se rasgan las vestiduras pidiendo valores y credibilidad al gobierno, ellos premian justamente lo contrario. Con la anuencia de los televidentes cómplices, disfrutaron los premios otorgados a quienes destruyen esos valores que les exigen a otros. Y le doy dos ejemplos: la terna “Cultural” en radio contó con dos programas de Radio Nacional, mientras que en la terna “Cultural Educativo” para televisión las tres opciones pertenecían a la TV Pública. Resulta llamativo que ningún canal de aire de Argentina posea en su grilla programas culturales y educativos, aunque esto no haya sido motivo para reducir un ápice la recolección de premios. El castigo, entonces, lo recibió la TV Pública, a pesar de lo mucho que todos piden valores, cultura y educación. Así nos va.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

4 thoughts on “Premios Martín Fierro 2012: cómo ocultar la política

  1. Yo agregaría mis sospechas acerca de la credibilidad dé la estatuilla de platino . Qué ” casualidad ” que haya sido votado un artista (ojo…esto no es contra Gasalla ) que instaló hasta el hartazgo el tema de la inseguridad en las últimas semanas y que es la nueva adquisición del multimedio !!!.

    1. Tenés razón, Sandra. También es sugestivo el de oro, justo para la miniserie en la que se pretendió mostrar lo peor de la política, y a pesar de que dijeron que no representaban a ningún partido, en un capítulo pudo verse a uno de los extras con una remera de La Campora. Son miserables al cuadrado. Gracias por pasar, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s