El árbol de Canela y el Ángel

Escribe desde los Estados Unidos

Rev. In Jin Moon

In Jin Moon
In Jin Moon

Enero 1, 2012

Oh, Dios mío, ¡van a tumbar la casa! Muchas gracias. Feliz Año Nuevo a todos ustedes, y a todos los de América. Es increíble el poder de los jóvenes, ¿no es así?

Anunciando el comienzo de un año de buena fortuna

Venir a la iglesia todos los domingos me hace sentir cada vez más joven. Ver a todos los de nuestra generación de jóvenes heredando este espíritu y tomando la llamada de nuestro Padre Celestial para compartir las noticias de última hora es verdaderamente alentador e inspirador para mí. Estamos cerrando el Año del Conejo y mirando hacia el Año del Dragón, este es un buen momento cuando podemos recordar todos los logros maravillosos del año pasado a través del trabajo duro, la persistencia, dedicación y la constancia.

Hemos hecho un montón de grandes cosas juntos, América. Hemos terminado la educación y el intercambio de las noticias de última hora con más de 3.000 ministros de todo el país. Quiero agradecer a la American Clergy Leadership Conference (ACLC) y a los buenos hermanos y hermanas que trabajan tan duro en todo el mundo con el apoyo de la Generation Peace Academy. Cuando el Padre nos pidió que primero educásemos a 3.000 ministros, pensamos: “Ese es un número grande. ¿Cómo vamos a lograr esto?”
Pero cuando empezamos a trabajar juntos, nos dimos cuenta de que podíamos llegar a ser un equipo impresionante: Si trabajamos juntos de la mano, corazón a corazón y espíritu con espíritu, podemos lograr lo que inicialmente se pensaba que era imposible. Lo que reconocí a través de todas estas buenas obras en el último año es que el mundo está listo y la gente está buscando algo diferente, un nuevo tipo de conciencia que ilumina a la humanidad para llegar a un verdaderamente hermoso milenio que está a la vuelta de la esquina.
El mundo ha sido preparado por nuestro Padre Celestial para recibir las noticias de última hora de nuestros Padres Verdaderos. Este es el año del dragón mitológico que vuela por los cielos, y este es un símbolo de buena suerte extrema. Este es el momento en el que se debe cosechar el buen trabajo que hemos hecho, y construir sobre él cada vez más fuerte en conjunto y unificados en espíritu y en nuestros corazones. Este es el momento para entender completamente la profundidad increíble de la vida en este momento de nuestros Padres Verdaderos. Si podemos hacer eso, entonces el buen trabajo de este año será una gran preparación para el 2013, o el “Día D”, como a nuestros Padres les gusta llamarlo.

Los seminarios de invierno superaron las expectativas

Durante estas últimas semanas no sólo fuimos capaces de celebrar las grandes victorias del año 2011, también tuve la suerte de asistir a los seminarios de invierno. Estoy muy orgullosa de Dave Hunter, un unificacionista de segunda generación que ha llegado al frente, se siente llamado por Dios para ser ese hermano mayor modelo y mentor de la generación más joven. Lo que vi allí fue increíblemente hermoso.
Como madre de cinco hijos, siempre estoy pensando, “¿Cómo puedo preparar grandes hombres y mujeres de Dios?” Lo que vi allí fue un hermano mayor, junto con su equipo de liderazgo, cuidando de los hermanos y hermanas menores, preparándolos como los futuros grandes padres que todos ustedes serán. Es tan inspirador ver a los hermanos y hermanas mayores cuidando a los hermanos y hermanas más jóvenes con todo lo que tienen, sacrificar su amor y su tiempo, invirtiendo en sus hermanos y hermanas más pequeños, ya que ellos realmente creen en vivir una vida para los demás. Esto significa que ellos realmente quieren que los otros sean mejores que ellos mismos. Dave Hunter quiere que los 270 que asistieron al seminario sean mejores que él, para que cuando sean llamados por Dios para recibir el bastón de mando se puedan hacer cosas excepcionales.
Cuando Dave y yo estuvimos hablando a principios de año sobre el seminario, esperábamos a 70 de ustedes, y para eso nos preparamos. Pero entonces los números comenzaron a rodar, y el recuento final de los hombres y mujeres jóvenes fue de 210. Pero entonces, en el último momento el número se disparó a 270. Este fue el mayor seminario que Dave haya realizado. Pero Dios lo bendijo con un gran equipo de apoyo de tantos buenos hermanos y hermanas. Ellos hicieron todo lo posible para estar unidos con Dave y para elevar a sus hermosos hermanos y hermanas.
Fui a dejar a mis dos hijos, Truston y Paxton, y cuando entré en la habitación y vi todos esos hermosos rostros, vi exactamente lo que los Verdaderos Padres deben sentir. Me han dicho a menudo que una de las tareas más importantes como padres es criar a los hermosos hijos, porque cuando ustedes miran en el rostro de su hijo, se ve el rostro de Dios. En esa habitación yo realmente vi el rostro de Dios, y el futuro de lo que nuestro Movimiento puede ser si seguimos haciendo ese gran trabajo.

Pastor Dave Hunter
Pastor Dave Hunter

CARP Winter Ball supera las expectativas

No sólo tuvimos el seminario de invierno, sino, como Dave mencionó anteriormente, había un montón de “ella se mueve de formas misteriosas” en la pista de baile a la hora del tercer winter ball de CARP. Creo que nuestro Movimiento y CARP estuvieron muy orgullosos de tener a la primera mujer presidente de CARP presidiendo la gala. Victoria Roomet hizo un trabajo fenomenal en la organización del evento, junto con sus maravillosos ayudantes, Emerson y Wendy. Me enteré que mi segundo hijo, Rexton, hizo un gran trabajo también. Fue un esfuerzo maravilloso de toda la familia.
Cuando empezamos con la gala de CARP hace tres años pensamos: “Bueno, un par de cientos sería genial”, y desde luego que pasó. A continuación, el segundo evento, “Bueno, un par de cientos más” y desde luego que pasó. Este año hemos tenido cerca de 1.000 personas en el Hammerstein Ballroom. No sé si han visto al vicepresidente ejecutivo, el reverendo Cotter, que tocó el teclado esta mañana, yo nunca lo había visto tan vertiginoso y con un aspecto tan juvenil. Él dijo: “Estar aquí me hace sentir con mucha energía”. Yo le dije: “Reverendo Cotter, ¡usted debería sentirse de esta manera todos los días en la sede!”
Este era el sentimiento de los más antiguos, como el reverendo Cotter y yo, y la generación de más edad. Estamos encantados de ver a los jóvenes juntarse de una manera hermosa como una comunidad, un equipo, y una familia, celebrando unos a otros el trabajo del año que hemos hecho y preparándose para el nuevo año juntos.

Rev. Joshua Cotter
Rev. Joshua Cotter

“La oración es una Forma de Comunicación”

Siempre he pensado que la tradición más hermosa de nuestro Movimiento y nuestra Iglesia es la celebración del Día de Dios el 1 de enero. La ciudad de Nueva York tiene la cuenta regresiva cuando la pelota desciende a la medianoche en Times Square. Pero la forma en que celebramos el Día de Dios es la cuenta regresiva para un nuevo año, cuando nosotros, como una familia, un equipo, y un Movimiento de pie juntos para saludar a Dios, conocemos, y reconocemos a Dios como nuestro Padre Celestial eterno. Es un momento de reafirmación y de re-determinación, cuando pensamos en nuestros propósitos de Año Nuevo.
Estoy segura de que muchos buenos hombres y mujeres de todo el país también están pensando en las metas de Año Nuevo, y estoy segura de que muchos de nosotros hemos hecho una lista de todas las cosas que nos gustaría llevar a cabo. Ciertamente, las personas en Nueva York no son diferentes.
Recuerdo que cuando era estudiante y estaba terminando mis estudios de divinidad en Cambridge, Massachusetts, visité iglesias a principios de año, buscando un momento de tranquilidad en una iglesia donde había hombres y mujeres en las bancas orándole a Dios por muchas cosas diferentes. Lo que me gustaba hacer era visitar las diferentes iglesias y sinagogas y escuchar las oraciones de las personas.
A menudo he pensado que la oración es un momento en el que realmente podemos conversar con Dios. Creo que mucha gente piensa que los oradores mendigan de Dios, o suplican a Dios, o pedimos a Dios cosas que esperamos en el año que viene o que nos gustaría ver que suceda en nuestras vidas.
Pero si ustedes piensan que Dios es nuestro Padre Celestial, la oración es una forma de comunicación, un diálogo o una conversación o un informe para Dios. Es un momento en el que como Sus hijos e hijas eternos podemos tener una conversación con Dios sobre nuestras vidas, sobre lo que hemos estado haciendo, lo que nos gustaría hacer, y todas las cosas que nos gustaría llevar a cabo.
He escuchado muchos tipos de oraciones, pero la mayoría de las oraciones que oí cuando visité diferentes iglesias eran algo así como: “Dios, por favor, dame grandes bendiciones este año. Por favor cuida de mi familia. Por favor, cuida de todos mis dolores de cabeza. Por favor, resuelve mis problemas financieros. Por favor, ayuda a mis hijos rebeldes a que encuentran una manera de llevar una vida piadosa. Por favor, arreglarlos”. Estas son las oraciones que he escuchado una y otra vez.
A menudo he pensado, que si yo fuera Dios, y el único tipo de comunicación que tuviese con mi hijo fuera mi hijo diciéndome: “Mami, por favor, haz esto por mí, por favor, tráeme esto, por favor solucióname este problema, por favor, resuelve esto”, entonces, como padre sentiría que algo falta. Ese tipo de peticiones no son en realidad una conversación con un niño quien comparte un poco de sí mismo conmigo, sino el niño exigiéndome que resuelva todos sus problemas, me ve ni siquiera como una fuente de alivio o comodidad o seguridad, sino como una fuente donde sus expectativas pueden ser resueltas, reunidas y entregadas. Pensé, Dios tiene que estar muy, muy solitario.
Pensé, cuan reconfortante debe ser de tener a nuestros Padres Verdaderos en este mundo, que representan a Dios aquí en la tierra, porque cuando uno escucha las oraciones de nuestro Padre o Madre Verdadera, ellos no piden nada. Ellos no abogan por nada ni piden nada. Lo que oran es lo que les gustaría llevar a cabo. Dicen cosas como: “Dios, vamos a liberarlo de Su miseria. Por favor, no se sienta solo. Te amamos. Vamos a cumplir con esta misión por usted. Vamos a fundamentar y cumplir la providencia para usted”. Y cuando oigo a nuestro Verdadero Padre y a nuestra Madre Verdadera orar, a menudo he pensado en lo consolado que Dios debe estar como un Padre Celestial.
Sobre todo como alguien que se crió y vivió justamente en la iglesia Cheongpa-dong, en Seúl, Corea, me desperté para orar, me quedé dormida en la oración. En aquellos días hubo una gran cantidad de fenómenos espirituales, así que muchas veces cuando había oraciones en grupo terminaban en una histeria colectiva. Recuerdo despertar a la gente que lloraba y gritaba: “Dios, Dios, vamos a hacer esto”.
Como una niña, al ver una sala llena de gente con mocos y lágrimas por todas partes, caras hinchadas ya que habían estado llorando toda la noche, estaba tan asustada. Esto ocurría toda la noche y todo el día. Muchas veces, cuando me quedaba dormida, oía la misma cosa. Recuerdo incluso como un niño pensando: “Pobre Dios, toda esa gente gritando y gritándole, siendo histéricos. Me pregunto cómo se siente Dios. Me pregunto qué debe estar pensado Dios”.
Pero como ellos eran hijos e hijas eternos de Dios, Dios en Su amor y en Su forma amorosa siempre abrazaba a estos hermanos y hermanas. Todo lo que ellos tenían que hacer, de alguna manera, de alguna forma, encontraban a Dios a través de diferentes experiencias de conversión que había en la iglesia, llegaron a reconocer la importancia de los Padres Verdaderos, y dedicaron sus vidas enteras a trabajar junto con nuestros Padres Verdaderos los últimos 40 o 50 años en el desierto.

Transición hacia el Tiempo del Asentamiento

A menudo hablamos de esto como el momento del Asentamiento, cuando hemos sido llamados no sólo para sufrir y ser miserables y morir por el bien de los demás, sino cuando se nos llama para cumplir la providencia de Dios, para cumplir con el ideal original de Dios de la creación por la creación de esa hermosa familia, sociedad, nación y mundo. Este es un momento en que, debido a que son interna y externamente excelentes, todo lo que hacemos puede ser ungido y bendecido por Dios, lo que resulta en el toque de oro por el cual pueden prosperar y tener éxito. Podemos estar satisfechos con el trabajo que hacemos.
Esto es de lo que Loving Life se trata. Se trata de construir en el sacrificio, el sufrimiento y las dificultades que la primera generación ha establecido como fundamento. Ellos han cavado bien, creando una base amplia y profunda. Ahora lo que tenemos que hacer en esta era del asentamiento es cosechar todo lo que han hecho algo por el bien de este Movimiento, con una actitud agradecida y un corazón lleno de amor para construir esa hermosa casa para Dios y la humanidad.
Para mí este es un tiempo profundamente excitante. A menudo he pensado en lo maravilloso que sería si los distintos equipos u organizaciones en nuestro Movimiento pudieran reunirse, darse cuenta de que las diferentes organizaciones- como la UPF, la Federación de Mujeres, y CARP- no sólo son organizaciones independientes, sino que representan las diferentes facetas de nuestro universo y nuestro Movimiento. Son como diferentes dedos en una mano, dedos que tienen que trabajar juntos para obtener, crear y sustentar el tipo de resultados que nos gusta ver.

Trabajando juntos para defender la libertad religiosa

Me ha encantado sobre todo porque el tercer seminario de CARP se produce en un momento en el que nos destacamos subrayando una vez más la importancia de poner fin al asunto de los quebrantadores de fe que están teniendo lugar en Japón. Lo que ocurrió en el seminario fue un verdadero milagro para mí. Mis hermanos y yo, básicamente, hemos decidido que esto ya es suficiente. No hay ninguna razón por la cual los Unificacionistas que viven bajo la Constitución de Japón, la cual garantiza la libertad religiosa, todavía tengan que aguantar ser secuestrados, coaccionados, retenidos contra su voluntad, abusados, manipulados, y en muchos casos de hermanas, violadas durante su encarcelamiento. Esto tiene que parar.
Así que, junto con el buen trabajo de nuestro Presidente Internacional, el Rev. Hyung Jin Moon, y el Presidente de la Fundación Coreana, Kook Jin Moon, empezamos a visitar el Capitolio con los diferentes ministros y amigos de diferentes religiones, reunidos a través de la ACLC y trabajando en conjunto con la UPF, dirigida por Jim Gavin. También invitamos a Angelika Selle, Presidente de la FMPM. Nos decidimos a ir como un frente unido al Congreso y contar nuestra historia de lo que está ocurriendo en Japón, lo cual está afectando a nuestro Movimiento en los Estados Unidos, ya que muchos de nuestros hermanos y hermanas han sido bendecidos con matrimonios internacionales. De esta manera, diferentes organizaciones comenzaron a trabajar juntas.

(Hay una página oficial donde se comparten testimonios: Stop Japan Abductions.org)
En lo que hice hincapié a Hero y Victoria antes era la necesidad de una organización de jóvenes en el campus como CARP para trabajar juntos en colaboración con la FMPM, la UPF y la ACLC, para llamar la atención a la cuestión de los quebrantadores de fe, para que realmente podamos presentarnos como dignos, orgullosos Unificacionistas de todo el mundo, incluido Japón.
Lo que más me inspiró fue ver a los jóvenes tomando ese mensaje, heredándolo y haciéndolo su bandera. Gente como Sejin Tranberg decidió no sólo ir a la universidad, sino también ser el presidente del gobierno estudiantil. Él va a ser el agente de cambio en su campus, destacando el tema de la fe sin precedentes para que, junto con los jóvenes en su campus, puedan trabajar simultáneamente con las organizaciones que ya han sentado las bases en el Capitolio con los congresistas y los senadores que hemos conocido a través de nuestras numerosas visitas.
Cuando un joven decide tomar esto y hacerlo su estandarte, y decide montar en bicicleta a través de los Estados Unidos para dar a conocer, no sólo en el Capitolio, sino también en las diferentes universidades. Hermanos y hermanas que trabajan en diferentes organizaciones están respondiendo. Los medios de comunicación se están dando cuenta. Los medios de comunicación están cubriendo estas historias. Una vez más, esto demuestra la importancia de trabajar juntos.
Cuando nos encontramos por separado, como los diferentes dedos de una mano, somos sólo un dedo. Pero cuando podemos trabajar juntos, hay cosas maravillosas que podemos agarrar. Somos capaces de aprovechar el día cuando tenemos los dedos trabajando juntos en una mano. Ese es el poder del espíritu de equipo que se está filtrando, soy testigo y yo sé que es la clave para la revitalización de los Estados Unidos para que reconozca su verdadera herencia espiritual y comprenda que Dios bendijo a este país, no por su propio bien, sino para difundir al resto del mundo las noticias de última hora de nuestros Padres Verdaderos. Si Estados Unidos puede hacerlo, unidos con Dios y con los Padres Verdaderos, entonces podemos ser agentes de cambio como una nación para el próximo milenio.

“Dios siempre cumple”

Hermanos y hermanas, este es un momento sumamente emocionante. Nosotros, como comunidad, estamos atravesando el proceso de transición de cambiar nuestra mentalidad de supervivencia en la selva a la mentalidad de la prosperidad y el asentamiento. Sé que muchos cambios han tenido lugar, y les aseguro que los cambios se siguen realizando, nos sintamos cómodos o no. Muchas veces los cambios son muy difíciles para los que están acostumbrados con sus vidas. Pero este no es un tiempo para estar petrificado o estancados en nuestros caminos. Este es un momento en el que Dios y los Padres Verdaderos están diciendo: “Mira, este es un momento en el que podemos disfrutar de un crecimiento y una oportunidad sin precedentes, pero las cosas podrían no venir de la manera que las esperamos, ni en las formas en las que las hemos pedido en nuestras oraciones”.
Estoy segura de que muchos hombres y mujeres cristianos han rogado y rezado poder vivir en el momento de la Segunda Venida. Tal vez estaban esperando otro Jesucristo. Tal vez estaban buscando a alguien con rasgos occidentales u orientales, o, si ellos estuviesen inundados con la versión de Hollywood, un Jesús con el cabello rubio y ojos azules. Sin embargo, Dios cumplió con la expectativa que hemos tenido para la Segunda Venida. Dios siempre cumple. Es sólo que, en esta ocasión, la Segunda Venida es un hombre coreano. Esta vez Dios nos dio no sólo la mitad de la foto, sino la imagen completa, con nuestra hermosa Madre Verdadera.
Así que el mundo no estaba preparado. No esperaba un hombre asiático y una mujer hermosa que juntos simbolizaran a los Padres Verdaderos de la humanidad como agentes a través de los cuales podemos injertarnos en el linaje celestial de Dios. Pero ya sea que estemos listos o no, ellos están aquí. Están con nosotros, y siguen haciendo un gran trabajo.
A pesar de que ellos pueden ser diferentes de las expectativas que hemos tenido de lo que la Segunda Venida podría ser, “¿Va a cabalgar él la nube hacia nosotros? ¿A qué se va a parecer? Será como un extranjero, un superhombre”, gracias a Dios nuestros Padres Verdaderos son humanos, porque nos dan la esperanza de que podemos tener un modelo a seguir en ellos, sabiendo que si ellos pueden hacerlo, nosotros también podemos. Si ellos nos dicen que somos hijos e hijas divinos y eternos de Dios, entonces eso somos.
Cuando pensamos en todas las cosas que esperamos de Dios, o, cuando nos miramos a nosotros mismos como niños esperando a nuestros padres ser de cierta manera, tenemos que darnos cuenta de que muchas veces las expectativas que proyectamos sobre Dios, nuestro Padre Celestial, o incluso en nuestros propios padres son muy centradas en nosotros. Nuestras propias expectativas no son necesariamente lo que Dios está dispuesto a realizar o lo que Dios entrega. Muchas veces, si nos quedamos atrapados en nuestras expectativas de lo que queremos de Dios, mis padres, mi pastor, mi esposa, mis hermanos y hermanas, o mi mejor amigo, esas expectativas tienen una tendencia a anular la bendición que se puede dar en formas muy pequeñas y, a veces, muy modestas. Podemos esperar las más grandes, sólo para olvidar y no apreciar las bendiciones pequeñas que Dios nos da cada día en muchas y misteriosas formas.

El Árbol de Canela y el Ángel

Esto me recuerda un cuento hermoso de Corea con el que yo crecí llamado “el árbol de canela y el ángel”. Habla de un majestuoso árbol de canela que se encontraba en uno de los jardines más bellos del mundo. Este hermoso árbol tenía una cualidad mística. Tenía enormes ramas con hermosas y deliciosas hojas verdes, las cuales creaban un toldo para todos los animales que buscaban refugio del sol. Como el viento soplaba a través de las hojas, estas silbaban y armonizaban una hermosa canción que encantó a todas las criaturas de Dios. Ellos escuchaban las canciones sinfónicas que el árbol y el viento tocaban, lo que les ayudaba a reconocer la hermosa y maravillosa vida que les había sido dada por Dios.
Todos los animales y todos los niños vinieron y se sentaron por horas junto al árbol de canela, a escuchar las misteriosas y majestuosas canciones que el árbol tocaba constantemente, inspirando a toda la creación.
En el cielo había un Dios viviendo con su grupo de ángeles, y él tenía muchas hermosas hijas. Un día, una de sus hijas, un ángel, estaba mirando hacia abajo a la tierra y oyó esta melodía encantadora. Ella escuchó atentamente, tratando de averiguar de dónde provenía. Finalmente, encontró el árbol de canela y se dio cuenta que estaba dando una especie de concierto para toda la creación. La canción era tan encantadora y fascinante que tuvo que volar desde los cielos para escucharla.
Sin embargo, este ángel en particular tenía una voz hermosa, así que mientras el árbol estaba dando una hermosa canción a todas las criaturas sobre la tierra, el ángel comenzó a cantar. Entonces, incluso más criaturas vinieron a escuchar las bellas melodías ahora con la suma de una hermosa voz. Juntos, el árbol de canela y el ángel, encantaron a toda la creación y los animó a darse cuenta de lo maravillosamente bendecidos que eran, y lo hermoso que era el mundo en el que vivían.
Después de un tiempo, el árbol de canela y el ángel se enamoraron el uno del otro y dieron a luz a un niño pequeño. Este es un cuento de Corea acerca de cómo el mundo comenzó. Este niño se subió al árbol y se comió la canela. Estaba tan ricamente condimentada. A medida que el niño fue amorosamente alimentado por la hermosa voz de su angelical madre, el niño crecía maravillosamente, robusto y fuerte, aunque también apreciaba su lado femenino y sensible. Era como el hombre perfecto con el que nosotras las mujeres pensamos cuando imaginamos el esposo ideal.
Este niño se convirtió en un hombre joven, y el mundo era tan bello. Un día empezó a llover y la lluvia siguió llegando hasta cubrir toda la creación. Luego el agua comenzó a subir al árbol. El muchacho se trepó tan rápido como pudo, se sentó en las ramas, y se quedó esperando que la lluvia se detuviese. Pero justo cuando el agua estaba a punto de tapar el árbol, se detuvo. Debido a las corrientes, sin embargo, el árbol fue arrancado de raíz y cayó sobre el agua. A pesar de que se había caído, llamó al muchacho y le dijo: “Muchacho, muchacho, ven y quédate sobre mi”.
Preguntándose si era la única persona viva en el mundo, el niño flotaba sin cesar en el árbol, siempre con la esperanza de ver un barco cercano que pudiera salvarlo. Flotaron durante días hasta que se encontraron con un montón de hormigas aferradas unas a otras para salvar sus vidas. Entonces el muchacho dijo: “Hormigas, por favor, suban al árbol”. Y preguntó: “Querido árbol de canela, ¿sería correcto si las hormigas se suben encima tuyo?” El árbol dijo: “Por supuesto. Por favor, invita a las hormigas”. El niño amaba las hormigas, y cuidó de ellas.
Unos días más tarde, cuando todavía estaban flotando en el mar abierto, sin nada que ver, se encontró con un pequeño grupo de mosquitos zumbando a su alrededor. Ellos dijeron: “Muchacho, estamos tan cansados. Si no nos dejas descansar en tu árbol, vamos a morir”. El chico dijo: “Por favor, por favor, vengan a mi árbol. Árbol de Canela, ¿está bien?”, Dijo el árbol de canela, “por supuesto”. Así que el muchacho se hizo cargo de los mosquitos.
Unos días más tarde por fin vio una señal de vida, un niño flotando en el agua, gritando, “¡Socorro, sácame de aquí!”. El muchacho le preguntó, “Árbol de Canela, ¿podemos salvarlo?” El árbol de canela dudó y, a continuación, dijo: “Él es un poco más difícil”. El muchacho persistió, “¿Podemos tenerlo en el árbol?” Con cautela, el árbol de canela dijo: “Bueno, si lo deseas, podemos invitarlo”.
Las hormigas, los mosquitos y el chico gritón, junto con el buen muchacho, viajaron por los diferentes mares del mundo hasta que llegaron a una isla donde encontraron una abuela con dos nietas. Las nietas gritaron, ai-gu, ai-gu, lo que equivale aproximadamente a oy vey, o en español ay caramba. “¡Hay vida! Creíamos que éramos las únicas vivas. Gracias a Dios te hemos encontrado”.
El niño dijo: “Querida abuela, qué semejante honor ver que estás bien y que otras personas están vivas”. Este muchacho, junto con su amigo gritón, los mosquitos y las hormigas, decidieron vivir con la abuela y sus dos nietas. Él era un niño ingenioso y laborioso, podía levantarse primero en la mañana y, algo bastante inusitado para un asiático masculino, preparar un banquete para la abuela y hacer la limpieza, y aunque las chicas intentaban ayudar, él les decía: “No, no, déjenme hacerlo”.
El muchacho gritón dijo: “¿por qué tenemos que hacer algo? Somos hombres. Hay tres mujeres aquí. Que ellas hagan el trabajo”. Pero el buen muchacho dijo: “No, debemos hacer el trabajo nosotros”. Bajo su liderazgo y su iniciativa no sólo hizo que las chicas y la abuela ayudaran, sino que todo el mundo comenzó a trabajar como un equipo.
Cuando el chico gritón se dio cuenta de que la abuela adoraba a este muchacho bondadoso y amoroso, se convirtió de repente en celoso. De hecho, fue superado por los celos y decidió que tenía que acabar de alguna manera con el otro chico. Al mismo tiempo se dio cuenta, “Esta raquítica abuela no es una gran cosa, pero una de las nietas es realmente hermosa”. Pensó que si podía deshacerse del muchacho bueno, él podría tener su oportunidad con la bella nieta. Así que ideó un pequeño plan. Básicamente decidió matar al chico bueno con elogios. En Corea a esto se le llama “muerte por elogios”.
Él subió a lo de la abuela y elogió al chico, hablando de lo inteligente que era, cuán ingenioso, que tenía una mente estratégica, inteligente. “¿Sabía usted, abuela, que si usted tira un cubo de arroz en un montón de arena este chico es tan inteligente que sería capaz de ordenar cada grano de arroz de ese montón de arena y tenerlo en un cubo nuevo para usted en poco tiempo?”
La abuela dijo: “¿Es eso así?” El niño gritón dijo: “Sí, ¿por qué no lo prueba? ¿Por qué no prueba lo inteligente, lo estratégico, lo avivado que es?”. El niño gritón pensaba que, por supuesto, el otro niño fracasaría. La abuela llamó al niño y le dijo: “Querido niño, acabo de arrojar el cubo de arroz en un montón de arena. ¿Puedes por favor arreglar cada grano y ponerlos en este cubo para mí?”, Dijo el muchacho: “Sí, por supuesto”, y comenzó a trabajar, separando cada grano.
Pero pronto se dio cuenta de que, sin importar lo mucho que lo intentaba, había un sinfín de granos de arroz mezclados en la arena. Empezó a preocuparse. “¿Qué pasa si no puedo completar el trabajo que la abuela me pidió que hiciera? Tengo muchas ganas de terminar esto para ella”. Él comenzó a preocuparse. Pero entonces las hormigas que había guardado y alimentado con la ayuda del árbol de canela dijeron: “Querido muchacho, no te preocupes”. El general de las hormigas dijo: “¡Síganme, tropas!”, Dirigidas por su general, las hormigas atacaron el montón de arena y en un abrir y cerrar de ojos todos los granos se limpiaron y de forma segura regresaron al cubo.
La abuela exclamó: “¡Qué niño milagroso! ¡Tú has sido ungido por el cielo! Eres en efecto inteligente”. Ella se sintió tan inspirada. Si ustedes conocen a las abuelas de Corea saben que la única cosa en su mente es: ¿cómo voy a encontrar una pareja adecuada para mis nietas? El matrimonio está muy presente en sus mentes. Así que pensó: “Este chico está realmente bendecido, sin dudas es inteligente. Me gusta como yerno”. Ella dijo: “Mis dos nietas están en dos habitaciones diferentes de la casa. Ve a la habitación que quieras y esa será tu novia”.
Este buen muchacho decía: “No estoy seguro de si soy digno de ser un esposo para una de sus nietas”. La abuela le respondió: “Es por eso que me gustaría que vayas y abras una puerta”. Por supuesto, el niño gritón tenía la esperanza de que el otro chico escogiera a la chica menos atractiva porque él quería la bella para sí mismo. Se escondió en el fondo, con la esperanza de que el chico eligiera la fea.
Pero a medida que el niño se acercaba, el grupo de mosquitos que había salvado se le acercó y le dijo: “Querido niño, la que está destinada a casarse contigo, la que está destinada a ser su esposa eterna, está en la habitación oriental”. Los mosquitos lo guiaron hasta la habitación donde la nieta hermosa y de buen corazón estaba sentada. Así se convirtieron en marido y mujer y vivieron felices para siempre.
Por supuesto, el niño gritón todavía quería casarse, por lo que terminó casándose con la chica fea, difícil y rebelde. Sin embargo, con los constantes roces uno contra el otro, siguiendo el modelo de la pareja buena, después de muchos, muchos años, el niño gritón se convirtió en un hombre viejo y suave, y la niña difícil y rebelde se convirtió en una maravillosa hermana más joven de la hermosa muchacha, y ellos también vivieron felices para siempre. Y así es como el pueblo coreano nació, así va la historia.

Lidiando con las expectativas

Lo bonito de esta historia es, de nuevo, ¿cómo lidiar con las expectativas? Aquí estaba este chico perdido en el mar, flotando en un árbol de canela, sin signos de vida a la redonda, y que estaba esperando un barco que lo salve. En su mente podría ser un ángel en una nube, podría ser un barco de vela, podría ser la mano de Dios barriendo todo para salvarlo. Podría haber sido un montón de cosas diferentes. Pero debido a que este chico era bueno y tenía bondad en su corazón, él nunca perdió la esperanza de que de alguna manera Dios obraría con sus formas misteriosas y cuidaría de él en su difícil situación.
Así que él tomó lo que parecía insignificante: un grupo de hormigas, o lo que parecía una molestia: el zumbido de los mosquitos. Debido a su actitud y a la bondad de su corazón, tomó las cosas que no vienen con la forma de una liberación o en la forma que él esperaba. Se dio cuenta de que cuando se vive una buena vida para el bien de los demás, siendo verdaderamente compasivo y amoroso, compartiendo lo suyo, y apreciando todo lo que le rodea, entonces al final del día en que la hora señalada llega, precisamente lo que ustedes pensaban que era insignificante y no podría ser el agente de la liberación puede ser exactamente lo que se necesita.
Dios le mandó todo aquello que el niño podría necesitar para ser el padre del mundo. Dios preparó a todos los que se necesitarían para llevar a cabo su misión en la vida, que fue la de buscar una esposa hermosa. Del mismo modo, como estamos pasando por diferentes períodos de transición y fluctuación constante, muchas veces nuestras expectativas de lo que queremos o creemos que debemos recibir no son necesariamente en la forma que esperamos.
Este es un llamado a todos nosotros para hacer un balance de todas las cosas que nos han dado y todas las expectativas que hemos tenido como prioritarias, y tal vez echar un vistazo para darnos cuenta de que Dios no solamente nos pone en condiciones de rogar y suplicar Su bendición. Cuando miramos dentro de la divinidad y la bondad que hay en todos nosotros como hijos e hijas eternas de Dios, nos damos cuenta de que Dios entregó esos valores el día en que usted y yo nacimos. Nacimos como Sus hijos e hijas. Nos dieron el regalo de la divinidad interior. Nos dieron el circuito a través del cual podemos recibir interminables horas, toda la vida, llenos de amor verdadero, aunque sólo debemos asegurarnos que estamos conectados, como una bombilla.

“Recuéstense, Confíen y sean Confidentes en el Señor”

En Proverbios 3:5-6, las Escrituras nos dice: “Recuéstense, confíen, y sean confidentes en el Señor con todo su corazón y mente”. Recuéstense significa que pueden ser vulnerables debido a que están en buenas manos. Ustedes no tienen que temer de los Verdaderos Padres. Pueden apoyarse en los Verdaderos Padres. No tengan miedo de confiar en Dios. No tengan miedo de confiar en los Verdaderos Padres. Ellos son nuestros padres. Ellos van a estar allí para ustedes, para mí, para todos nosotros. Y tengan confianza en lo que somos. Sean Unificacionistas confiados. Tengan confianza en que somos sus hijos.
El mismo pasaje también nos dice que no nos limitemos sólo a nuestra propia percepción y comprensión. Una vez más, en el momento en que sentimos la necesidad de clamar auxilio, si nos encontramos flotando en un árbol de canela en el mar abierto, preguntándonos, “¿Cómo voy a encontrar mi liberación” y estamos esperando a la Guardia Costera para que nos acerque y nos salve, así, tal vez la liberación pueda venir en una forma diferente a la que esperamos. Tal vez nuestra propia comprensión de cómo podríamos ser salvados de nuestro aprieto, o nuestros propios puntos de vista de lo que sería necesario en ese momento. “Si tan sólo Dios me enviara la Guardia Costera”, “Si Dios me enviara a Jesús en una nube”, podría no ser exactamente lo que Dios nos envía. Puede ser que sea un grupo de hormigas. Puede ser que sea un enjambre de mosquitos molestos.
Creo que cuando somos jóvenes adolescentes tratando de lidiar con nuestra identidad, muchas veces podemos ver a nuestros padres como cosas espeluznantes que nos hacen miserables. “¿Por qué no se dejan de molestar?” Es como tratar de quitar las hormigas de tu cabello. Pero de lo que tenemos que darnos cuenta es que los padres son la forma que Dios tiene de decirnos: “Se ha entregado, y en el curso de tu vida te darás cuenta de que la hormiga que usted y yo tratábamos de sacar de tu cabello será la fuente de tu liberación, la fuente de tu bendición y una gran fortuna”.
A menudo, podemos fijarnos en nuestros padres o hermanos y hermanas como si fueran molestos mosquitos: “¡Fuera de mi cara!”. O podemos tener un hermano más joven sumamente molesto que constantemente nos fastidia, como si estuviera chupando nuestra fuerza vital fuera de nosotros. Las relaciones familiares son difíciles.
Pero a veces Dios envía un grupo de mosquitos en una forma molesta sólo para ayudarnos a ser mejores en nuestro camino, frotándonos contra nosotros para descubrir nuestra belleza y el tesoro escondido. Entonces tenemos que darnos cuenta de que Dios siempre cumple con lo suyo en Sus formas misteriosas. Se necesita experiencia y madurez en la vida para darse cuenta de que Dios siempre ha estado ahí desde el principio, y siempre estará ahí durante toda la vida, y eso es lo mismo con nuestros Padres Verdaderos.
La Biblia dice, “Recuéstense, confíen, y tengan confianza en el Señor, con todo su corazón y mente, y no confíen en su propia inteligencia o entendimiento”. Dice que si lo hacemos así, entonces Dios estará ahí para dirigir, para hacer recto y llano nuestro camino. Dios está allí no para hacer nuestra vida difícil, Dios ha preparado el camino. Él sigue abriendo el camino para nuestro futuro. Lo único que tenemos que hacer es caminar ese camino como un hijo o hija digna y agradecida a Dios.
Si lo hacemos así, nos daremos cuenta de lo mucho que Dios de verdad nos ama, y de lo mucho que Dios sigue amándonos cada día de nuestras vidas. Así como se dice en el budismo, el Sutra Garland 10: “Todas las conflagraciones queman las cosas hasta las cenizas”. Cada incendio quema cosas diferentes. Pero en el campo de la bendición de Buda, el incendio o el fuego, básicamente, quema todo lo prefabricado, todas las superficialidades, todas las cosas que no tienen sentido y que tienen que quedarse en el costado del camino a medida que busquemos genuinamente la verdad.
Del mismo modo, el proceso de cambiar nuestras vidas, nuestra fe y nuestras familias es cada vez mayor desde el momento en el desierto hasta el momento del asentamiento, a partir de una mentalidad de supervivencia y un entendimiento de que hemos de ser individuos prósperos, satisfechos y exitosos de Dios, esto va a llevar algo de trabajo. Pero así como el proceso del fuego puede ser extraordinariamente doloroso, en el campo de la bendición de Buda toda conflagración se revela y quema todo lo prefabricado, para revelar así su belleza interior.
Esa es realmente la belleza de nuestras vidas: ser capaces de llegar a un lugar en nuestra vida, tú y yo, cada hombre y mujer aquí, para ver realmente de lo que estamos hechos. Cuando somos capaces de hacer eso, nos damos cuenta, “Sí, Dios nos ama realmente. Nuestros Padres Verdaderos realmente nos aman”. Y nos damos cuenta de que con todo el sufrimiento que hemos pasado, aunque sólo podemos tener la actitud esperanzadora del niño que sin cesar es compasivo y amoroso, viviendo por el bien de los demás, y participando en su seguridad con los demás, entonces podemos ser gente maravillosa.

La juventud es nuestro futuro

A menudo me gusta decir que nuestro Movimiento es el Movimiento más exitoso en la historia de la religión en vida de su fundador. Se hablaba mucho la primera vez que venía a bordo viajando para HSA que el futuro de nuestro Movimiento reside en las manos y los corazones de los jóvenes. Si no pueden inspirar a los jóvenes, no hay liderazgo en el futuro. Pero habrá un liderazgo en el futuro si los jóvenes pueden ser catapultados de la existencia superficial de pensar, “La vida es la vida. Yo puedo hacer lo que quiera”, a la existencia significativa de esforzarse por ser hombres de conciencia y mujeres que entienden: “La vida es un regalo, y se me da la oportunidad de hacer algo hermoso con ella. Yo voy a trabajar 10.000 horas en mi carácter para que poder ser un hermoso hijo (o hija), en preparación para el último regalo que Dios ha preparado para mí, la bendición a través de nuestros Padres Verdaderos”.
Al pasar por ese portal, como marido y mujer, podemos comenzar el proceso de crear familias ideales. Si nos damos cuenta de que podemos hacer esto juntos, trabajando juntos con el corazón y el espíritu, entonces nos daremos cuenta de que tenemos un sinfín de razones por las que deberíamos estar celebrando y amando la vida todos los días de nuestras vidas.
Las luchas y dificultades de la primera generación eran en realidad la primera etapa de un cohete tratando de atravesar la atmósfera hacia el espacio. Hay un montón de balanceo y traqueteo. Pero una vez que logra liberarse de la atmósfera, la primera generación de la carcasa, por así decirlo, queda en el camino. La mentalidad de supervivencia, la “guerra de trincheras” como la mentalidad que hemos tenido que nos ha permitido seguir centrada y unificada en el tiempo del desierto, da paso a la segunda etapa del cohete, donde nosotros estamos aquí construyendo activamente una época de asentamiento.
Es algo que la primera generación nunca ha visto o presenciado. Es algo totalmente nuevo. El cambio está en el aire. Sí, estamos en la segunda etapa. Pero si seguimos haciendo un buen trabajo, entonces tarde o temprano la segunda etapa debe dar paso para permitir que la pieza final del cohete llegue a donde hemos soñado.
Eso es lo emocionante de este tiempo, porque este no es sólo el momento de ser amantes de la vida y hacer un buen trabajo. Si nosotros, cada uno de nosotros, uno a la vez, hacemos un buen trabajo sobre nosotros mismos y nuestras familias, mientras se esfuerzan por ser familias ideales como la piedra angular de toda sociedad, nación y el mundo, entonces estamos preparados no sólo para ser prósperos, sino para entrar en una época en la que realmente se puede vivir, experimentar y disfrutar la cultura del corazón. Estamos preparados para entender realmente de que se trata el “shimjung”, y qué fue lo que Dios sintió la primera vez que creó a Adán y Eva, Sus hijos.
Nos damos cuenta de que si todos podemos llegar a una etapa de nuestra vida en la que estamos viviendo y respirando la cultura del corazón, la cultura del “shimjung”, entonces esa es la clave para el mundo de paz, amor y armonía que toda la humanidad ha venido esperando.
Hermanos y hermanas, el Año del Dragón es un año muy importante. Muchas, muchas cosas se llevarán a cabo, todavía seguiremos luchando y peleando con muchas de las cosas difíciles con las que hemos venido peleando. Sin embargo, con persistencia, dedicación constante y absoluta unidad con Dios y los Padres Verdaderos como la torre de control de nuestras vidas, entonces todos los grandes aviones Boeing 747, 787 y el A380 de dos pisos -todos los grandes hombres y mujeres que siguen todas las grandes cosas que estaban destinados a llevar a cabo- por fin van a volver a casa. Vamos a aterrizar en la pista de aterrizaje hacia la que nuestros Padres Verdaderos nos están guiando y han preparado y entregado para nosotros.
Hermanos y hermanas, apóyense, confíen, tengan confianza en Dios, nuestro Padre Celestial. Apóyense, confíen, tengan confianza en nuestros Padres Verdaderos. Y apóyense, confíen, tengan confianza en los demás como una comunidad. Cuando realmente trabajamos como un equipo, como familia, como dos manos trabajando juntas, no hay nada que no podamos lograr.
Yo sé que esto es lo que nuestros Padres Verdaderos están esperando, y no sólo esperando, ellos lo saben porque ellos y nosotros conocemos a Dios, y reconocemos a Dios como nuestro padre. Eso es lo que el Buen Libro dice en Proverbios 3:5-6. Es decir, el punto central de nuestra existencia cuando nos apoyamos en la confianza, y la confianza en el Señor es reconocer, conocer y reconocer que tenemos un Padre Celestial, porque cuando eres realmente hijo de alguien, es obvio, es natural; es inmediato, y ese es el tipo de relación que Dios quiere tener con todos nosotros.
Así que, sigan creyendo, y en lugar de esperar a que las expectativas se cumplan, vamos a ser los agentes de cambio y empezar a crear milagros en nuestras vidas, comenzando por nosotros mismos y nuestras familias, y por lo tanto, cambiar el mundo.
Así que, Dios los bendiga. Feliz Año Nuevo, hermanos y hermanas, y gracias.

Fuente

Traducción no oficial, solo para Unificacionistas:

Ricardo Gómez, Argentina

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s