¡Basta! me uno a los Indignados

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Hasta aquí hice un esfuerzo hercúleo para mantenerme sereno y calmo, pero créame que a esta altura soportar a los políticos de la oposición es más difícil que robar las manzanas de oro del jardín de las Hespérides, ya que estamos con Hércules. Pareciera que la fatal experiencia vivida luego de las Primarias no ha causado mella en la capacidad de hundirse más y más de nuestros políticos aspirantes al sillón de Rivadavia. En un primer instante pareció que el “Huracán Cristina” los había posicionado en ese lugar contundente en donde la gente coloca a los políticos cuando vota, pero, lejos de desanimarse, siguen insistiendo en proferir frases caducas.

Si usted es seguidor de este humilde blog, quizás recuerde un artículo de mi autoría publicado aquí mismo el 10 de agosto del presente año, su título era: “Los candidatos a Presidente y sus mensajes” En el mismo hice un análisis de cómo los candidatos opositores usaban como base para sus campañas las mentiras instaladas por el monopolio Clarín. No volveré a escribir sobre eso, así que le sugiero que se remita a ese artículo. Como decía, los candidatos opositores, en lugar de hacer una lectura correcta sobre lo que el pueblo eligió, siguen aferrados convenientemente a las mentiras de Clarín como toda base ideológica. Veamos:

Hermes Binner

Partido Socialista (PS)

Coalición: Frente Amplio Progresista

Hermes Binner

El actual Gobernador de la provincia de Santa Fe, Hermes Binner, era una de las esperanzas de quienes preveían una eventual futura caída del kirchnerismo. En el artículo que menciono más arriba, hago mención de un hecho que, curiosamente, algunos medios hacen foco recién ahora. Cito textual lo que escribí en agosto pasado:

“Algunos datos que cuenta en los spots son muy relativos, como el 82% móvil para los jubilados. Muy astutamente el candidato no promete que ese 82% se aplicará a todos los jubilados de la nación, solo cuenta lo que ocurre en su provincia. Si lo prometiera debería decir cómo se generarían los ingresos para solventar esos gastos, pero de ese tema no habla nadie. No dice que la Ley que asegura ese 82% la sancionó Jorge Obeid, no él; y que no abarca a todos los jubilados, sino a los ex trabajadores municipales, y tampoco a todos”

¿Acaso los periodistas no sabían esto, o es que esperaron una fecha más cercana a las elecciones para divulgarla? Difícil de creer, ya que, incluso yo, sin ser periodista, había recolectado esa noticia. Lo cierto es que el señor Binner no cumplió su promesa de mantenerse ajeno a las rencillas de la oposición capitalina, más pendiente de las tapas de Clarín que de presentar proyectos visibles. Se ve que las cálidas luces de los estudios de Todo Noticias cautivan mucho más de lo que uno se imagina a la distancia. Cometió el error de prometer el 82% móvil, promesa de la cual se venía absteniendo. Seguramente ha cedido a las presiones de quienes creen que ese es el camino más corto para conseguir votos.

Alberto Rodríguez Saá

Partido Justicialista

Coalición: Compromiso Federal

Alberto Rodríguez Saa

Alberto Rodríguez Saa, actual Gobernador de San Luís, es quizás el que eligió la campaña más bizarra de todas. Sus spots son cómicos, aunque dan un poquito de cosa verlos, y las continuas repeticiones hacen que cueste cada vez más observarlos. Con la libertad de quien entra a un juego del cual solo puede ganar sea cual sea el resultado, optó por alejarse de las discusiones, e incluso se animó a criticar a Clarín, con lo cual avizoro un pálido futuro político para este candidato. Aun así, siempre es loable que un político coterráneo se anime a decir una verdad como esa, Wachiturros mediante.

Jorge Altamira

Partido Obrero

Coalición: Frente de izquierda y de los trabajadores

Jorge Altamira

Jorge Altamira

Otro que cometió el error de subirse al mensaje apocalíptico de Clarín fue el troskista José Saúl Wermus, más conocido como Jorge Altamira. Sus spots están protagonizados por presuntos trabajadores, hecho este que asegura el target hacia quienes están dirigidos los mensajes. Todos se quejan ¡PORQUE HAY TRABAJO! convirtiendo el mensaje en algo tan absurdo como ilógico. Aseguran unos actores en uno de los spots, luego de mostrar hechos sociales conflictivos, que creían que ese comportamiento “era solo de la derecha” colocando al kirchnerismo como parte de la izquierda. Lo llamativo de esto, es que ellos insisten hasta el hartazgo en que el kirchnerismo no pertenece a la izquierda, sino a la derecha. Esta, entre otras, es una de las contradicciones ideológicas más recurrentes de quienes vieron cómo el kirchnerismo terminó cumpliendo con las eternas promesas que ellos hicieron siempre que aspiraron a ser gobierno. Solo mediante la defenestración del kirchnerismo es que Altamira podría recuperar algo de ese nicho perdido. No es un camino sencillo el elegido, sobre todo pensando a futuro.

Comencemos ahora con la sección más lamentable y paradigmática de los representantes políticos aspirantes al gobierno.

 

Ricardo Alfonsín

Unión Cívica Radical (UCR)

Coalición: Unión para el Desarrollo Social

Ricardo Alfonsín

Ricardo Alfonsín, Ricardito para los íntimos, no deja de hundirse. Emulando al pesado Titanic, pareciera hacer un esfuerzo conciente para postrarse más y más en una posición desde la cual no hay retorno por lo patética. Si la campaña anterior fue mala, esta raya con el mal gusto. Ha decidido el candidato de la Coalición Udeso enfrentarse directamente con Cristina cual valiente Cruzado, como si dependiera de él decir una “verdad” que, justamente, se replica cada día en las tapas del diario de Magnetto, ese que seguramente le escribe los discursos. Debería este hombrecito agradecer que no tuvo un debate con Cristina, al menos así ha quedado al resguardo de un escarnio intelectual del cual habría salido aun más derrotado.

Para caer incluso más bajo, se presenta como un líder, como si no fuéramos todos nosotros concientes de que es justamente ese adjetivo el que más grande le queda a Ricardito. Un líder, se supone, debería tener la capacidad de juntar a su alrededor a quienes lo siguen, hecho este que se contrapone de plano con lo ocurrido con el candidato, quien fue rechazado incluso por su propio partido, ese que ahora nos presenta como un norte moral a seguir, pero que él rifó para poder unirse a Francisco De Narváez, conocido hoy como “F”, y todo para que ahora se hayan separado. Lejos quedaron los mensajes acaramelados entre ambos, ahora el “líder” se rasca solo.

Da lástima y vergüenza ajena verlo criticar a Cristina tan enfáticamente desde una posición que no se vio avalada con los votos. Desde el fracaso solo le interesa una cosa: decir lo que le conviene a Clarín y sus tapas. Hubiera sido prometedor y hasta esperanzador verlo rehacerse de una campaña teñida por el sometimiento a los multimedios, pero el “líder” prefirió usar los que seguramente serán sus últimas palabras como político para dejar en claro su postura. Una verdadera vergüenza.

Eduardo Duhalde

Partido Justicialista

Coalición: Frente Popular

Eduardo Duhalde

El hombre fuerte del Partido Justicialista Federal, Eduardo Duhalde, es conciente de que su postulación es testimonial. Él sabe, como todos sabemos, que no tiene ninguna chance de llegar a la presidencia del país, afortunadamente. En virtud de este conocimiento, se ha dedicado a hacer lo que mejor hace: poner palos en la rueda y generar expectativas de caos por venir. En ese terreno se mueve como pez en el agua, y esa posición profética, otrora propiedad de la señora Carrió, le queda como anillo al dedo.

Sigue insistiendo en que él sabe cómo hacer lo que Cristina no hace, y los que tenemos algunos años sobre el lomo sabemos que sí, efectivamente él sabe hacer muchas cosas que no le vimos hacer, felizmente, a Cristina Fernández. Es cuestión de esperar a que pasen estas elecciones para verlo menguar poco a poco en su carrera política. Como dijera en algunos de mis escritos, deberemos agradecerle a Clarín, vaya paradoja, que haya terminado con la carrera política del otrora hombre fuerte de Lomas de Zamora.

Elisa Carrió

Coalición Cívica ARI

Elisa Carrió

Y para cerrar, el caso más paradojal de todos. Elisa “Lilita” Carrió es el ejemplo más claro de cómo rifar una carrera política prometedora en pos de seguir los requerimientos del monopolio Clarín. La misma persona que en las elecciones presidenciales del 2007 llegara segunda, hoy participa de forma testimonial dentro de lo que quedó de su desguasado partido político, el cual hace agua por todas partes. La única opción que le queda es pedir el voto por sus legisladores, ya que, es claro, la gente prefiere levantar un pagaré vencido antes que votarla a ella. A pesar de no tener oportunidades, no le quedó otra que hacer un spot para esta campaña, aunque ya sin los consabidos mensajes triunfalistas. Se la ve siempre en algún acto, vestida de negro (¿se querrá parecer a alguien?) y recibiendo flores, quizás para su velorio político.

Me hubiera gustado, a mi y a muchos, verla despedirse de la política reconociendo sus errores, aceptando el voto popular y haciendo un mea culpa sobre los motivos por los cuales tuvo tan desastroso desempeño en las Primarias. Nada de esto se vio, solo se limitó a decir que ella no quería gobernar a este pueblo. En realidad es al revés, pero ya sabe cómo es cierta gente, ve solo lo que quiere ver.

Cristina Fernández

Partido Justicialista

Frente para la Victoria

Cristina Fernández de Kirchner

Y dentro de este panorama tan agrio y desalentador aparece la figura de ella. Con casi todo en contra, peleando contra poderes mafiosos, habiendo sido víctima de agravios y vituperios a niveles nunca antes vistos, aun así logró imponerse en las pasadas elecciones. Lo ocurrido en agosto fue la demostración más elocuente de que el pueblo argentino, al menos gran parte de él, ha sabido comprender lo que estaba en juego, y votó en consecuencia. Y mientras el pueblo era conciente del cambio de paradigma mundial, la clase política opositora se dedicó a perder el tiempo tratando de hacernos creer que vivíamos en el mundo paralelo de Todo Noticias.

Si usted es seguidor de este blog, sabrá que mi postura es favorable a Cristina. He incluso hecho público mi voto, y no solo eso, sino que lo he justificado en mi artículo “Mi voto sí es positivo” Esto no es fruto de la casualidad, sino más bien de la gestión. Cristina, y Néstor antes, marcaron un mojón en el campo de la política que será difícil de borrar, aunque muchos lo intenten. Esta mujer, aparentemente frágil, ha demostrado una capacidad para la gestión que para muchos de sus competidores resulta inalcanzable. Aunque Clarín intente ocultarlo, el país ha crecido como nunca antes, y eso se traduce en votos.

Espero que en los sufragios del próximo fin de semana el pueblo en su totalidad demuestre su compromiso para con un modelo de país que, aun con cosas por hacer, está encaminado como nunca antes. Demostrémosle a los monopolios informativos y a la clase política obsecuente con ellos cuál es el camino. Digámosle con el lenguaje de las urnas qué modelo de país queremos, y qué cosas no volveremos a aceptar. Quizás de esa forma poco a poco vayan tomando nota y, tal vez, algún día puedan aspirar a recuperar la credibilidad. Por lo pronto, y hasta que llegue la hora de la veda electoral y desaparezcan los mensajes de crispación de algunos opositores, me declaro abiertamente un indignado más.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

2 thoughts on “¡Basta! me uno a los Indignados

    1. No tanta predicción, simple observación. Cuando ves caer una maceta desde un balcón no necesitás ser Horangel para deducir que se hará bosta contra el piso. En este caso es algo similar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s