Hay vida más allá del Clarín

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

Las Elecciones Primarias quedaron atrás con los resultados ya conocidos por todos. El que más cerca quedó de Cristina; cerca, por decirle de alguna forma, fue Ricardito Alfonsín, aunque, para ser sinceros, su estabilidad, y la de casi todos los candidatos opositores, pende de un hilo muy pero muy delgado. Como dijo un periodista de Todo Noticias: “no hubo segundo puesto”. Pretender que la oposición política se aglutine en una sola boleta es, además de ilegal, un despropósito. Nada logrará que un candidato como Duhalde siga a Alfonsín como un segundón, y viceversa. Lo cierto es que, aun si se unieran, sumando los votos de ambos presidenciables no llegan a la mitad de los votos que respaldaron la gestión de Cristina Fernández.

El monopolio todavía está resentido por el golpe, no esperaban tamaña cantidad de votos, 5% más que la última elección de Cristina, aquella que la depositó en la Casa Rosada. Y no será porque no hayan hecho todo lo posible para evitarlo. Hay que reconocer que los chicos se esforzaron, hicieron su mejor esfuerzo, pero aparentemente la gente no mastica vidrios. Hay que verles los rostros de pesadumbre a esos pobres “periodistas independientes”, hay que estar en lugar de ellos.

Luego de tamaña derrota, Todo Noticias esbozó tenuemente, mediante alguno de sus voceros (Biolcatti, entre otros) la posibilidad de que esta aplastante victoria sea como consecuencia de la gravísima crisis mundial y la consecuente opción de la gente de no cambiar justo ahora. Aparentemente por sus miradas, ni ellos creían semejante patraña, con lo cual queda al descubierto que deberán ajustar un poco el nivel de mentiras que usan a diario, porque ya dejaron de ser creíbles. Claro que tampoco se puede tapar la Cordillera con una frazada, la derrota fue tan categórica que los exime de tener que fingir.

El nuevo Clarín

Los mismos medios que inventaron a los candidatos opositores aprovecharon la derrota para pegarles, esos candidatos a los que desde este humilde blog venimos diciendo que no tenían posibilidades, ya que el monopolio todo lo engulle, todo lo ensucia, todo lo destruye. El monopolio destruyó de un plumazo la carrera política de la señora Carrió, del cineasta “Pino” Solanas, acabará destruyendo a Ricardito antes de empezar, y terminará de hundir para siempre a Duhalde, aunque eso, vaya paradoja, es más bien un favor que Clarín le hace a toda la sociedad. Lo peor que pueden hacer Binner y cualquier candidato con alguna propuesta seria es caer en manos de la agenda de Todo Noticias y Clarín. Si hacen eso el monopolio los fagocitará para luego execrarlos como hace actualmente con la líder de la Coalición Cívica.

Pero el problema aquí no es perder, de hecho, hace solo un par de años los kirchner perdieron duramente las elecciones legislativas, pero se repusieron, y lo hicieron con todo en contra. Con esa resucitación le demostraron a todo el arco opositor que hay vida más allá de las tapas del Clarín. Demostraron que si bien las luces de los fastuosos estudios de Todo Noticias son tibias, solo estuvieron allí mientras fueron funcionales a sus requerimientos, y se pierde protagonismo si los números no acompañan. Claro que eso depende de la espalda política que se tenga, y los ya mencionados carecen por completo de espalda y de cintura política.

La señora Carrió pasó de ser la segunda en una Elección Presidencial a quedar con apenas el 3% de los votos. Y no será porque no lo hayamos dicho. Desde este y desde otros portales lo venimos augurando, pero estos candidatos de plomo se creyeron que por ser avalados por el monopolio ya tenían ganadas las elecciones. Gravísimo error. Y allí está Cristina. Se rieron de la muerte de su esposo y de su nieto, la estigmatizaron, la difamaron hasta el escarnio, pero ahí está, de pie frente al Clarín y al pueblo, quien respaldó abrumadoramente su gestión. Ojala todo el arco político de Argentina pueda aprender esta valiosísima lección.

Pero hay algo que debo reconocer. Me cuesta, pero debo hacerlo: Magnetto tenía razón. No, no enloquecí, déjeme explicarle. Néstor contó hace algunos años en el programa de la Televisión Pública 678, que don Héctor se opuso tajantemente a la postulación de Cristina para que lo sucediera en la Presidencia a Néstor. Como era previsible, el difunto Presidente hizo oídos sordos al requerimiento del CEO de Clarín, y siguió adelante con la candidatura, con los resultados conocidos. Allí comenzó la batalla, y todo por no hacerle caso a Magnetto. Evidentemente el capo mafia conocía los kilates de Cristina, y eso hay que reconocérselo. El tipo sabía quien era Cristina, tenía la certeza de que a ella no podría manejarla como al resto, y por eso trató de evitarlo infructuosamente. Por eso debo reconocer que Magnetto sabía antes que yo quién era Cristina.

Curiosamente ahora Clarín ha optado por hacer periodismo. Sus tapas desde el lunes son apáticas, sin arremetidas contra Cristina. Sus periodistas son mesurados, incluso dejó de verse en sus estudios a Ricardito, Eduardito, Lilita. Lejos quedaron esos hermosos momentos vividos. Ahora esos lugares los ocupan Binner, Altamira y… Agustín Rossi. Creo que alguien me cambió el país sin dame yo cuenta. La explicación de esto es muy sencilla: Clarín dejó de ser creíble el domingo pasado desde las 21 horas. Hasta ese momento pudieron mentir libremente, pero ahora ya no, ya quedó expuesto que sus mentiras no caen más en tierra firme. Y mire que discutí con tantos amigos, incluso perdí a algunos en el camino por defender algunas cosas. Me tildaron de “ultra K”, “K”, “recontra ultra archi K” y cosas por el estilo. Ahora no se los ve por ningún lado, desaparecieron. Hasta Clarín los dejó solos con el odio que ellos mismos les inocularon.

Si vos sos “militante K” salí a la calle con alegría, con la alegría de saber que tu líder consiguió algo que hasta el domingo parecía una utopía: hacer hociquear al monopolio. Lo hicimos un poco entre todos, es cierto. Salí con la mirada puesta en octubre, sabiendo que este país ya no será el mismo que fue hasta el domingo. Y si usted no es “K”, entonces le sugiero que analice las cosas que se vienen vaticinando desde blogs como este. Había una realidad distinta a la que mostraba Clarín, y eso quedó definitivamente en claro este domingo 14 de agosto. Recuerde esa fecha, ya que será un antes y un después en la vida de todos los argentinos.

 

Cristina Fernández de Kirchner

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog hacé click en el botón +1 de Google

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s