La Era de la mujer

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez

En los albores de nuestra historia como especie estuvimos muy cómodos retozando sobre las copas de los árboles, comiendo frutas y quitándonos los piojos unos a otros. Dios mediante, se produjo el tan esperado descenso hacia el suelo del bosque. No tengo dudas de que los primeros en bajar fueron los machos, seguramente para disputar y competir con otros sementales por las posesiones territoriales y el uso de las hembras. Probablemente haya sido necesario utilizar en aquellos tempranos días la innata violencia del simio macho, ya que había que ir demarcando los territorios. Se requería de cierta naturaleza indomable para salir a explorar el sotobosque. No es este el lugar para discutir cómo cuernos un mono se convirtió en lo que hoy conocemos como “Homo Sápiens” dejemos esa discusión para otro día. Mis convicciones me dicen que solo Dios pudo haber logrado semejante cosa, pero volvamos al meollo del asunto.

A partir del mentado descenso, el hombre ha dominado a voluntad el curso de la historia. Y no solo eso, sino que en muchos casos ha hundido y sometido a la mujer al nivel de sirvienta personal, un hueco húmedo donde recalar de vez en cuando, entre batalla y batalla. Y así estamos, rodeados de límites, aunque sin una paz verdadera. Justo es aclarar que no todos los especímenes hombres han sido como simios. Con solo mencionar a Jesús, Gandhi y algunos otros, veremos que la historia ha hecho un sincero esfuerzo para solucionar los conflictos. Como era previsible, estos seres evolucionados tuvieron que luchar con un status quo diseñado por y para gorilas, razón por la cual sus vidas no resultaron sencillas, y sus finales predecibles.

En estos tiempos vemos que la mujer ha tomado un inesperado y prometedor impulso. Imbuidas de energía aparecen en escena con inusitada exposición, y accediendo a puestos que otrora les estaban prohibidos. Nótese la gran cantidad de Presidentes mujeres que hay, especialmente en Latinoamérica, como así mismo en el resto del mundo. Algunos simios ven con desconfianza y recelo esta tendencia, recuérdese sus costumbres de cuidar el árbol y los piojos. Sin embargo, a pesar de todo, algunas mujeres asoman a la escena del mundo para quedarse. Claro que intentar descollar y prevalecer en un mundo dirigido por gorilas resultará una tarea casi hercúlea. A todos los conflictos propios de la naturaleza humana para resolver hay que sumarles los inherentes a la condición de mujer, al dichoso género.

Y sobre este asunto la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, podría dar cátedra. Es paradójico que haya sido una mujer la que tuviera los ovarios para enfrentarse a monopolios y conglomerados económicos que, hasta aquí, ningún hombre había tenido el coraje de enfrentar. Algunos simios se sintieron estremecidos por esto, ya que sintieron que su árbol había sido usurpado. Así fue que la mandataria ha tenido que soportar una sistemática andanada de ataques de los simios que ven como sus árboles monopólicos se sacuden. Tampoco le resultará sencilla la tarea a la flamante Presidenta de Brasil, Dilma Rusef, quien tiene detrás de sí a una caterva de micos hambrientos esperando que de un mal paso para fagocitarla.

Creo que la aparición en escena de la mujer en roles preponderantes no es casual. Hasta aquí la historia avanzó sin poder superar los conflictos. Muchos simios han hecho un gran negocio con esto de las guerras, y sus árboles han crecido frondosamente regados copiosamente con la sangre de otros simios tercermundistas. Sin embrago, esta era debe finalizar. La evolución indica que debemos aprender a vivir como hermanos. Para vivir como hermanos tenemos que aprender a vivir como una familia, y para que eso ocurra hay una posición que predominará: la de la madre. Solo una madre puede poner paños fríos en un conflicto entre hermanos. ¿Quién más puede abrazar a los hermanos en disputa que una madre? Un padre también es necesario, que junto con esa madre junte a los hermanos que pelean por bobadas para que dejen de hacerlo. No hay opciones. Todo nos conduce hacia ese inevitable desenlace de aprender a vivir como una familia.

No nos asustemos cuando veamos a algunos simios rezongar al ver que sus árboles se sacuden. Ellos intentarán conservar sus posiciones predominantes a toda costa, posición esta que les permite pararse como superiores ante otros gorilas, pero, sobre todo, ante las hembras, a quienes juzgarán hipócritamente desde las copas de sus árboles. Siempre quedará un remanente cada vez más pequeño de gorilas que preferirán seguir sus vidas peleando por el territorio y quitándose los piojos. Ellos pronto verán la enorme diferencia entre esa vida y la otra, la de la familia que vive centrada en los padres. Es cuestión de tiempo para que decidan bajar solitos. Mantengamos la vista en el objetivo final: vivir como una familia de humanos evolucionados.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

 

Anuncios

3 thoughts on “La Era de la mujer

  1. Hola

    Mi nombre es Paulina y soy administradora de un directorio de webs/blogs. Me ha gustado mucho tu blog personal. Quisiera intercambiar enlaces. Puedo agregar tu blog en mi directorio para que así mis visitantes puedan visitarlo tambien.

    Si te interesa, escribeme al mail: paulina.cortez@hotmail.cl

    Saludos
    Pau

  2. Wow!!!, que forma tan bella y sensible de mirar estra transición de era…
    De acuerdo contigo Ricardo, la Madre, la Madre Tierra es ahora la líder primigenia de la evolución de la humanidad y con ella todos los millones de mujeres en el mundo que empoderadas estamos creando acciones de conciencia y unicidad…
    Ahora nosotras guiaremos creativamente nuestros destinos para transmutar todo lo que toquemos…siempre con amor…
    Es el tiempo de hacer el amor y no la guerra…es el tiempo de cambiar el amor al poder por el PODER DEL AMOR…y en eso nuestra intuición nos guía…
    Gracias por la mirada…tu mirada sensible y aliada…
    Abrazos desde México!!

    1. Muchas gracias por tantos hermosos conceptos. Es así tal cual tú lo dices, el tiempo de la guerra quedó atrás, lamentablemente quedan aún algunos “gorilas” que siguen haciendo un lindo negocio con esas cosas. Hay que evolucionar. Un gran abrazo, y gracias por pasar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s