Reminiscencias

……….
Escribe desde Argentina: Licenciada Mirta Alicia Zangaro de Moisano
 
Lic. Mirta Zangaro de Moisano

Hace unos días fui gratamente sorprendida por encontrarme con  una conocida que no veía desde hace tiempo a quien pregunté por su mejor amiga, pues eran inseparables desde la niñez Desapareció su expresión amable cuando me contestó que hubo una situación por la cual se distanciaron, siendo mi interlocutora quien despidió a su amiga y confidente espetándole su enojo y sin permitirle respuesta.

A esa altura de la conversación y café por medio,  la invité a evocar ese conflicto y que lo analizara nuevamente; después de un momento ella ya estaba en el pasado… ya veía a su amiga que la observaba dolorosamente sorprendida al escuchar sus palabras. Finalmente me confesó que sentía culpa y vergüenza por su conducta de entonces ante la menor falta de un otro tan significativo para ella, luego continuamos elaborando la situación hasta que ella comenzó a interpretarse con menor rigidez y más comprensión hacia sus propios errores, sin lo cual es prácticamente imposible tener comprensión por el otro…

En muchas ocasiones dejamos situaciones conflictivas sin resolver que como resultado suelen provocar un distanciamiento del afecto con el que se produjo el conflicto. Pasan los años, nuevas experiencias y nuevos afectos colaboran en distraer nuestra atención dentro del presente y planificando el futuro, y aquello discordante que desató nuestra ira, cólera o enojo, sigue quedando en un rincón del pasado, con cabos sueltos, un círculo sin cerrar aún…

Sin embargo, es característico del ser humano que en momentos de evocación sobre su pasado, citando determinada época de su vida, aparecen reminiscencias donde renace la experiencia vivida. El simple hecho de observar una fotografía antigua o una moda que regresa, logran que haya un retorno de la conciencia del pasado. El rememorar con alguien de nuestra cohorte o al contar nuestra historia de vida a nuestros afectos, es suficiente para que resurja nuestro tema pendiente.

Estamos en el pasado. Esa mezcla de colores, aromas y ruidos, ropajes, personas y calles del ayer, nos está invitando a integrarnos a la escena, a reconsiderar detalladamente nuestra actitud de entonces…. Nada parece haber cambiado, alcanzamos a percibir todos los detalles y asistimos al desarrollo de la trama, pero al llegar al nudo del conflicto, nos damos cuenta que ya no desata en nosotros las mismas emociones airadas.

Estamos dentro de esa dimensión del ayer pero con el crecimiento que tenemos hoy como personas; los tonos sarcásticos y las palabras hirientes nos parece increíble haberlas pronunciado y el motivo de nuestro enojo nos resulta pequeño para el alto costo de perder un afecto significativo en nuestra vida de entonces.

 

Este proceso mental, reminiscencia, nos permite una reconstrucción positiva de la situación donde al observarla con más comprensión y reinterpretarla, vamos logrando una autoconciencia, una resignificación cuya manifestación encontraremos en nuestro autoconcepto y mejorará nuestra autoestima.

Ser capaces de reconocer nuestros errores, integrarlos, revisar constructivamente logros y fracasos son pasos importantes para alcanzar relaciones sociales más satisfactorias y mayor equilibrio emocional.

Hay una capacidad inherente al ser humano y es la reparación, tratar de borrar la conducta desadaptativa que trajo graves consecuencias por un tiempo largo, pero que en realidad tan sólo tardamos segundos en llevarla a cabo. ¿Cuántos minutos necesitamos en proferir un insulto, en hablar con desdén o sarcasmo, en gritar la rabia que agita desde la garganta nuestra frustración? Es muy poco el tiempo, pero suele dejar marcas por muchos años…

Completar el círculo, cerrar ese ciclo de experiencia, brindan además, ese aire fresco de independencia que sólo se percibe en la persona que es capaz de perdonar….y perdonarse.

Mirta Zangaro de Moisano

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

3 thoughts on “Reminiscencias

  1. Excelentes palabras de reflexión, muchas gracias.

    “Perdonar es poner a un prisionero en libertad y descubrir que ese prisionero… eres tú.” (anónimo)

  2. Juan con su comentario me hizo reír muy bueno, pero encuentro que estos artículos es indispensable darlos a conocer, porque soy un fiel creyente de la palabra y siempre en busca de la verdad y creo que los seres humanos de habla hispana no entendemos con el idioma español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s