Lucero, en el recuerdo (segunda parte)

Escribe desde Argentina: Ricardo Gómez


El pasado 21 de junio di cuenta a través de este prestigioso medio sobre un aberrante hecho acaecido en la ciudad de Mar del Plata. En abril del pasado año, una criatura de tan solo 2 añitos fue brutalmente asesinada por su “padre”, sin que su “madre” pudiera evitarlo. La niña, de nombre Micaela Abigail Ramos, conocida como Lucero, fue arrojada a una laguna luego de haber sido ultimada. Un trato este que muchos de nosotros no podríamos tener ni siquiera con un perro.

En aquél artículo comenté el hecho de que se estaba llevando adelante el juicio a los “padres” de la niña, juicio que, en mi opinión por entonces, depararía alguna desagradable sorpresa. Y no me equivoqué, lamentablemente. Permítanme informarles que el día lunes 2 de julio, se llevó a cabo la sentencia y veredicto en la sala del Tribunal Oral 3 de esta ciudad, en la cual el “padre” de la niña recibió tan solo 25 años de prisión, mientras que la “madre” de Lucero quedará libre, ya que tan solo fue merecedora de 8 años de prisión por abandono de persona. Si tenemos en cuenta que Néstor Ramos, el progenitor, cuenta con tan solo 24 años, y si calculamos los atenuantes que los criminales tienen en esta sociedad tan compasiva, seguramente en algunos años este individuo podrá seguir adelante con su vida, por decirle de alguna forma. Lamentablemente, Lucerito no tendrá esa posibilidad, ella no pudo elegir equivocarse, y terminó pagando muy caro, demasiado caro, la carencia de algunos en su capacidad para formar una familia medianamente estable y sana. Cabe decir aquí que el fiscal había pedido reclusión perpetua para ambos.

En mi primera nota imaginaba a los abogados defensores esgrimiendo carencias de índole emocional de ambos, el progenitor y la mujer que parió a la niña. Y eso hicieron, usaron todos los recursos para que creyéramos que estos individuos solo son víctimas de una sociedad que no puede dar amparo ni respuestas a personas con esas características sicológicas. Usted quizás piense que lo estoy cargando, pero aquí se dijo que la señora Algarbe, la misma que parió a la niña, estaba sometida a un “estrés crónico” razón por la cual no pudo hacer lo que cualquier madre bien nacida hubiera hecho: cuidar a sus hijos. Y como si esto fuera poco, del macho argentino que arrojaba a su hija de 2 años contra las paredes, el señor Ramos, se dijo que tenía “dificultades psicológica-psiquiátricas para resolver situaciones estresantes y su predisposición a incurrir en conductas antisociales propias de su emocionalidad aplanada y ausencia de empatía”

Un curioso atenuante que se utilizó a favor de la señora Algarbe, fue el hecho de que el señor juez notó que la citada se emocionaba hasta las lágrimas ante la lectura que hacía el forense en referencia a los variados golpes y traumatismos recibidos por la niña. Menos mal que no estaba yo en la sala. Les he comentado que no puedo siquiera ver la foto de la niña sin caer en llanto, de ser así, quizás el juez hubiera pensado que yo era el padre de la beba, vaya uno a saber. Sin embargo, este hecho de emocionarse es tenido en cuenta para nuestros jueces tan receptivos ante estas cuestiones, aunque con el hecho ya consumado. A muchos de nosotros se nos caen las lágrimas ante este aberrante episodio y no somos ni parientes cercanos de la infortunada Lucero, solo somos personas que sienten que este acto fue una injusticia, la misma injusticia que conlleva que un adulto abuse de un niño sin que este pueda defenderse. Es un buen dato que seguramente futuros asesinos tendrán en cuenta: NO IMPORTA LA ABERRACIÓN QUE COMETAN, EMOCIÓNENSE ANTE LOS JUECES, ESO NUNCA FALLA.

No lo estoy cargando, créame. A mi me duele tanto como a usted leer estas pavadas. Y pienso en que quizás esta muerte absurda fue otra más de las tantas muertes absurdas que ocurren en este país. Tantas vidas perdidas por nada, desperdiciadas en este ir y venir de frases hechas por abogados, jueces y profesionales que nos ven como expedientes. Tal vez la forma de hacer que esta muerte injusta sea menos dolorosa, sería teniendo en cuenta que formar una familia no es colgar un cuadro, sino que requiere de cierta preparación, preparación que se disocia de lo que los medios nos venden en esta sociedad hedónica en donde lo único que importa es lo que YO quiero, MIS derechos, MIS deseos, MIS gustos; sin importar un rábano lo que los demás sienten o desean. Llevar adelante una familia requiere cierto abandono de uno mismo, ya que los niños no eligen venir al mundo, son traídos por nosotros sin consultarles. Una vez aquí, les cargamos nuestros miedos, nuestras debilidades, nuestros vicios, y nada de esto se lo consultamos, se los metemos a la fuerza sin darles siquiera derecho a réplica. Y cuando pasan los años y nuestros hijos se nos parecen, los criticamos, por todos los defectos que tienen.

Tal vez pida mucho, quizás es una utopía inalcanzable a la luz de acontecimientos como este que les relato y por lo que vemos a diario en el comportamiento humano. Habrá que seguir esperando que no surjan más individuos como estos, capaces de eliminar de sus vidas justamente aquello que les da valor y sentido, ojala aquí se termine esa historia macabra. Espero que tanto Lucerito como todos aquéllos niños en similares situaciones puedan descansar en paz.

Creo firmemente en la justicia Divina. Estoy convencido de que cada uno de nosotros pagaremos por aquellas cosas que hayamos hecho, tanto sea por acción como por omisión, pero me gustaría ver aunque sea una vez en mi vida, antes de ir yo mismo a rendir cuentas, a nuestros jueces quitándole algo de trabajo al Creador y haciendo justicia aquí en la tierra, ya que hoy por hoy, nuestros letrados están dejando toda la tarea para Él, porque justicia en Argentina, todavía se busca.

A la izquierda la asesina, a la derecha el asesino
A la izquierda la asesina, a la derecha el asesino
No la olvidemos
No la olvidemos

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Si te gustó el blog compartilo

Anuncios

4 thoughts on “Lucero, en el recuerdo (segunda parte)

  1. Lamentablemente es asi…la justicia humana es falible, quien sabe por que móviles tenemos personajes que dictan leyes que nadie cumple y , lo que es peor , no se hacen cumplir, Esto es tremendo, ver la foto de esa criatura me produce un dolor inmenso en el corazón, pero si hay algo que me descoloca, es la decisión de quien sabe que “ILUMINADO” de regresar a la niña con sus ¿¿¿padres??? !!!! Para mi manera de ver las cosas ahi empezó el calvario de este angelito…Si esa orden no hubiera existido, quizás hasta hubiera sido adoptada por alguien que si la hubiera amado,
    A veces no entiendo porque Dios permite estas cosas y no soy quien para cuestionar, sólo creo en su infinita misericordia y estoy convencidísima de que LUCERO esta gozando de SU presencia y de una dicha plena que quizas algun dia conoceremos!!!

    1. Es así, corazón. La verdad que son cosas que no deberían ocurrir. Con los chicos no deberían pasar estas cosas. La reación del “padre” de la niña se dijo que fue porque no lograron venderla, eso generó su odio. Pero como para nuestros jueces todo es relativo, le devolvieron a la criatura. Los únicos momentos de felicidad de ese ángel fueron cuando estuvo con la familia sustituta, por lo demás tuvo que experimentar lo peor de la raza humana.
      No creo que Dios permita estas cosas, pero entraríamos en un terreno escabroso. Solo pido que ese sacriicio haya sido el último. Te mando un gran abrazo.

  2. Ricardo, leo tu nota mucho después que la escribiste, de mas esta decirte que comparto lo que pensás y me siento igual de defraudada por la liviandad de las condenas en nuestro país…
    Pero uno se forma una coraza necesaria para no ir al juicio y hacer lo que nuestro “otro yo” desea, lo que quizás se considere (según los peritos que examinaron a la que parió a Lucero) “tener dificultades psicológica-psiquiátricas para resolver situaciones estresantes”…y asi zafar de una condena tal como esta logró.
    En esta sociedad todo es posible.
    Sin embargo olvidaste mencionar que la mujer complice del filicidio con su “estrés crónico” y todo se las ingenió para denunciar la pérdida de Lucero y pergueñaron con el asesino tirarla en un pozo de la cantera de Rizzo para que, si se encontraba pasara por un accidente o rapto, o lo que sea, pero quedar libre como finalmente ocurrió.
    Los que también son muy responsables de la muerte de Lucero es el juez que permitió que la niñita fuera nuevamente a vivir con sus “padres”, sabiendo los problemas gravísimos que presentaban y los peritos psicólogos que hicieron el informe para que asi fuera, ya que se contradicen totalmente con lo dicho en el juicio sobre su “conducta antisocial, ausencia de empatía” o, dicho mas llanamente : su costubre de castigarla o cag… a palos…
    Nunca supe los nombres del juez y psiquiatra/psicocólogo que no se jugó con una firma para que Lucero siga viviendo…
    Lo que me hizo recordar este tristísimo caso es lo que en los últimos dos días pasó: en Berazategui, Bs.As. murió a golpes una nena de 7 años, Priscila, su “madre” y padrasto la incineraron casi totalmente en una parrilla y luego escondieron su cuerpo en un arroyo, estaba indocumentada , no escolarizada, no obstante se la dieron a su “madre” dos meses antes.
    Y en Mendoza un echo similar, una niña de 3 años muerta por una gopiza de su “madre” ,luego de ser torturada infinidad de veces, quitada de su cuidado, la justicia se la devolvieron el primero de año para que terminara matándola…
    Quienes deciden que estos sujetos sigan cuidando a unos frágiles, inocentes niños?
    Jueces y peritos que investigan estos casos: si se juzgaran a ustedes seguro prestarían mucho cuidado y responsabilidad a lo que hacen, (de los sujetos llamados “padres” no hablemos, inadaptados y asesinos),
    Pero, no aprendemos nunca, total la memoria para los que deben cumplir sus funciones es frágil como estos angelitos…!!!

    1. Muy acertadas tus palabras, Viviana. Yo creo que si uno tuviera que meter en un artículo los nombres de todas las bestias que se confabularon para que Lucerito ya no esté no alcanzaría el espacio que WordPress me brinda de forma gratuita. Es cierto, faltaron nombres, pero yo quise centrarme en los seres que, se supone, deberían haberle dado amor incondicional, más allá de estar rodeados por incompetentes y corruptos como algunos jueces. Estos casos donde niños son atacados por sus propios progenitores nos hacen descender un poco más al infierno. Algunos no creen en él, pero nosotros nos encargamos de edificarlo día a día. Un placer que hayas pasado, un gusto conocerte. Buen 2014, dentro de todo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s