Instructivo, Cómo adquirir y usar un teléfono celular

Un Instructivo desde Argentina de: Ricardo Gomez

Seguramente usted está pensando en adquirir un teléfono celular, y no tiene idea de cómo este funciona. Este instructivo tiene como misión principal ayudarlo en la comprensión del funcionamiento del aparato telefónico.

En primer lugar deberá salir de su casa o lugar que habite, en función de poder adquirir el elemento que nos motiva a hacer este simpático instructivo. Para ello deberá salir de su casa, como dijimos anteriormente. Usted notará que el solo hecho de poner el pié en la vía pública será más que suficiente para que los vendedores de teléfonos celulares se abalancen hacia usted en tropel como avalancha de ávidas abejas asesinas. Igual de peligrosos que el ejemplo del animalito de Dios, deberá tener cuidado extremo en que usted no se vea envuelto en sus tentativas de hurto.

Una vez superado este escollo, diríjase hasta alguno de los cientos de miles de lugares en donde se pueden encontrar los aparatos en cuestión. Podrá hallarlos en sitios tan variados como farmacias, ferreterias, heladerías o hasta colectivos inclusive. Si se esfuerza un poco, podrá hallar algunos ejemplares en funerarias de la zona. Es cierto y sabido que los ringtones de estos lugares no son muy alegres que digamos.

Usted deberá tener en claro cuál de las empresas existentes es de su agrado. Existen, al menos, cuatro empresas prestadoras del servicio de telefonía móvil. No se confunda con el adjetivo de “prestadoras” ya que al servicio no lo “prestan”, sino que lo cobran, y créame, no es barato. También preste atención al significado de “Cuotas Sin Interés” Esto no se refiere a cuestiones de matemática financiera, el verdadero significado es “No nos interesa cómo se las arreglará con el equipo”

Una vez seleccionada la empresa de su agrado, deberá acercarse hasta una sucursal de la misma, que seguramente encontrará en cualquier esquina de esta hermosa ciudad. Allí notará que varios jovenzuelos con rostros enajenados y llenos de granos correrán hacia usted y se abalanzarán sin más sobre su humanidad. Debe comprender que estos cuasi primates trabajan mediante el sistema de comisiones por ventas, pero ese es tema de otro instructivo. Trate de evadir los tacles y las zancadillas de los vendedores, y movilícese hacia algún rincón seguro. De todas formas no podrá evitar el acoso de los ya mencionados especimenes, así que dirija su mirada a quien más le agrade, si eso fuera posible. Éste (o ésta, eventualmente) lo mirará con inmensos ojos en blanco, sus manos entrelazadas, expectante acerca de qué equipo podrá encajarle. Si lo mira con atención, notará un hilito de saliva corriéndole por las comisuras de los labios.

El ya mencionado ente extenderá ante sus atormentados ojos una caterva sin fin aparente de equipos de todos los colores y tamaños posibles. Tratará de que usted entienda que él sabe muchísimo de teléfonos, cosa que, de hecho, debe ser así, caso contrario estaría incurriendo en falsedad ideológica. Usted manténgase firme en lo que desea, y no se deje llevar por el mocoso sin sombra de barba. Si es varón (usted) aproveche a comprar el más pequeño posible, ya que este adminículo es lo único que un hombre posee y se jacta de tener más chiquito que los demás hombres. Si es mujer (usted) compre lo que quiera, solo asegúrese de que posea espejo.

El vendedor tratará de que usted caiga en el truco más viejo del mundo, querrá que  se apropie de un aparato de última generación, para poder darse corte con sus amistades y conocidos. Pero esto usted ya lo sabe, así que no se deje sorprender. Entienda que nadie compra un teléfono celular solo porque quiera hablar por teléfono, sino para poder refregárselo en la trompa de los que lo conocen.

yoursign

Una vez seleccionado el equipo de su agrado, diríjase a su domicilio particular a fin de poder observar qué demonios acaba de comprar. Desenvuelva el paquete con cuidado, ya que estos artilugios son terriblemente frágiles. Una vez en sus manos admírelo, obsérvelo. Ábralo y ciérrelo para ver cómo suena. Póngaselo en el cinturón y mírese al espejo de costelete, de forma casual, para ver como le queda. Practique la forma más aparatosa de sacarlo para que se vea y sea usted envidiado por giles de su calaña. Ensaye la forma de hablar como si realmente no se diera cuenta de lo lindo que es su teléfono. Esto es fundamental: debe hacer como que la nueva adquisición no tiene la menor importancia. Cuando le pregunten si el teléfono es nuevo usted dirá con aire descuidado:

_¿Si es nuevo? ¿Qué cosa?  ¿El teléfono? Ah, si, miralo si querés. No es gran cosa._ Cuando todos sabemos que se muere porque se lo miren, al teléfono.

Lea atentamente las instrucciones, caso contrario no sabrá dónde enchufarlo, siempre refiriéndonos al teléfono, desde luego. Use su ingenio para elegirle un papel tapiz. Encontrará varios modelos de distinta índole, pensados para satisfacer los más delirantes y espureos deseos. Si los que se encuentran en el aparto no llegaran a colmar las bobadas antojadizas de costumbre, deberá hacer como tantos millones de personas en este planeta: bajar más modelos desde la Internet. Este equipo que usted acaba de adquirir también tiene juegos. Estos son fundamentales a la hora de transitar las calles de nuestra patria en colectivo. También son importantes para jactarse frente a sus amistades. Es importante que usted tenga algún accesorio que los demás no poseen, ya que eso le dará una notoriedad colosal entre los suyos. Incluso los más chicos de su familia no dirán “vamos a la casa del tío Pepe” sino que dirán “vamos a la casa del teléfono del tío Pepe” Así de serio es este asunto. No lo tome a la ligera.

Recuerde que ante la carencia de algún valor o virtud verdadera que lo identifique, deberá tener uno de estos aparatitos, que tan útiles son para salvar estas carencias. Hágase amigo de su teléfono, ya que pasará con el más horas que con ningún otro miembro de su familia. Bucee dentro de su sistema para ver como funciona. Cambie sus tonos, bloquee sus teclas, hágalo una extensión de su cuerpo y alma, si es que algo de esto último le queda todavía.

Deberá saber que mandar mensajes de texto es lo que está más de moda. Mejor no observe la habilidad innata de los párvulos para manejar estos asuntos, ya que quedará en ridículo. Tampoco trate de entender qué recórcholis dice uno de esos mensajes, ya que el idioma utilizado por éstos no es de curso legal. Solo ellos comprenden este idioma lleno de abreviaciones y palabras extrañas. Algunos científicos, incluso, sostienen que estos mamotretos podrían estar tramando una rebelión en maza, y nosotros no estaríamos entendiendo qué mongo dicen.

Una vez familiarizado con su equipo salga a mostrarlo a la calle. Recuerde que el mismo sirve, además, para realizar llamadas telefónicas a otros equipos conectados a la red. Este es un pequeño pero importante dato a tener en cuenta, ya que quizás usted crea que con eso de sacar fotos, enviar mensajes de texto, conectarse a Internet, bajar ringtones, fotos de mujeres y de hombres en tarlipes y cosas por el estilo, no le quedaba espacio al pobre equipo para realizar la tarea más importante de todas.

Una vez en la vía pública, realice contorciones con su cuerpo al caminar para que los demás puedan ver que, de hecho, el equipo está en su lugar. Si usted es mujer, no olvide que deberá ser lo bastante flaca como para que el equipo parezca más grande de lo que realmente es. Deberá estar teñida de rubio y usar el aparato en la cintura, bien a la vista de todos. Indistintamente de si es hombre o mujer, deberá realizar oraciones constantes para que ese aparato del demonio suene en algún lugar público, para cumplir así el propósito de su existencia: que todos le presten atención a usted. Se sabe de personas que llevan dos aparatos, uno a la vista y otro escondido. El oculto se utiliza para hacer sonar al “nuevito” en los momentos más oportunos. Mediante esta artimaña usted quedará ante los demás como quien no es en realidad.

Recuerde no apagarlo ni siquiera dentro de los cines, no sea cosa que pase algo tan serio como alguna llamada equivocada y usted lo tenga apagado. Si la película todavía no empezó, es una buena ocasión para que todos vean (aprovechando la penumbra propia del lugar) cómo se enciende su aparato e ilumina su cara de idiota. Esto hará que otros inadaptados como usted lo imiten, recuerde que la estupidez es contagiosa. Esa es la ocasión para arremeter con los sonidos. Demuéstreles a esos babosos que usted tiene los últimos ringtones, los que están en el “top ten” Quizás los ocasionales contrincantes de esta obtusa lucha tengan sonidos mejores, no se desanime, siga buscando la forma de hacerles entender que su equipo es mejor. Si todo esto falla, simplemente gríteles a viva voz que su teléfono es mejor y listo. De quedarle algo de tiempo, mire la película.

Hemos tratado de enseñarle mediante este simple instructivo cómo es el uso correcto del teléfono celular. Si usted ha leído el mismo completamente luego de haber comprado el equipo, corra a cambiarlo, porque lo que compró ya no sirve más.

Ricardo Gómez ricardomardel@yahoo.com.ar

Deja un comentario

About these ads

4 comentarios en “Instructivo, Cómo adquirir y usar un teléfono celular

  1. AL PRINCIPIO ME HAS ECHO REIR .. UN POCO; ME IMAGINE CUANDO FUI A COMPRAR EL FAMOSO APARATITO, Y LA SITUACION SINO IGUAL MUY PARECIDA A LO QUE RELATAS VOS.
    AHORA TE CUENTO UNA PEQUEÑA ANECDOTA AL RESPECTO.
    HOY AL IR PARA EL TRABAJO ME DI CUENTA QUE HABIA OLVIDADO ESTE ELEMENTO E INMEDIATAMENTE ME PERCATE COMO ME HE CONVERTIDO EN UN “CELULAR-DEPENDENDIENTE”. ME SENTI PRIMERO; UN PARIA , UN HUERFANO ; COMO HARIA PARA COMUNICARME CON MI ESPOSA; ( QUE TAMBIEN ES UNA CELUDEPEND ); ME SENTI DESCONTECATADO DEL MUNDO.ES ASI TRISTE PERO REAL.¿ COMO ERA LA VIDA CUANDO NO ANDABAMOS CON EL CELULAR ENCIMA?LA GENTE SE ENCONTRABA IGUAL;LAS COSAS LAS RESOLVIAMOS IGUAL; NOS COMUNICABAMOS IGUAL;TAL VES HASTA ERAMOS MAS LIBRES ; HOY ME SIENTO “VIGILADO” TOTALMENTE.
    SIN EMBARGO AUN SABIENDO ESTO; AL FALTARME EL CELULAR ME SENTIA “INCOMPLETO” .
    HOY DEPENDEMOS DE ESE APARATITO Y ESO ME PONE TRISTE ; MUY TRISTE.

    • Es verdad Quique. Todo es útil si sirve para comunicarse, el instructivo está escrito a propósito de forma humorística. Paradojicamente, cuando éramos chicos no teníamos estas cosas, sin embargo, había más comunicación que ahora. Así es la vida, ¿no?
      De futbol mejor ni hablar… ¿verdad?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s