Los Árabes Beduinos, una experiencia en Medio Oriente

Escribe desde Argentina: Eduardo Corales

Medium animated Argentine flag clip art for a black background

Eduardo Corales
Eduardo Corales

En el viaje de Jerusalén hacia el Mar Muerto por el Desierto de Judea, a pesar del panorama desolado que muestra el desierto, encontramos varios campamentos beduinos que están en las laderas de las montañas, que no sabemos cómo hacen para vivir ahí, en ese desierto totalmente árido y agreste, donde no existe vegetación alguna y ¿cómo consiguen agua? Ellos se consideran los auténticos árabes. Son pueblos nómadas y algunas de sus actividades económicas consisten en ventas de artesanías como: bisuterías, telas, mantas y ropas típicas árabes, también utensilios de cocina, cacerolas, sartenes, vasijas de cerámica, que venden en los mercados de las ciudades cercanas a donde viven.
Han progresado bastante nos comentaba Jacob, nuestro guía turístico. Algunos han cambiado el camello por la 4 x 4, y el panorama natural del desierto por la parabólica satelital. Hay bastantes campamentos para ser desierto, algunos están muy cerca uno del otro. La mayoría de los campamentos están ubicados más o menos a la mitad de las montañas y algunos un poco más arriba.
Cada familia tiene una carpa abierta en el centro, que sirve como una especie de living o sala de estar. Donde los hombres pasan largos ratos en el piso de alfombra, cavilando, fumando cigarros, contemplando el inerte panorama del desierto o mirando una película vía satelital, acompañado de su amada beduina y tomando algún refrigerio; bueno, cada cual vive como puede.
Su religión es el Islam, y viviendo en el desierto tendrán mucho tiempo para elevarle sus oraciones a Dios. El silencio del desierto crea una atmósfera especial para rendirle culto a Alá, el Dios clemente y misericordioso de los árabes. A pesar de este ambiente tan apacible, siento que su vida es más natural que devota. Cada tanto al costado de la autopista veíamos desplazarse algunos beduinitos que iban cabalgando en un burrito cargado con leña, que tampoco nos imaginamos de dónde la conseguían.
Hay algunos pocos días que llueve en el año, y el desierto se cubre de verde. Los beduinos aprovechan para juntar el agua y almacenarla, cortan las hierbas que crecen con la lluvia, la dejan secar y luego la enfardan para que sus rebaños tengan su sustento diario. Además, saben cómo conseguir vertientes y encontrar las napas de agua debajo de la tierra. Cuando el agua se agota, factor fundamental para la sobrevivencia, ellos se trasladan a otro lugar donde puedan proveerse de esto tan esencial. También necesitan agua para sus rebaños. Desde la autopista, que dicho sea de paso está en un excelente estado, se pueden ver los corrales con ovejas y cabras, de donde obtienen leche, carne, cueros, lanas, etc. Los corrales están construidos de un empalizado rudimentario.
El viaje hacia el Mar Muerto fue una mañana con un sol hermoso y brillante. Observaba embelesado el espectáculo, que con la música árabe que iba escuchando, de la cual disfruto mucho, se hacía mucho más placentero el viaje. Al fin estaba frente al desierto de Judea, que presentaba un color rosado pálido marroncito, algo escasamente diferente de como lo había observado desde Monte de los Olivos.
Me imagino un día en una carpa con los beduinos, mirando cómo los beduinitos arrean a sus rebaños de cabras y ovejas, disfrutando de una deliciosa comida árabe y contemplando el soleado y apático desierto. Las extravagantes vestimentas de las mujeres beduinas, sus largos vestidos que llegan casi hasta el piso. Algunas usan un cinturón de cordones o de medallones, con sus hermosas túnicas, la cabeza cubierta con pañuelos de seda, sostenidos a veces por una especie de bincha, también hechas con cordones trenzados. Usan un velo que les cubre casi la totalidad del rostro, sólo se pueden visualizar sus misteriosos ojos, donde uno trata de escudriñar qué se esconde detrás de esa enigmática personalidad.

"Usan un velo que les cubre casi la totalidad del rostro, sólo se pueden visualizar sus misteriosos ojos"
"Usan un velo que les cubre casi la totalidad del rostro, sólo se pueden visualizar sus misteriosos ojos"

Algunas debajo de los ojos llevan colgada una cadena de medallones que forman dos arcos. Otras tienen un velo de color que les cae hasta la mitad del torso, con una hilera de medallones encimados en los bordes del velo y también en el centro, unidos debajo por varias líneas de medallones, también encimados y en forma de arco, es lo más atractivo de las mujeres beduinas. Algunas de ellas tienen en sus manos como una especie de ramos de medallones encimados en forma de círculos. Las mujeres beduinas son las que más elegantemente se visten en Medio Oriente y para mí en particular no creo que haya mujer que vista tan elegante como las mujeres beduinas -aparte de mi esposa- Se visten de esta manera en los mercados. Además de ser muy llamativo los mercados beduinos, las mujeres son un espectáculo aparte.

Eduardo Corales

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s